Decibel por contaminación acústica de proyectos eólicos: “Nos inclinamos porque exista una distancia mínima de 1.5 km entre aerogenerador y receptor”

En el marco de los distintos conflictos socioambientales que se han generado en el último tiempo respecto al ruido que producen las centrales eólicas, Codexverde entrevistó a Pablo Sandoval, jefe de proyectos en Decibel, para conocer cómo lo están haciendo las empresas de ingeniería acústica para prevenir este tipo de problemáticas. El profesional también se refirió a los alcances y mejoras que se le podrían realizar a la guía para la aplicación D.S. .N°38 de proyectos eólicos que ingresan al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental.

0
577

Con la publicación de la Ley Marco de Cambio Climático, regulación inédita en Chile y en América Latina, se establece como meta la carbono neutralidad a más tardar al 2050, estableciendo así, como política de Estado, el inicio del proceso de descarbonización de la matriz energética y el fomento de energías renovables.

En ese sentido, durante las últimas décadas los costos de la tecnología eólica han disminuido notablemente y por ende la capacidad instalada ha aumentado. En Chile a marzo de 2022, existen 3.811 MW de instalaciones de energía eólica, logrando una penetración del 12% en el sistema.

Considerando el contexto actual, la energía eólica es una fuente que seguirá en aumento en los próximos años, sin embargo, la llegada de este tipo de centrales a las distintas regiones de nuestro país, no ha dejado indiferente a las comunidades, que se han visto enfrentadas a un nuevo problema ambiental: el ruido. Hay que recordar que el ruido es un contaminante debido a los múltiples efectos negativos que produce en la salud y calidad de vida de las personas.

Así, desde noviembre del año 2016, los ministerios de Energía y del Medio Ambiente, mantienen un convenio de trabajo para abordar y prevenir el ruido de parques eólicos en Chile.

En esta línea, en 2020 se publicó la “Guía para la aplicación del D.S. N°38, de 2011, del Ministerio del Medio Ambiente”, documento que busca orientar la correcta aplicación del Decreto Supremo N° 38, en la evaluación ambiental de proyectos de centrales eólicas que son presentados en el Sistema de Evaluación de Impacto (SEIA), con la finalidad de reducir el margen de discrecionalidad y contribuir en la tecnificación del proceso de calificación ambiental de esta tipología de proyectos.

Para conocer más cómo esta guía aporta en la prevención del ruido de centrales eólicas, Codexverde entrevistó a Pablo Sandoval, jefe de proyectos en Decibel, empresa con amplia experiencia en soluciones acústicas.

¿Qué experiencia tiene Decibel respecto al trabajo con proyectos eólicos? ¿Cuáles son los principales desafíos a la hora de evaluar acústicamente un parque eólico en Chile?

Decibel ha logrado desarrollar múltiples proyectos correspondientes a parques eólicos en distintas regiones del país, como Antofagasta, Atacama, Ñuble, Los Lagos, La Araucanía, Magallanes y, últimamente, en el Biobío.

En Decibel, la filosofía es tomar estos proyectos con calma. Hay datos de entrada en el modelo de propagación sonora que no se pueden pasar por alto; como lo es la altura de buje, el diámetro del rotor, la correcta incorporación del nivel de potencia acústica especificado por el fabricante, condiciones ambientales, líneas de elevación del terreno, el cálculo a las distintas velocidades de viento, etc.

Sin embargo, los principales desafíos para evaluar un proyecto correspondiente a parque eólico es la correcta ejecución de la campaña de terreno. El ingeniero debe utilizar muy bien su criterio para registrar los niveles basales del lugar donde se emplazan los receptores y el futuro proyecto. Nuestro propósito es resguardar la salud de las personas y el confort acústico, por lo que siempre hay que considerar la condición más desfavorable es vital para la evaluación. Para ello, el ingeniero deberá realizar la instalación de la estación de monitoreo continuo en un lugar totalmente representativo a la condición basal de ruido de los receptores sensibles; descartando ruidos anexos que puedan afectar la medición como, por ejemplo: el ruido del tránsito vehicular o de algún sector industrial.

Estos proyectos se emplazan generalmente en zonas rurales, por lo que el máximo permisible se establece de acuerdo con el menor valor entre ruido de fondo + 10 dB o el límite para Zona III del D.S. 38/11 del MMA, que es 65 dB en periodo diurno y 50 dB en periodo nocturno, por ello, es tan importante realizar una correcta campaña de terreno.

¿Qué herramientas ofrece la guía para la descripción de centrales eólicas del Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) para mitigar la contaminación acústica de nuevos proyectos?

La guía establece ciertos criterios que favorecen la correcta evaluación del componente de ruido. Estipula que las mediciones para la verificación de la norma se deben efectuar en el lugar de los receptores sensibles, considerando la condición de mayor exposición a ruido del aerogenerador, y a su vez, donde pueda existir el menor ruido de fondo. Esta condición se puede presentar con velocidades de viento entre los 6 a 12 m/s. La guía menciona que para las velocidades de viento menores a 6 m/s, el ruido basal podría predominar sobre la emisión del aerogenerador en algunos casos. Si consideramos la información de un fabricante de aerogeneradores, estos especifican que entre 3 y 4 m/s se presenta una potencia acústica de 92 dB(A) y 94 dB(A) a 5 m/s (esto a una altura de buje aproximada de 135 metros de alto). A 500 metros de la fuente, tomando en cuenta los 92 dB(A), se proyecta aproximadamente 30 dB considerando solo atenuación por distancia.

Adicionalmente, propone que no es necesario evaluar velocidades mayores a 12 m/s, ya que la emisión de ruido es similar a mayor velocidad. Si consideramos nuevamente la información de un fabricante de aerogeneradores (tabla que se presenta a continuación), podremos observar que a partir de los 9 m/s ya se presente una constante en la potencia acústica de 106 dB(A).

Figura 0.1: Emisión de aerogenerador Siemens

En complemento a lo anterior, la guía establece que se debe considerar una pantalla anti viento con un diámetro no menor a 100 mm.. Esto debido a las vibraciones que se producen en la membrana del micrófono por efecto del viento.

Como criterio se establece que, para determinar el nivel de presión sonora corregido, se debe realizar un monitoreo continuo de 14 días como mínimo, demostrando cumplimiento en los rangos de velocidad de 6-8 m/s, 8-10 m/s, 10 – 12 m/s y 12-25 m/s.

Para el modelo de propagación sonora se especifican tres tipos de métodos, ISO 9613-2, NORD 2000 y CONCAWE. En Decibel se utiliza el método NORD 2000.

Un criterio importante que menciona la guía es considerar la evaluación de parques eólicos aledaños al proyecto evaluado, con el fin de evaluar el efecto sinérgico que podría afectar a los receptores sensibles. En abril del presente año (2022), el SEIA presenta este criterio de evaluación en una nueva Guía: Evaluación del efecto sinérgico asociado a impactos por ruido sobre la salud de la población.

Estos criterios que destacamos son solo algunos de los que propone la guía. No obstante, en el documento se presentan más recomendaciones aplicables para una correcta evaluación y planificación de estos proyectos, y así resguardar el confort acústico de las personas.

¿Qué aspectos de la guía considera que deberían agregarse o mejorarse?

En la guía se menciona que internacionalmente se reconoce una distancia mínima de 500 metros entre aerogenerador y viviendas, y en algunos países proponen distancias mayores (hasta 2 kilómetros). Creemos que se debería declarar estrictamente una distancia mínima entre aerogenerador y receptor. En base a la experiencia de Decibel, nos inclinamos por adoptar distancias mínimas de 1.5 km.

Si bien, los proyectos de energías limpias tienen buena aceptación por parte de la ciudadanía, en los últimos años ha habido conflictos en torno a la instalación de plantas eólicas por el ruido que generan. En ese contexto, ¿la guía para proyectos eólicos del SEIA, y su aplicación, son suficientes para evitar que esa desconfianza por parte de la ciudadanía siga creciendo?

La guía es del 2020. Hay proyectos aprobados del 2008. Es probable que muchos de los criterios y recomendaciones de la guía vigente no estén considerados en estos proyectos aprobados con anterioridad al 2020. Por ejemplo: instalar aerogeneradores a cortas distancias del receptor, no modelar con los métodos correctos o establecer máximos permisibles en base a mediciones con metodología incorrecta. Afortunadamente, vamos avanzando y los profesionales comprometidos ya sembraron bases para que estos proyectos se ejecuten de mejor manera.

Como hemos mencionado en un principio, Decibel se toma estos proyectos con calma, afortunadamente tenemos muy buena comunicación con nuestros clientes que realizan este tipo de proyectos. De manera anticipada levantamos la alerta cuando nos percatamos que podemos afectar a un receptor, hemos realizado evaluación del layout propuesto con el mandante y proponemos cambios en caso de ser necesario. Todo esto para no afectar a la comunidad presente y que el proyecto tome un buen rumbo, sobre todo, en estas iniciativas de energías renovables que busca reemplazar las fuentes de energía convencionales dependientes de combustibles fósiles.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí