Con más de 100 testigos programados, se reactiva el juicio por daño ambiental más grande la historia de Chile

En el juicio están en calidad de demandados el Ministerio del Medio Ambiente y las empresas Aes Gener, Codelco, Puerto Ventanas, Gasmas, ENAP, Catamutún, ENEL, Cementos Melón, COPEC, GNL, Oxiquim y Pacsa.

0
1184

Con la rendición de la prueba testimonial, que comenzó el pasado martes 3 de enero en el Segundo Tribunal Ambiental, se reactiva el juicio que busca la reparación del daño ambiental producido desde hace décadas por la actividad industrial en la Bahía de Quintero y Puchuncaví.

El juicio es resultado de la demanda interpuesta por la ONG Defensoría Ambiental en 2016, en representación de los sindicatos de pescadores de Horcón y Ventanas, y de la organización de Mujeres de Zonas de Sacrificio en Resistencia (MUZOSARE) en calidad de terceras coadyuvantes.

Al frente estarán, en calidad de demandados, el Ministerio del Medio Ambiente y las empresas presentes en el Complejo Industrial Ventanas: Aes Gener, Codelco, Puerto Ventanas, Gasmar, ENAP, Catamutún, ENEL, Cementos Melón, COPEC, GNL, Oxiquim y Pacsa.

En total serán más de 100 los testigos que prestarán declaración en audiencias que están programadas para enero, de lunes a jueves entre 9:00 y 18:00 horas. El juicio se llevará a cabo en el Segundo Tribunal Ambiental. El tribunal espera que todas las audiencias se alcancen a tomar durante el transcurso del mes, pero de no ser así, estas se reanudarán en marzo.

Alejandra Donoso, abogada y directora de la ONG Defensoría Ambiental, comentó respecto a esta etapa del juicio: “Nuestras expectativas son que, finalmente, el tribunal pueda entender y dimensionar realmente la magnitud del daño ambiental, determine quienes son los responsables, pero, sobre todo, se genere una correcta reparación, que sea integral, que reconozca la continuidad del daño, la sinergia y la complejidad”.

Además, agregó: “Esperamos que de una vez por todas se establezcan medidas que realmente logren una reparación definitiva. Las industrias contaminantes que tengan que salir del complejo industrial, que lo hagan, por estar obsoletas, por ser mucho más contaminantes de lo que un estándar de Derechos Humanos debiera tolerar. Y quienes se queden, que cumplan efectivamente esos estándares, no solamente en cuanto a las emisiones de contaminantes, si no en un sentido amplio, complejo y profundo”.

Por su parte, Carlos Vega, socio fundador del Sindicato de Pescadores de Ventanas y actualmente Consejero Regional por Viña del Mar, Quintero y Puchucaví, valoró que finalmente se esté realizando este juicio por toda la historia que conlleva para las comunas. «Tenemos mucha esperanza porque el 2016 estuvimos presentando una demanda por reparación ambiental, tenemos toda la confianza puesta ahí porque hay un daño permanente en la historia y esperamos que la justicia este a favor de las comunidades. Ha pasado mucho tiempo y tenemos mucha fe no solo por nosotros, sino por las nuevas generaciones y por todas las personas que habitan este territorio», manifestó.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí