Presentan informes que revelan el impacto de las lluvias que afectaron el centro sur del país este invierno

El Centro de Investigación para la Gestión Integrada del Riesgo de Desastres (CIGIDEN) presentó los resultados de dos informes multidisciplinarios que también recogen la experiencia de las comunidades y su percepción en torno a la gestión del riesgo ante los desastres.

0
676

Investigadores, académicos y estudiantes de doctorado del Centro de Investigación para la Gestión Integrada del Riesgo de Desastres (Cigiden), presentaron los resultados de dos informes elaborados posterior a las intensas lluvias que afectaron la zona centro sur del país. Los expertos se refirieron a los cambios geomorfológicos, datos hidrográficos, daños en la red vial, inundaciones y activación de deslizamientos sufridos en las cuencas de los ríos Maule, Mataquito y Maipo. 

Asimismo, los informes recogen la experiencia de las comunidades y su percepción en torno a la gestión del riesgo de este desastre que afectó principalmente, a las comunas rurales en la región del Maule. 

A juicio del director ejecutivo de Cigiden, Stefan Vogel, la Gestión del Riesgo de Desastres es un tema complejo que necesita de una mirada holística, por lo que “la misión del centro es generar conocimiento interdisciplinario”, dijo. Asimismo, agregó que los informes postdesastre buscan aportar los procesos en torno a todo el ciclo de la emergencia. 

Inundaciones fueron diferentes en la Región del Maule

Rodrigo Cienfuegos, investigador de Cigiden, enfatizó el valor que tiene poder sistematizar los datos recogidos desde diversas disciplinas, junto a las experiencias que ocurren en estos eventos y cuyos resultados “se transforman en aprendizajes y en la posibilidad de comunicar este contenido científico a las comunidades y a las instituciones a cargo de la respuesta, la planificación y la reducción del riesgo de desastres”, dijo. 

Por su parte, el académico del Departamento de Ingeniería Hidráulica y Ambiental UC, director de CEDEUS e investigador Cigiden, Jorge Gironás, se refirió al impacto de las lluvias e inundaciones en la Cuenca del Río Mataquito y Río Maule, con un análisis a los datos obtenidos de las estaciones pluviométricas e imágenes satelitales entregadas por Agencia Aeroespacial Alemana (DLR), para las lluvias de junio y agosto, respectivamente. 

Este análisis evidencia que la primera inundación de junio de 2023 el desborde del río llegó de manera violenta y tardía, mientras que en agosto, esto ocurrió de manera más gradual. 

“Lo que vemos es que ambas crecidas tuvieron una magnitud significativa y  superaron un periodo de retorno de 50 años, 100 años o más. Haber tenido dos de estos eventos hidrometereológicos en un corto lapsus de tiempo, nos permite hacer un análisis comparativo bastante interesante, sin embargo, no existe un registro fiable, debido a la falla de las estaciones pluviométricas en ambos eventos”, señaló el hidrólogo. 

Daños percibidos por la comunidad 

Para conocer y entender cuál fue la respuesta de las autoridades locales y las comunidades -previo y durante  la emergencia- expertos de CIGIDEN aplicaron encuestas y entrevistas a diversos actores sociales durante el terreno posdesastre en Licantén. 

La socióloga e investigadora de CIGIDEN, Katherine Campos, hizo hincapié en la importancia del automonitoreo por parte de la comunidad frente a la crecida del caudal, puesto que no recibieron la alerta SAE y tampoco tenían  noción de lo que ocurría “aguas arriba”. 

Además, el grupo experto de CIGIDEN identificó que el ”daño físico” generado por las inundaciones, tiene relación con la vivienda, enseres del hogar y espacios que le rodean como el patio de la casa. También se evidencia otro tipo de daño relacionado a la pérdida del empleo y pérdida de animales, es decir, aquel daño que afecta los medios de subsistencia.

Las y los expertos también plantean el daño psicológico y emocional “que tiene que ver con el impacto directo de haber vivido un desastre, junto a la pérdida de objetos con valor emocional, como fotografías, por ejemplo” explicó Campos.  

Aluviones son la principal amenaza para la red vial 

Para entender el impacto de las intensas precipitaciones de junio en la cuenca alta del Río Maipo se revisaron los registros de emergencia que recopila el Ministerio de Obras Públicas. Con esta información, se logró categorizar la gravedad de la emergencia, junto a la operatividad de la red. 

En efecto, ya en 2021, el equipo de expertas y expertos de CIGIDEN, había revisado algunos de los puntos de afectación mencionados en el informe postdesastre y donde identificaron que la principal amenaza a la que se exponía la red vial era el desarrollo de aluviones. 

“Lo que estamos trabajando, tiene que ver con la altura de los aluviones y sus flujos. Queremos representar la fragilidad de la red vial ante los fenómenos aluvionales que serían perpendiculares y paralelos a las calzadas”, explicó el ingeniero civil UC e investigador CIGIDEN, Manuel Contreras.

Para conocer más sobre los informes postdesastre te invitamos a revivir esta presentación acá.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí