Sector privado y municipios ejercen presión para la inclusión de bolsas plásticas en la Ley REP

Desde la industria del plástico estiman que hoy se usa aproximadamente un 10% de material reciclado en la fabricación de estas bolsas, pero con los incentivos que generaría su inclusión a la nueva legislación podría aumentar fácilmente a un 30%.

0
143
AM38GT Man looking at bill in grocery store. Image shot 2007. Exact date unknown.

Las denominadas “bolsas camisetas”, que se usan en los supermercados son 100% reciclables, así como todas las similares (de plástico) que se reparten en ferias libres, almacenes y diversos lugares del país.

Sin embargo, actualmente no están incluidas en la Ley de Fomento al Reciclaje y Responsabilidad Extendida del Productor (Ley REP). Pero la presión de la industria del plástico y la preocupación de municipalidades, retail y la población en general por este producto, podría cambiar los planes del Ministerio del Medio Ambiente (MMA), que se encuentra en estos momentos, en el proceso de definición de los reglamentos para los seis productos prioritarios (envases y embalajes, neumáticos, pilas, artículos eléctricos y electrónicos, baterías y aceites lubricantes).

Los que han puesto más énfasis sobre la importancia de la incorporación de las bolsas plásticas en la Ley REP es la Asociación de Industriales del Plástico (Asipla). Nicolás Bar, director ejecutivo de Asipla, cree que existen serias posibilidades de que en los próximos días, el Gobierno anuncie la incorporación de las bolsas plásticas en la REP. “Hay una presión no sólo de nosotros por incorporar las bolsas, sino de diferentes sectores como gobiernos locales y el retail, por ejemplo. Está cada vez más en las discusiones sobre reciclaje. Es un tema demasiado transversal para obviarlo”, dice Bar.

Desde el Ministerio del Medio Ambiente, el subsecretario de esta cartera, Jorge Canals, explica que por el momento no está contemplado incorporarlas, pero tampoco descarta desarrollar el tema de otra forma. “La Ley REP ya definió los seis grupos y no están incluidas las bolsas plásticas. Sin embargo, podrían anunciarse pronto otros tipos de mecanismos para ellas, principalmente bajo el trabajo que ya se está realizando con los municipios con respecto a las ordenanzas municipales”, dice el subsecretario del Medio Ambiente.

Según el MMA hoy son 56 municipios los que ya poseen este tipo de normativa. “El tema de las bolsas plásticas es muy importante para la población, por lo que si bien no se modificarán los productos prioritarios por ahora, sí podrían incluirse en el futuro”, enfatiza Canals.

Sin embargo, existe la alternativa que se incluya como un subproducto dentro de los seis productos prioritarios.

Más material reciclado

Una investigación de Asipla determinó que cada chileno usa en promedio 200 bolsas camiseta al año. Por otro lado, el 94% de las personas en Chile declara usar bolsas de supermercado además como bolsas de basura (Adimark 2014).  “A partir de esa cifra nos parece sensato estimar que un 60% del total de las bolsas camiseta se usan para la basura, o sea 120 bolsas por persona por año”, comenta Bar.

“Al incluir estas bolsas en la REP se van a generar naturalmente los incentivos para un uso consciente, tanto de parte de la ciudadanía, como también de las empresas reguladas, por ejemplo implementando el cobro por bolsas. Con esto se apunta a la reducción de su uso, que creemos puede andar en torno al 60%”, señala Nicolás Bar.

Este porcentaje coincide con el cálculo de las bolsas que se usan además para la basura, por lo que en este escenario el 100% de las bolsas se usarían como bolsas de basura.  “En otras palabras, la REP soluciona el problema de las bolsas plásticas”, estiman desde las empresas del plástico.

Por otro lado, hoy se usa aproximadamente un 10% de material reciclado en la fabricación de estas bolsas, pero con los incentivos que generará la REP podría aumentar fácilmente a un 30%. O sea, con la disminución de un 60% del uso de bolsas y el aumento de material reciclado en la fabricación, la cantidad de materia prima virgen usada se reduce en un 53%

Gobiernos locales

En julio de este año se dará inicio a la elaboración del documento borrador de los decretos de metas, y el procedimiento de elaboración del primer decreto comenzará recién en noviembre de 2017, para el caso de Envases y Embalajes, teniendo seis meses de plazo para ello. “Por lo tanto, debemos esperar el decreto supremo para saber si las bolsas plásticas serán consideradas o no. La comunidad reclama una regulación nacional de las bolsas plásticas. En todas las comunas donde se ha regulado el uso de las bolsas plásticas, los ciudadanos han estado a favor de esta iniciativa”, explica Eliana Moreno, socia y gerente comercial de Unibag, una de las primeras fábricas de bolsas ecológicas sin costura en Chile.

Cerca del 15% de las 346 comunas de Chile cuentan con ordenanzas o reglamentos municipales que incentivan la eliminación de bolsas plásticas en el comercio. Sin embargo, no pueden prohibirlo, debido a que en 2014, la Contraloría no respaldó la cruzada de los municipios por la eliminación de las bolsas plásticas como algo obligatorio, razón por la que comenzaron a barajarse alternativas como las biodegradables, compostables y reutilizables.

Por esta razón, los municipios y el sector privado se han enfocado en generar campañas de concientización para desincentivar su uso. Incluso, el MMA ha dictado seis normas INN que permiten distinguir diferentes tipos de bolsas, para que las ordenanzas municipales se puedan elaborar de forma más precisa y la industria los use como referencia en la fabricación de sus productos.

La comuna pionera fue Pucón, que con el argumento del turismo, en julio de 2013 realizó una consulta ciudadana, donde la mayoría de los vecinos estuvo de acuerdo con la eliminación de las bolsas. “No fue sencillo, considerando la gran población flotante producto del turismo que no estaba acostumbrada a esta práctica”, comenta Carlos Barra, alcalde de Pucón.

Hualpén, Santiago y Coyaique son otras comunas emblemáticas en cuanto a generar ordenanzas al respecto. Pero siempre desde el marco de la “recomendación” y “motivación”. No desde la prohibición. Por otro lado, en las últimas semanas, tanto la Municipalidad de Colina como la de Zapallar lanzaron campañas con el propósito de desincentivar el uso de bolsas plásticas. “Podría absolutamente incluirse como una subcategoría dentro de Envases y Embalajes, ya que en la Encuesta Nacional de Medio Ambiente el 88% de la gente manifestó estar de acuerdo con la restricción del uso de bolsas plásticas”, agrega Moreno, de Unibag, quienes ya trabajan con estos dos últimos municipios.

Por último Nicolás Bar concluye: “¿Para qué prohibir y complejizar aún más los instrumentos legales si ya tenemos el instrumento regulatorio que funciona y cuenta con el apoyo transversal?”