Un 80% de agua es posible reutilizar gracias a humedales construidos

Así lo confirmó el equipo de especialistas tras el proyecto ANID Sequía “Humedales depuradores: Reutilizando agua para la agricultura. Soluciones basadas en la naturaleza para mitigar la escasez de agua a lo largo de Chile” que fue liderado por el Centro de Humedales Río Cruces de la Universidad Austral de Chile, que entregó los primeros resultados en Chile de la eficiencia de este tipo de tecnología.

0
1777

Después de más de 18 meses de trabajo en que se evaluaron siete humedales depuradores distribuidos en las ciudades de Iquique, Quilpué, Curicó, Talca y Valdivia, el equipo tras el proyecto ANID Sequía “Humedales depuradores: Reutilizando agua para la agricultura. Soluciones basadas en la naturaleza para mitigar la escasez de agua a lo largo de Chile” dio los primeros resultados en un evento organizado en la Universidad de Playa Ancha, Valparaíso.

Dicha instancia permitió, además, conocer las experiencias de Estados Unidos y Dinamarca en esta temática, a través de las conferencias de la asesora científica de la Junta Estatal de Agua de California y docente de la Universidad de Florida, Dra. Nancy Denslow; y del académico del Departamento de Biociencias de la Universidad de Aarhus, Dinamarca, Dr. Carlos Arias.

El director ejecutivo del Centro de Humedales Río Cruces de la Universidad Austral de Chile (CEHUM) y del proyecto ANID Sequía, Ignacio Rodríguez; y el investigador de la Universidad Católica del Maule, Ismael Vera, fueron los encargados de dar a conocer las principales conclusiones de este proyecto, los primeros a nivel nacional en relación con la eficiencia del re-uso de agua a través de estas soluciones basadas en la naturaleza.

Principales conclusiones

Ambos investigadores demostraron con cifras concretas que los siete humedales depuradores logran recuperar alrededor del 80% de las aguas grises y negras que ingresan a éstos. En este proceso natural se lograron porcentajes de eliminación cercanos al 100% de contaminantes emergentes como cafeína, jabón o detergente, siendo además un impacto positivo en los ecosistemas acuáticos.

También se confirmó, según los valores de conductividad eléctrica en los efluentes, que es apta para el riego de todo tipo de cultivo, con excepción de la zona norte en que solo algunas hortalizas toleraron este parámetro.

“Tenemos agua que puede ser reutilizada, puede ser usada para riego y además protege la naturaleza. Creo que es una solución muy buena para la situación de escasez hídrica de Chile. Frente al cambio climático y la escasez de agua, la ingeniería jugó un rol muy importante, mezclada con la ecología y la interdisciplinariedad hizo que estos humedales limpien el agua antes de que llegue a la naturaleza manteniendo nuestro sistema natural, a la vez que limpiamos esta agua y la recuperamos para poder regar, lo que alivia mucho a la agricultura familiar campesina en Chile que lo está pasando muy mal”, detalló el Dr. Ignacio Rodríguez del CEHUM.

Otro de los aspectos positivos fue el uso de tecnología para medir las distintas variables meteorológicas y también el diseño e implementación a nivel local del “depuradata” que mide la calidad de los parámetros de agua que entran y salen del humedal depurador. En este sentido, el coordinador científico del CEHUM y parte del equipo de trabajo, Jorge Tomasevic destacó el trabajo de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Austral de Chile que desarrolló equipos paramétricos, similares a los comerciales, pero a menor costo, configurables y con la capacidad de almacenar los datos en tiempo real. 

Para la académica del Departamento de Ciencias de la Ingeniería para la Sostenibilidad de la Universidad de Playa Ancha y quien lideró los muestreos en el humedal de Colliguay, Dra. Marisol Belmonte, participar de esta iniciativa fue muy relevante sobre todo porque la formación de quienes estudian Ingeniería Civil Ambiental en la UPLA tiene que ver con conocer el territorio.

“Nosotros focalizamos la Ingeniería, una Ingeniería Aplicada pensando en solucionar problemas del territorio y dentro de ellos, se destaca, por ejemplo, el tema de la sequía donde es un problema real, concreto, por lo tanto el poder focalizar soluciones basadas en la naturaleza desde el ámbito ingenieril es parte de esa formación y de esa vinculación que tiene la Facultad de Ingeniería con el territorio”, relevó la académica UPLA.

Esa mirada social fue transversal en el proyecto, y dentro de los aspectos metodológicos, profesionales de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso junto a otro quipo UACh trabajan en una propuesta de lineamientos para la evaluación de este tipo de iniciativas considerando su cuantificación, valorización y datos de estudio, para su inclusión en iniciativas públicas.

Cabe destacar que en esta iniciativa participó la: Universidad Austral de Chile (UACh) a través del Centro de Humedales Río Cruces, la Universidad Arturo Prat en Iquique y su Centro de Investigación y Desarrollo en Recursos Hídricos (CIDERH), la U. de Playa Ancha, la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (Región de Valparaíso), y la U. Católica del Maule (Región del Maule).

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí