Evidencian lento accionar de las autoridades frente a la contaminación de Quintero, Puchuncaví y Concón

En un documento publicado por Fundación Terram se da a conocer el retraso en la implementación de la nueva Red de Monitoreo para Quintero, Puchuncaví y Concón y también de acciones y procesos relacionados a las normas de calidad ambiental.

0
498

Tras el cierre de Fundición Ventanas en mayo de 2023, la más reciente actualización del documento “La Negligente realidad de la Bahía de Quintero” de Fundación Terram, publicada en marzo de 2024, constata el retraso en la implementación de la nueva Red de Monitoreo para Quintero, Puchuncaví y Concón. Además, se da cuenta del pobre estado de avance de los procesos de revisión de las normas de calidad y emisión vigentes, y el inicio de la elaboración de normas nuevas. 

“No queremos más zonas de sacrificio”. Con estas palabras, en mayo de 2023, el actual presidente Gabriel Boric anunció el cierre de la Fundición Ventanas de Codelco, tras 58 años de funcionamiento en la Bahía de Quintero-Puchuncaví en la Región de Valparaíso. Desde Fundación Terram, la noticia fue valorada como el primer paso para instalar un proceso de justicia ambiental, ausente de las políticas públicas en las comunas de Quintero, Puchuncaví y también de Concón. Sin embargo, continúan las brechas y desafíos pendientes.

En este contexto, el Proyecto Tayú “Justicia Ambiental, Derechos Humanos y Cambio Climático: del abandono de las comunidades a la política pública con articulación territorial en Chile Central”, de Fundación Terram y financiado por la Unión Europea, realizó una importante actualización al demoledor informe de la situación de contaminación ambiental y vulneración a los Derechos Humanos que ocurre en esta llamada zona de sacrificio, en que Terram lleva trabajando casi 15 años. 

Actualización del documento

“Los habitantes de las comunas de Quintero, Puchuncaví y Concón han visto transgredidos sus derechos humanos fundamentales, no solo el de vivir en un medio ambiente libre de contaminación, sino todos los demás que se interrelacionan, como el derecho a la salud, a la educación, a la alimentación sana, al trabajo, entre otros”, indicó Flavia Liberona, directora ejecutiva de Fundación Terram.

En esta actualización del documento, se constata un retraso en la implementación de la Red de Monitoreo establecida en el Plan de Descontaminación de Concón, Quintero y Puchuncaví (PPDA-CQP), y se muestra una tabla con las posibles localizaciones de las nuevas estaciones. 

En cuanto a la elaboración de normas, destaca la Norma Primaria de Calidad del Aire para Arsénico, que se encuentra en la etapa de tramitación final del proceso, estando pendiente su publicación en el Diario Oficial. A la vez, se destaca la promulgación de la Norma Primaria de Calidad del Aire para Benceno.  

Precario estado de avance

Sin embargo, las noticias no son tan buenas para otras normas. Respecto de la Norma Primaria de Calidad Ambiental para Suelos, esta comenzó su proceso de elaboración en abril de 2023 y actualmente se encuentra en una etapa inicial de recepción de estudios y antecedentes. También, cabe señalar, que existe un atraso en los procesos de revisión de otras normas de gran relevancia para la bahía, tales como la Norma de Emisión para Centrales Termoeléctricas y la Norma de Emisión para Fundiciones de Cobre y Fuentes Emisoras de Arsénico, por mencionar algunas. 

“Además, no existe norma para metales pesados como el cadmio, mercurio, níquel, vanadio o zinc. Tampoco para otros compuestos orgánicos volátiles (COV) distintos al benceno, como el tolueno, etilbenceno y xileno, lo mismo para compuestos orgánicos persistentes (COP), como dioxinas y furanos. Las pocas normas que están vigentes tienen estándares insuficientes en términos de lo que indica la Organización Mundial de la Salud”, afirma Eliana Chong, directora del Proyecto Tayú. 

En este período, se promulgó la Ley de Delitos Económicos y delitos contra el Medio Ambiente (Ley 21.595), lo que si bien desde Terram es considerado un avance al presentar una normativa penal que sistematiza estos delitos, plantea ciertos desafíos al no dar respuesta a episodios de grave contaminación y daño ambiental en la Bahía de Quintero y Concón. 

Nuevos estudios sobre contaminación

Entre otras actualizaciones, el informe incorpora cinco nuevos estudios científicos relativos a la contaminación: el impacto de las actividades industriales en el agua de lluvia en el Valle de Puchuncaví; la identificación de los aportes de las fuentes emisoras de Dióxido de Azufre (SO2) que influyen en la calidad del aire en La Greda y Quintero; los niveles que alcanzan metales pesados en el ecosistema marino submareal; el daño oxidativo asociado a la exposición a metales pesados presentes en suelos del centro de Chile; y un estudio de la situación de salud en los habitantes de Puchuncaví, Quintero y Concón. 

La directora ejecutiva de Fundación Terram recalca la importancia de la justicia ambiental: “Vemos con preocupación, además, el incumplimiento de deberes normativos asociados con la vigilancia epidemiológica de los efectos de contaminantes atmosféricos en la salud de la población, es decir, la inexistencia de registro y análisis sistemáticos y periódicos del estado de salud de las personas”. 

La primera edición del escrito data de octubre de 2018, en que se daba cuenta de la exposición de la población de las comunas de Quintero y Puchuncaví a episodios reiterados y generalizados de contaminación del aire, suelo y agua que se han extendido por más de 50 años, debido al funcionamiento del Complejo Industrial Ventanas (CIV), uno de los polos industriales más grandes e importantes del país. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí