Ley de Riego: Terram pide que se consideren factores socioambientales y se proteja la pequeña agricultura

En el marco de la modificación y prórroga de la Ley Nº18.450 de Fomento al Riego, Fundación Terram busca contribuir mediante un documento que reflexiona sobre la necesidad de robustecer y complementar dicha Ley con factores sociales y ambientales que se asemejen al Chile actual.

Desde marzo del 2021, con suma urgencia, la Comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados está tramitando un proyecto de ley que busca prorrogar por 12 años la vigencia de la Ley de Fomento al Riego. En este contexto, el “Análisis de la Ley Nº18.450 que Subsidia Obras Privadas de Riego (2010-2020)“, lanzado por Fundación Terram propone modificar y robustecer la ley, con el fin de considerar los factores sociales y ambientales que influyen en materia de riego en Chile. Es decir, el cambio climático, altas temperaturas, escasez hídrica, menores precipitaciones, la degradación de los ecosistemas, entre otras.

En este sentido, se vuelve urgente que en la discusión del proyecto de ley se incorporen criterios relacionados con el fomento y la protección de la producción agrícola de pequeña escala y destinada al consumo interno, con el objetivo de cuidar de la seguridad y de la soberanía alimentaria. Lo anterior debido a que, el modelo agroexportador impulsado por la ley de riego actual afecta gravemente la seguridad y soberanía alimentaria, así como la de los ecosistemas.

Cabe destacar que la importancia del rol que el sector agrícola puede cumplir en disminuir la escasez hídrica, tanto para el consumo humano como para la conservación de los ecosistemas, en vista de que utiliza aproximadamente el 80% de los derechos consuntivos de agua.

Al respecto, Fernanda Miranda, geógrafa de Fundación Terram y autora del documento, comentó que, “es preocupante ver que tanto el proyecto de ley presentado por el gobierno, como el debate sostenido hasta ahora en la Comisión de Agricultura de la Cámara, no ha incorporado un tema central, y es que esta ley debe fomentar una producción agrícola diversificada, destinada al consumo interno y con el menor impacto ambiental posible”.

Al finalizar el documento, la autora presenta una serie de propuestas para el proyecto de ley con la finalidad de adecuarlo al actual escenario de desertificación, sequía y escasez hídrica, y de garantizar la seguridad y de la soberanía alimentaria en el país, incorporando nuevos factores de puntaje para adjudicarse los subsidios, tales como el destino de la producción; el tipo de cultivo; la huella hídrica generada, así como tipos de producción o métodos de cultivos.

Revisa o descarga el documento.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí