Hito de economía circular: consiguen reciclar zunchos de la industria frutícola

Representantes de la industria hortofrutícola habían planteado una problemática que requiere solución urgente: en la gran mayoría de los packings a nivel nacional se generan enormes cantidades de zunchos plásticos como residuo que, ante otra opción, terminan como basura en un relleno sanitario.

0
480

La mayor planta de reciclaje de PET de Chile, Typack-Recipet, tuvo un papel protagónico en la última versión de LatinPack, evento internacional que cada dos años reúne a la industria de packaging.

Uno de los desafíos para Typack-Recipet es la búsqueda de nuevos compuestos y procesos que permitan aumentar el porcentaje de reciclaje de PET, de recirculación y reutilización de productos. En esta temática presentaron en LatinPack Chile un exitoso proyecto de economía circular: el reciclaje de zunchos de la industria frutícola.

El 70% de las botellas de PET que se reciclan en Chile pasan por la planta de Typack-Recipet, pero además la fábrica tiene la capacidad de procesar residuos de botellas, envases termoformados y otros embalajes de PET, y transformarlos en productos terminados.

Por otra parte, representantes de la industria hortofrutícola habían planteado una problemática que requiere solución urgente: en la gran mayoría de los packings a nivel nacional se generan enormes cantidades de zunchos plásticos como residuo que, ante otra opción, terminan como basura en un relleno sanitario.

El desafío fue entonces reciclar estos zunchos y transformarlos en un producto final. Para ello, hicieron una alianza con Verifrut, uno de los principales exportadores de fruta de Chile y Perú, quien fue el proveedor. Después de varios estudios y pruebas, Recipet logró que los zunchos que se generan como residuo en el proceso de exportación de fruta se transformen en flakes de PET, los que mezclados con otros flakes de PET de picado de botella, pueden ser usados como materia prima final para la fabricación de nuevos zunchos, los que vuelven a los packings para incorporarse de nuevo al sistema.

Al primer mes de desarrollo se generaron entre dos y tres toneladas de flakes de PET, dando el primer paso para una solución definitiva a la problemática del zuncho como residuo, generando un ciclo de economía circular a través de un embalaje terciario muy usado en la industria nacional y que actualmente tenía como principal destino el relleno sanitario y, especialmente, la contaminación del mar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí