Delfines estarían amenazados por tráfico marítimo en áreas protegidas de la Patagonia

Un estudio del Programa Austral Patagonia de la Universidad Austral de Chile analizó que delfines estarían amenazados en áreas protegidas como el Parque Nacional Isla Magdalena, Reserva Nacional Las Guaitecas y Reserva Nacional Kawésqar.

0
1042

Tres especies de pequeños cetáceos estarían amenazados por el tráfico marítimo que tiene lugar en la Patagonia norte, incluso dentro de áreas protegidas. Se trata de los resultados de un estudio del Programa Austral Patagonia de la Universidad Austral de Chile, que identificó 18 zonas donde los delfines chileno, austral y marsopa conviven diariamente con alto tráfico marítimo asociado a la industria acuícola, además de otras amenazas. De estas 18 zonas, 14 están dentro de áreas protegidas.

Tras analizar un área aproximada a 70.000 km2 entre Puerto Montt y Laguna San Rafael, la investigación sobrepuso las rutas de navegación de embarcaciones, las operaciones industriales, y los hábitats utilizados por las tres especies de delfines. Así, se determinó la existencia de 18 zonas que representan mayor riesgo para estos animales, principalmente por la posibilidad de colisionar o interactuar de forma negativa con las embarcaciones. 

De todas las flotas que forman parte del tráfico de embarcaciones en la Patagonia, la que presenta la mayor densidad es aquella derivada de la industria de la acuicultura. De ella se registran hasta 729 embarcaciones activas en un día, equivalente al 83% del total de tráfico marítimo. También se le suma el tránsito de embarcaciones asociadas a otras actividades comerciales intensivas, como la pesca, el transporte y el turismo.

Créditos Francisco Viddi

Urgencia de cambios de ruta

“Este estudio da cuenta de la urgencia de desarrollar e implementar protocolos de cambios de ruta y/o disminución de velocidades de embarcaciones en ciertas áreas. De esta manera, se mitigan colisiones con los animales y cambios conductuales claves que pueden poner en jaque su supervivencia. Esto es especialmente importante para el delfín chileno, que presenta una baja abundancia en toda la Patagonia”, comentó Francisco Viddi, biólogo marino e investigador asociado del Programa Austral Patagonia, y uno de los autores del estudio. 

Asimismo, añadió que se debe agregar que existen riesgos inherentes de la actividad acuícola del salmón y sus impactos directos e indirectos sobre los delfines, como los enmallamientos, los cambios conductuales, la degradación y pérdida de hábitats.

Las zonas identificadas como de mayor riesgo de impacto se ubican dentro del Parque Nacional Isla Magdalena, Reserva Nacional Las Guaitecas y Reserva Nacional Kawésqar, entre otras áreas protegidas. Muchas de estas áreas, en efecto, poseen un importante número de concesiones de salmonicultura. En el caso de la Reserva Nacional Las Guaitecas, por ejemplo, existen más de 300 concesiones exclusivamente de salmones, abarcando un importante espacio dentro del área protegida. 

“Estamos hablando de una región crítica para la diversidad de mamíferos marinos y para la presencia de especies de cetáceos. Tenemos la responsabilidad, como país, de considerar la información que revela este estudio y utilizarla para tomar las medidas necesarias que garanticen la protección de estos animales. Se trata de cetáceos emblemáticos y vulnerables que ni siquiera dentro de las áreas protegidas, encuentran protección. Esto es algo en lo que debemos avanzar sustancialmente evitando, por ejemplo, las actividades de este tipo al menos dentro de parques y reservas”, señaló por su parte César Guala, director del Programa Austral Patagonia de la Universidad Austral de Chile.

Importancia de los cetáceos

El caso del delfín chileno concita particular preocupación por parte de los científicos, ya que se trata de una especie endémica de distribución limitada y baja densidad. Se estima que tiene una población de entre mil quinientos y dos mil quinientos individuos concentrados en la zona norte de la Patagonia. Las zonas definidas como de mayor riesgo de impacto para esta especie en particular se concentran en la costa oeste del seno de Reloncaví, particularmente en la zona aledaña a Calbuco, y en la Reserva Marina Putemún ubicada en costa este de la isla Grande de Chiloé, coincidiendo con las mayores densidades de concesiones de acuicultura. 

Los cetáceos son importantes especies indicadoras, emblemáticas y paraguas, y deberían jugar un papel aún más relevante en la orientación y promoción de políticas efectivas relacionadas a la conservación de las porciones marinas de las áreas protegidas, así como también aportar al desarrollo de una acuicultura más responsable en el maritorio”, finalizó Viddi.

El estudio recomienda que las zonas de mayor riesgo para cetáceos sean consideradas en la planificación de las áreas protegidas ya existentes, o bien que sean el sustento de propuestas de protección de áreas críticas para delfines chilenos y otros cetáceos.

Créditos Carla Christie

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí