Día Mundial del Árbol: 5 especies nativas amenazadas en Chile

En el marco de la conmemoración del Día Mundial del Árbol, fecha que busca recordar y generar conciencia sobre la importancia de los árboles para el medio ambiente, se presentan cinco ejemplares de plantas endémicas de Chile en peligro de extinción debido a actividades antropogénicas.

0
306
Queule

De acuerdo al libro “Plantas amenazadas del centro-sur de Chile” de la Universidad Austral de Chile y el Real Jardín Botánico de Edimburgo, Chile tiene 5.105 especies nativas, las cuales son relativamente pocas comparadas con la de los países vecinos, por ejemplo, Argentina y Perú tienen una flora de 8.409 y 18.143 especies respectivamente.

Sin embargo, según el estudio, Chile presenta el más alto porcentaje de especies endémicas. Este porcentaje de un poco más de 51% (2.630 especies) se compara con el 21,3% de Argentina y 30,8% de Perú. En Chile, más del 60% de la flora total y de las especies endémicas se concentra en Chile Central, el cual abarca desde Coquimbo al sur de la Isla de Chiloé.

A continuación, en el marco del Día Mundial del Árbol, te dejamos algunos de los árboles endémicos de Chile que están en peligro de extinción, catalogadas según lo establece la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN). Las clasificaciones son: extintas, extinta en estado silvestre, en peligro crítico, en peligro, vulnerable, casi amenazada, preocupación menor, datos insuficientes y no evaluado

Alerce (Fitzroya cupressoides): Especie endémica del sur de Chile y Argentina. En Chile, Fitzroya sólo se encuentra en la X Región (provincia de Valdivia hasta la provincia de Palena). Es un árbol siempreverde que puede alcanzar hasta los 50 metros, tiene una corteza castaña rojiza, profundamente fisurada, fibrosa. Por más de tres siglos Fitzroya ha sufrido la sobreexplotación debido al alto valor de su madera. Su madera liviana, de excelente calidad, se emplea en carpintería para la confección de muebles finos, instrumentos musicales, puertas, ventanas, persianas, vigas a la vista y molduras en general. En 1976, Fitzroya fue declarado Monumento Natural, prohibiéndose su explotación. Según la clasificación de la UICN es una especie “en peligro”.

Queule (Gomortega keule): Árbol endémico siempreverde aromático de hasta 30 metros con copa piramidal cuando joven. Se ubica en la Cordillera de la Costa entre la provincia de Cauquenes y la de Arauco. Fue declarada Monumento Natural en 1995, lo que le otorga protección legal en contra de su corta, como ocurre con otras especies ha sufrido seriamente producto de la deforestación descontrolada. Según el criterio de UICN, esta especie está clasificada como “en peligro”.

Crédito: Diego Alarcón

Canelillo (Pitavia punctata): Es un árbol verde de hasta 15 metros de altura, perteneciente al género endémico monoespecífico restringido a la Cordillera de la Costa desde la provincia de Linares a la provincia de Malleco.  Se encuentra bajo peligro crítico, debido a la sustitución del bosque nativo hacia plantaciones forestales comerciales, también su madera ha sido utilizada como leña y la demanda de esta ha sido considerable debido a su cercanía con la ciudad de Concepción.

Belloto del Sur (Beilschmiedia berteroana): Árbol endémico extremadamente amenazado, restringido a ocho subpoblaciones distribuidas desde la provincia de Melipilla a la del Ñuble. Es un árbol de hasta 15 metros, su tronco puede llegar a medir 60 cm de diámetro. Se encuentra amenazado por efectos de los incendios, pastoreo y la conversión de bosque nativo hacia plantaciones forestales comerciales.

Ruil (Nothofagus alessandrii): Árbol endémico con una distribución muy restringida y fragmentada a lo largo de una franja de 100 kilómetros en la Cordillera de la Costa entre la provincia de Talca y la de Cauquenes. Posee una altura estimada de 30 metros y tiene la desafortunada reputación de ser el árbol más amenazado existente en Chile.  La especie ha experimentado una disminución histórica de la población debido a la pérdida de hábitat y a la sobreexplotación. La especie está evaluada por la UICN como “en peligro”. Los incendios también son un factor de riesgo para este árbol, sin embargo, la ciudadanía ha comenzado a realizar esfuerzos para recuperar esta importante especie nativa.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí