Consejo de Ministros aprueba norma que regula la emisión de olores en el sector porcino

Luego de 9 años desde la Estrategia para la Gestión de Olores en Chile, esta es la primera norma de olores que cuenta con técnicas de medición, con estándares similares a los de Holanda y que está homologada por el Instituto Nacional de Normalización (INN).

0
954
Imagen de referencia,

Hasta Rancagua llegó el ministro del Medio Ambiente, Javier Naranjo, para anunciar la reciente aprobación, por parte del Consejo de Ministros para la Sustentabilidad, de la primera norma ambiental de olores que habrá en Chile: la Norma de Emisión de Contaminantes en Planteles Porcinos.

“Después del ruido, los olores son la segunda causa más denunciada ante la Superintendencia del Medio Ambiente. Por ello la importancia de la creación de la primera norma de olores de Chile, ya que establece lineamientos claros para los planteles porcinos, lo que significará que estos reduzcan y regulen sus emisiones, mejorando así la calidad de vida de las personas que viven cerca de un plantel porcino en nuestro país”, dijo Javier Naranjo.

Como resultado de la aplicación de la norma se espera prevenir y controlar la emisión de olores en planteles porcinos mediante el establecimiento de mejoras tecnológicas y así abatir las emisiones de olor desde el origen. Su ámbito de aplicación es en todo el territorio nacional y aplicará a planteles porcinos sobre 750 animales. 

“Queremos potenciar y mejorar la sustentabilidad en la producción del sector porcino, por lo que esta norma ampliamente esperada por la comunidad, busca también aumentar la tecnología y asociatividad de los planteles para disminuir sus impactos, tanto en las comunidades vecinas, como en el medio amiente”, afirmó Naranjo. 

Luego del punto de prensa, las autoridades se dirigieron hasta un plantel de cerdos en Rancagua, instancia en la que recorrieron sus instalaciones para conocer en terreno los mecanismos de abatimiento de olores de la industria de planteles porcinos.


En cuanto a las exigencias de la norma, esta fija límites, con el objetivo de reducir la emisión de olor a través de las mejores tecnologías disponibles. Así, por ejemplo, aquellos planteles porcinos que aun posean lagunas de purines sin tratar deberán implementar tecnologías de control para reducir sus emisiones odorantes. Adicionalmente la futura regulación suma exigencias de reporte de prácticas operacionales que ayudaran a disminuir los eventos de olor y mejorar la comunicación entre autoridades, establecimientos regulados y comunidad.

La entrada en vigencia comenzará una vez que se publique en el Diario Oficial, y tanto el control como la fiscalización, serán responsabilidad de la Superintendencia del Medio Ambiente, quien velará por el cumplimiento de los estándares establecidos en la regulación, y coordinará un sistema de reportes que permita el autocontrol de las empresas y la disposición de información actualizada.

El Ministerio del Medio Ambiente ya ha avanzado con el inicio de la elaboración de la segunda y tercera norma de olores; Norma de Olores para el Sector Pesquero y Revisión Norma de Olores para Celulosa, ambas en etapa de anteproyecto, y considera seguir avanzando en más sectores (Rellenos sanitarios, PTAS, etc).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí