¿Es la economía circular la solución a la sobre extracción de los recursos de la Tierra?

0
1238
Subproductos de caucho reciclado.

La frase “deja el mundo un poco mejor de cómo lo encontraste”, ha sido usada habitualmente para dejar el lugar que se usa, limpio y lo más cercano al original. Pero qué pasa si además de utilizar la superficie de un terreno se extrae arena, agua, roca, árboles y petróleo para confeccionar, por ejemplo, vidrio, metal, cartón, papel, neumáticos y plástico. ¿Es posible dejar el lugar igual a cómo lo encontramos? Probablemente la respuesta sea un rotundo no.

Habrá argumentos que defiendan la responsabilidad empresarial y el compromiso por apaciguar el impacto y el estrés a la Tierra al rellenar el espacio, abonar, fertilizar, plantar nuevos árboles, dejando que la naturaleza actúe lentamente y se renueve, sin embargo, desde la nueva era sustentable es un pretexto y la sostenibilidad organizacional va a depender de que se rompa esta resistencia rápidamente.

La economía circular es un concepto que une la difícil ciencia humana de la oferta y la demanda con la sutileza de lo renovable. Efectivamente, es la circularidad lo que hace sentido a la economía porque rompe el paradigma de lo desechable. Aplicar este concepto hace que, a través de la reutilización, compostaje y reciclaje, vuelva el recurso nuevamente a la creación del producto. Es ahí donde la razón debe prevalecer antes que la producción para el consumo impulsivo y acelerado.

El reciclaje es el último camino para la economía circular, sobrepasar este piso en la jerarquía del manejo de residuos es poco razonable. ¿Y por qué? Porque permite seguir agotando los recursos naturales y no favorece la extensión del ciclo de vida del material. Crear materia prima a partir de materiales usados es un acierto para la economía verde.

Eliminar materiales usados es un gran enemigo. Permite la continuidad de la sobre extracción. Desechar perpetúa el entierro de productos valiosos para la economía circular y, por lo tanto, no permite que el ciclo de extracción de materiales vírgenes sea cuidadoso para la protección de los recursos naturales.

Se ha postulado al reciclaje como el séptimo recurso porque efectivamente logra disminuir la sobre extracción de la Tierra en un modelo tradicional de producción e introduce inteligencia al sistema de consumo. Entonces, ¿qué estamos esperando para aumentar nuestros sistemas de recuperabilidad de materiales usados domiciliarios? ¿Por qué aún muchas municipalidades chilenas protegen el modelo tradicional de recolección de basura para rellenos sanitarios? ¿Queremos continuar la línea que han liderado los departamentos de Aseo y Ornato tradicionalmente, para seguir enterrando los recursos valiosos?

Si queremos un sistema sustentable y sostenible para nuestra Tierra necesitamos desacoplarnos de los modelos tradicionales. Necesitamos recurrir a estructuras pensadas para la economía circular. ¿Se imaginan un departamento de Medio Ambiente o Economía Circular en las municipalidades, con licitaciones especiales para la reutilización, compostaje y reciclaje? Ese es el gran desafío que enfrentamos hoy.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí