Fundición Codelco Ventanas inició su cierre apagando hornos y calderas luego de 58 años

Según lo informado por el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), el cierre contempla dos etapas: la primera que durará dos a tres años, donde se desarrollarán ingenierías y tramitarán permisos, mientras que la segunda etapa contempla el desmantelamiento de las instalaciones de la fundición.

0
1654

Luego de 58 años de operaciones, ayer miércoles 31 de mayo, la fundición Ventanas de la Corporación Nacional del Cobre (Codelco), ubicada en la comuna de Puchuncaví (Región de Valparaíso), inició el cierre de sus operaciones. En una ceremonia que finalizó alrededor de las 12:00 horas se apagó el horno principal “Convertidor Teniente” y también las calderas que fundieron más de 18 millones de toneladas de concentrado de cobre.

Cabe recordar que la entidad ha sido una de las principales causantes de los episodios de contaminación sufridos por la comunidad de Concón, Quintero y Puchuncaví. Casos como en 2011 donde más de cien niños y niñas resultaron intoxicados por las emisiones de dióxido de azufre e incluso la última alerta sanitaria de la región, fueron motivo suficiente para proceder al cese de su actividad.

De hecho, el cierre de Ventanas se enmarca en el Plan de 40 acciones para Concón, Quintero y Puchuncaví por parte del gobierno del Presidente Gabriel Boric, ya que de acuerdo a lo señalado en el documento este proceso “disminuirá considerablemente el aporte de emisiones de dióxido de azufre (SO2) y material particulado 2,5 (MP2,5)”.

Al respecto, el presidente ejecutivo de Codelco, André Sougarret, hizo mención de los cuestionamientos de los que fue objeto en materia ambiental y que a pesar de los esfuerzos de la entidad por modernizar la infraestructura y la tecnología para las labores de la fundición, no fue suficiente. 

“Invertimos cerca de US$160 millones para alcanzar logros significativos, instalamos un sistema de monitoreo para controlar de manera transparente y permanente todas nuestras operaciones. Modernizamos la infraestructura y generamos planes operacionales que nos esperanzaron (…) Pero (pese a) todos estos esfuerzos humanos, tecnológicos y económicos, la decisión que tomamos el año pasado de cesar las operaciones de la fundición fue tremendamente compleja, especialmente porque tengo la certeza de que los trabajadores y trabajadoras de la fundición, sus profesionales, sus ejecutivos entregaron lo mejor de sí para que las mejoras ambientales de los últimos años sirvieran al bien común de proteger el entorno de Puchuncaví y Quintero y la salud de sus habitantes”, manifestó Sougarret.

Cierre progresivo

Cabe señalar que la planta continuará fabricando cátodos de cobre, puesto que lo que se suspende es la fundición del mineral y planta de ácido sulfúrico. Sin embargo, la refinería seguirá con sus funciones de acuerdo a lo señalado por Codelco, ya que esta no generaría impactos negativos al medioambiente.

Además, según lo informado por el Servicio Nacional de Geología y Minería (Sernageomin), el cierre contempla dos etapas: la primera que durará dos años (prorrogable a tres), donde se desarrollarán ingenierías y tramitarán permisos, mientras que la segunda etapa contempla el desmantelamiento de las instalaciones de la fundición. 

Por otra parte, sobre el futuro incierto de 350 trabajadores y trabajadoras, de acuerdo a lo señalado por Diario Financiero, la empresa estatal desarrollará un plan de transición laboral. 203 personas se retirarán con un egreso especial; 61 serán reubicadas para realizar tareas similares en otros centros de trabajo; y 86 personas serán capacitadas para desempeñar otra función, pero permaneciendo en la refinería de Ventanas. 

Reacciones

En la jornada de ayer, además de contar con la participación del directorio de Codelco, trabajadores y dirigentes, también asistieron las ministras de Medio Ambiente, Maisa Rojas, y de Minería, Marcela Hernando.

La autoridad de la cartera de Minería, sostuvo que “para todos quienes han trabajado en esta fundición y en la división completa es un día triste, porque estamos cerrando una de las fundiciones que más logros le dio a este país. En ese contexto, entonces, quisiera referirme a los trabajadores, a decirles que este es un tiempo difícil, pero así como hemos venido trabajando en conjunto en el último año, vamos a seguir trabajando en conjunto y vamos a cumplir la promesa de que esta va a ser la mejor refinería del país”.

En tanto, hoy durante su Cuenta Pública, el mandatario, se refirió al hito de este cierre. “Ante la crisis de contaminación y su expresión más extrema que son las zonas de sacrificio, estamos enfocados en recuperar para la gente los territorios que han pagado el precio de un modelo de desarrollo que es necesario superar. Ayer cumplimos con una promesa histórica para Quintero y Puchuncaví, con el cierre definitivo de la fundición Ventanas, gracias al acuerdo que llegamos con los trabajadores. Esta fue una decisión estratégica para Codelco y para el país, es un paso hacia la justicia ambiental y hacia la aplicación de los principios del Acuerdo de Escazú”, sostuvo. 

Por otra parte, desde organizaciones ambientales calificaron el inicio del cierre de Ventanas como un avance para las comunas afectadas, pero concuerdan en que aún falta mucho por hacer. “La injusticia ambiental en Quintero y Puchuncaví continúa y si bien ha habido esfuerzos, incluyendo el cierre de la fundición, queda mucho por hacer”, comentó el director de ONG Fima, Ezio Costa, 

“El cierre de la Fundición Ventanas de Codelco es una buena y anhelada noticia. Se trata de una de las principales fuentes de contaminación de nuestra historia, un monumento a la vulneración de derechos por tantas décadas y que hizo tristemente famosa a esta como una zona de sacrificio. Su cierre, sin embargo, es sólo un paso. Durante los últimos días hemos visto a cientos de personas necesitar asistencia médica por problemas de salud y respiratorios nuevamente, que dan cuenta del impacto que tanto las centrales termoeléctricas a carbón como las demás fuentes de contaminación de la zona siguen teniendo”, puntualizó Matías Asun, director de Greenpeace Chile.

A lo anterior añadió que se necesita aplicar estrictas medidas de fiscalización y prevención, ya que todos los días está en juego la salud de los habitantes y además, “todos los días se violan los derechos de quienes habitan en esa zona, y eso sólo va a terminar cuando exista real convicción política para aplicar la ley, se respeten los fallos de la corte suprema, se haga un diagnóstico de la salud de las personas y un listado de los contaminantes a los que están expuestos y se cierren las empresas que están contaminando”.

Finalmente, desde la organización Fundación Terram expresaron su satisfacción por el hecho. “Consideramos que este es un hito para los habitantes de las comunas de Quintero y Puchuncaví, quienes han visto trasgredidos sus derechos humanos fundamentales, no solo el de vivir en un medio ambiente libre de contaminación, sino todos los demás que se interrelacionan, como el derecho a la salud, a la educación, a la alimentación sana, al trabajo, entre otros. Respecto a lo último, nos satisface también el hecho de que los trabajadores y trabajadoras de la fundición hayan encontrado caminos alternativos a seguir, pues sabemos que también desean un futuro mejor”, detallaron en un comunicado.

Sin embargo, indicaron que es una medida “insuficiente para superar el estado de contaminación en que se encuentra la Bahía”. “Emplazamos a las autoridades y al mundo político a que se hagan cargo de solucionar la contaminación industrial de la zona, tras casi 60 años del inicio del funcionamiento de las empresas que operan allí”, comunicaron.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí