AEPA alerta sobre las implicancias ambientales de la nueva versión del Reglamento de Movimiento Transfronterizo de Residuos

Según explica la Asociación de Empresas y Profesionales para el Medio Ambiente, una de las principales preocupaciones respecto al reglamento es que éste permitiría la exportación de residuos peligrosos a otros países, existiendo en Chile la capacidad técnica necesaria para tratar adecuadamente estos materiales, por lo que el transporte de estos residuos contribuiría a aumentar la huella de carbono del país, fomentando una práctica que va en contra de otras de las políticas ambientales que impulsa el gobierno.

0
1252

El Comité de Ministros para la Sustentabilidad y el Cambio Climático aprobó en julio de 2022 la modificación al Reglamento de Movimiento Transfronterizo de Residuos, regulación que ha generado diversas reacciones debido al eventual impacto ambiental del cuerpo normativo que está ad portas de convertirse en ley.

En ese sentido, la Asociación de Empresas y Profesionales para el Medio Ambiente (AEPA) alertó sobre los desafíos e implicancias que generaría esta normativa si el informe del Ministerio de Salud lo respalda.

Según explica AEPA, una de las principales preocupaciones respecto al reglamento es que éste permitiría la exportación de residuos peligrosos a otros países, existiendo en Chile la capacidad técnica necesaria para tratar adecuadamente estos materiales, por lo que el transporte de estos residuos contribuiría a aumentar la huella de carbono del país, fomentando una práctica que va en contra de otras de las políticas ambientales que impulsa el gobierno.

En efecto, de acuerdo con Paula Cifuentes, directora técnica de AEPA, “el reglamento resulta discordante con la Ley de Responsabilidad Extendida del Productor (REP) y de la estrategia de economía circular del país, que buscan promover la gestión adecuada de los residuos y la reutilización de materiales. Actualmente, la industria cuenta con la tecnología y los procesos necesarios para tratar estos residuos de forma segura y responsable, por lo que creemos que esta regulación va en la dirección contraria a los desafíos que tenemos como país”.

De acuerdo con la organización, en la actualidad, el Convenio de Basilea no sólo regula el movimiento transfronterizo de residuos peligrosos, sino que además lo limita. En ese sentido, destacan que éstos deben realizarse solo entre países OCDE, de la Comunidad Europea o Liechtenstein, asegurando que los destinatarios de dichos residuos cuenten con la capacidad y un adecuado estándar sanitario y ambiental para tratarlos y valorizarlos.

Asimismo, la organización llamó a reconsiderar el texto actual del reglamento, relevando la capacidad de la industria nacional para tratar estos residuos de manera segura, al mismo tiempo que recalca la necesidad de que el país pueda avanzar hacia un modelo de economía circular más sostenible y respetuoso con el medio ambiente.

AEPA lanzará próximamente un estudio que analiza las principales modificaciones de la normativa y los cambios que se generarán en la gestión de residuos actual, considerando las brechas y desventajas vinculadas a tecnología, fiscalización, trazabilidad y criterios para la definición del manejo ambiental racional.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí