Ambientalistas por cierre de fundición Ventanas: “Creemos que llegó el momento para que Chile termine con las zonas de sacrificio”

Desde las organizaciones Terram y Greenpeace valoraron el anuncio, pero también señalaron que esto no es suficiente y que se debe avanzar en tomar medidas respecto a otras fuentes de contaminación existentes en la zona.

0
537
Vía Fundación Terram

En un comunicado, Mujeres de Zona de Sacrificio en Resistencia Quintero- Puchuncaví y la Coalición Nacional Ciudadana Chao Carbón (donde adhieren un importante número de organizaciones socioambientales), valoraron la decisión del gobierno del Presidente Gabriel Boric y del directorio de la Corporación Nacional del Cobre (Codelco), de cerrar la fundición de cobre de Ventanas.

Se trata de un anuncio esencial para la comunidad, ya que esto daría término “a lo que por décadas ha sido la principal fuente de contaminación, daño ambiental y vulneración del derecho humano a la vida de los habitantes de Puchuncaví y Quintero de vivir en un medio sano y seguro para la vida”. 

Cabe destacar que el cierre solo corresponde a la fundición de cobre de Ventanas, cuyas emisiones de dióxido de azufre corresponden al 62% de las emisiones totales de aquel cordón industrial, de acuerdo al Ministerio de Medio Ambiente. A esta situación, también se le suman los metales pesados y arsénico, “que ha generado la devastación de históricas actividades productivas de la zona como la agrícola, la pesca artesanal y el turismo, así como también irreparables daños en la salud de la población del territorio poniendo en riesgo a los niños y futuras generaciones”, señala la declaración. 

El cierre de la industria se da en medio de una sucesión de episodios de intoxicación durante las últimas semanas, que ha afectado, especialmente, a niños y niñas de escuelas y jardines infantiles, las que han paralizado sus funciones por los peak de dióxido de azufre. 

“Felicitamos y apoyamos al gobierno actual por tener la valentía y convicción de qué debemos avanzar en una transición justa en lo social y ecológico. Creemos que llegó el momento para que Chile termine con las zonas de sacrificio, repare las deudas históricas  y  avance decididamente hacia un desarrollo con justicia social y territorial”, sostienen los adherentes al comunicado público.

Por su parte, el director nacional de Greenpeace, Matías Asun, manifestó en una declaración, que la noticia implica “reconocer y acoger las demandas que por años ha levantado la comunidad en la zona” y que esperan que el plan sea abordado con toda la urgencia que requiere, instando a las autoridades a “mantener la paralización de funciones hasta concretar el plan de cierre, dada la evidente inviabilidad de mantener una fuente de contaminación tan brutal en una zona saturada”.

Sin embargo, también fue enfático en expresar que aún deben continuar con otras medidas. “El siguiente paso lógico en la zona es avanzar en el cierre de las otras fuentes de contaminación, como en el caso de Enap, las termoeléctricas a carbón de AES Andes, las propias operaciones adicionales de la División Ventanas y las actividades de Oxiquim. El polo industrial de Quintero y Puchuncaví incluye a 16 empresas de alto riesgo que en múltiples ocasiones han sido investigadas y sancionadas sin resultados”, puntualizó. 

En tanto, desde Fundación Terram recibieron con satisfacción el anuncio y esperan que sea el primer paso para instalar “un proceso de justicia ambiental, ausente de las políticas públicas que afectan a las comunas de Quintero y Puchuncaví”. Del mismo modo que Greenpeace, explicaron que esto no es suficiente, ya que también se debe llevar a cabo distintos cambios en la materia. 

En el documento señalan algunas de ellas, como la exigencia de una Resolución de Calificación Ambiental a las instalaciones previas a 1997, a fin de que la autoridad pueda fiscalizarlas; el desarrollo de un plan integral para mejorar las condiciones y calidad vida de los habitantes de la zona; mejorar y aumentar las estaciones de monitoreo de calidad del aire, que permitan efectivamente prevenir los episodios críticos y conocer con exactitud el origen de las emisiones contaminantes; actualización de la normativa de calidad del aire; y modificación del Plan Regulador Metropolitano de Valparaíso (PREMVAL) para evitar el ingreso de nuevas industrias a esta zona de sacrificio”. 

Finalmente, las organizaciones firmantes concluyeron: “Nos sentimos tranquilas y tranquilos porque tanto Codelco, como el gobierno, han asumido el compromiso de no dejar a los trabajadores sin su fuente laboral, como  también se han comprometido a hacerse cargo de la remediación ambiental, y al mismo tiempo continuar procesando los minerales de la pequeña minería en las fundiciones existentes en Potrerillo y Caletones”. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí