Conversatorio de Codexverde y UDLA abordó los avances y desafíos de la perspectiva de género en la sustentabilidad

El espacio contó con la participación de la superintendenta del Medio Ambiente, Marie Claude Plumer Bodin, y la directora ejecutiva de ACERA, Ana Lía Rojas Loyola, quienes analizaron los roles de liderazgo y las oportunidades para las mujeres en diversas áreas de trabajo para promover la sustentabilidad de la sociedad.

0
484

“Mujeres en la Sustentabilidad: Empoderamiento y liderazgo”, fue el nombre del conversatorio realizado por Codexverde y la Facultad de Ingeniería y Negocios de la Universidad de Las Américas, en el marco de la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, y con el objetivo de invitar a reflexionar y conversar acerca de la relevancia de la equidad de género para una sociedad más sostenible. 

La jornada contó con la participación de la superintendenta del Medio Ambiente (SMA), Marie Claude Plumer Bodin, y la directora ejecutiva de la Asociación Chilena de Energías Renovables y Almacenamiento (ACERA), Ana Lías Rojas Loyola, quienes compartieron sus visiones frente a la trayectoria y trabajo de mujeres en sectores productivos mayoritariamente “masculinizados” y el rol para cargos de alta dirección.

Mujeres líderes 

De acuerdo con ONU Mujeres, el cambio climático es un multiplicador de riesgos y amenazas para las mujeres, siendo uno de los grupos más vulnerables en varios países. Frente a esto, las invitadas sostuvieron que se hace necesario contar con iniciativas y políticas públicas que se aborden desde la perspectiva de género, donde las mujeres sean consideradas como claves en la toma de decisiones frente a la crisis climática.

Al respecto, la superintendenta del Medio Ambiente señaló que en el contexto actual la mujer ha ido accediendo a posiciones de liderazgo, más allá de cargos definidos y, por lo tanto, de influencia en ciertos espacios de la sociedad. Sobre este punto, destacó que su cargo actual como primera mujer dirigiendo la SMA junto al de la ministra del Medio Ambiente, Maisa Rojas, y la directora ejecutiva del Servicio de Evaluación Ambiental (SEA), Valentina Durán, puedan ser de referencia para que niñas vean que pueden llegar a una posición reconocida. 

“Evidentemente el Estado es un ámbito central donde la posición del rol de la mujer en sus distintas dimensiones ha ido evolucionando hacia el reconocimiento, se trata de una decisión política el permitir y designar a una mujer en un cargo dentro del Estado”, puntualizó. 

Por su parte, la directora ejecutiva de ACERA señaló que aún así con los avances en materia de equidad de género, en el rubro energético y en puesto directivos la participación de las mujeres es mucho más baja, de apenas un 18%. 

«Las mujeres, en la transformación del sector energético, se requieren porque precisamente aportan en la diversidad de pensamiento que permite cambiar, por ejemplo, modelos de producción, de negocios, maneras de abordar problemas y de darle solución a esto que estamos transformando. La mujeres no tenemos que estar en un sector o en una parte de la vida de la sociedad porque somos mujeres, sino porque tenemos esa capacidad de aporte que no se da tradicionalmente cuando los grupos de pensamientos son homogéneos y ese es el mayor impacto de las mujeres en un sector que tradicional e históricamente ha sido muy masculino”, comentó. 

Perspectiva de género

Otro de los temas que se conversó en la instancia fue respecto a cómo se ha expresado la importancia de políticas públicas, iniciativas y formas de trabajo con perspectiva de género, en espacios mayoritariamente “masculinos”. Por ejemplo, en el sector energético, las mujeres ocupan solo el 16% a nivel mundial. En tanto, una de cada 10 estudiantes de carreras de Ciencia, Tecnología, Ingeniería y Matemáticas (STEM) es mujer.

“Hay muchas veces convencimientos de capacidades que son más idóneas para ciertas carreras, ciertos perfiles o cargos que hacen que las mismas mujeres nos restemos de participar en instancias o puestos de trabajo donde nosotras mismas nos sacamos de lado. Esto porque estamos convencidas, por el sesgo de género existente en la sociedad, de que no tenemos habilidades directivas, de liderazgo, de organización o que no tenemos condiciones de una mente lógica- matemática asociada a carreras STEM”, enfatizó Ana Lía Rojas.

Las invitadas señalaron que es sumamente relevante tener modelos de roles que den a conocer que estas carreras o espacios son posibles siendo mujeres. Al respecto, Marie Claude Plumer, sostuvo que desde la SMA también se trabaja en la importancia de incorporar la perspectiva de género, tanto en cargos directivos como en el ejercicio de otras funciones. 

“Por ejemplo, la actividad de fiscalización es una actividad que a veces se relaciona o se vincula a un rol más masculino. Hoy en la SMA estamos en una posición donde tenemos casi un 50% de fiscalizadoras. Hemos avanzado significativamente en cargos directivos y de decisión dentro de la institución, hemos trabajado para lograr ciertas certificaciones en materia de género. Es decir, el hecho que hoy día yo esté en un cargo como superintendenta del Medio Ambiente, que es un cargo altamente expuesto y además tecnificado, es un avance desde la posición de acceder en esta dimensión y también el convencimiento propio de trabajar en la equidad y perspectiva de género dentro del servicio”, expresó. 

Desafíos 

Finalmente, las expositoras manifestaron que dentro de los desafíos que tienen las mujeres tanto en áreas respectivas a la sustentabilidad como en la sociedad en general, están la brecha salarial, el acceso a capacitaciones, las tareas domésticas y la educación.  

Sobre la brecha salarial, la directora ejecutiva de ACERA indicó que es una de las mayores complejidades dentro del proceso de transformación hacia la equidad de género y que por lo mismo, en sectores donde hay nuevas tecnologías se debe estar conscientes de eliminar esta inequidad. En cuanto a la posibilidad de acceder a capacitaciones, comentó que esto solo es posible teniendo igualdad en las tareas domésticas y con apoyo del Estado. 

“Estar capacitadas nos permite participar en forma colaborativa y aportante, pero esa condición de mayor capacitación, de entender de los problemas y buscar nuestro propio perfeccionamiento académico o de oficios se hace solamente en condiciones de igualdad en las tareas domésticas (…). Por lo tanto el Estado es fundamental para proveer condiciones de sujeción para el equilibrio de la relación doméstica con la posibilidad de estudiar o dedicarle horas al tema profesional”, relevó.

En tanto la superintendenta, concluyó que se requieren cambios en la sociedad en general, especialmente en las formas de abordar ciertas materias que están muy arraigadas en la idiosincrasia. En este sentido, agregó que el desafío está en la educación y que incluya este aprendizaje desde los más pequeños. “Es muy difícil ver los cambios desde arriba sin que haya un proceso de la sociedad, de aprendizaje y entendimiento (…). Hay que hacer un trabajo a nivel general con leyes que permitan una educación cívica fundamental para los valores de una sociedad”, finalizó.

Si quieres conocer más detalles de la jornada, te invitamos a ver el conversatorio aquí:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí