Las barreras de Chile para la implementación ambiciosa de sus Contribuciones Determinadas a nivel Nacional (NDC)

Chile corre el riesgo de tener un desempeño deficiente en sus próximos esfuerzos de implementación de NDC, minando así su reputación y liderazgo, a menos que estas barreras se aborden de manera decisiva en el contexto del Global Stocktake 2023(GST), en el marco de la COP28.

0
570

Chile enfrenta barreras políticas, sociales y económicas que limitan una acción climática ambiciosa y la implementación de sus Contribuciones Nacionalmente Determinadas (NDCs) actualizadas en virtud del Acuerdo de París. En este artículo se analizan los avances de Chile y las brechas persistentes en las dimensiones de las NDC: mitigación, adaptación y medios de implementación. La revisión de las políticas, inversiones y capacidades institucionales actuales muestra importantes desafíos, incluidos costos de transición, brechas de participación y falta de sistemas de seguimiento robustos. Se necesitan medidas específicas y urgentes que fortalezcan la coordinación interministerial, la movilización de financiamiento para proyectos locales de adaptación y monitorear los impactos multidimensionales en territorios vulnerables. Chile corre el riesgo de tener un desempeño deficiente en sus próximos esfuerzos de implementación de NDC, minando así su reputación y liderazgo, a menos que estas barreras se aborden de manera decisiva en el contexto del Global Stocktake 2023(GST), en el marco de la COP28.

Mauricio Lorca, consultor en temas hídricos

Introducción

En virtud del Acuerdo de París, Chile actualizó su Contribución Determinada a Nivel Nacional (NDC), estableciendo un ambicioso objetivo de carbono neutralidad para el 2050, junto con objetivos intermedios de reducción de gases de efecto invernadero (GEI) y adaptación para el 2030 (1).  Chile ha sido considerado un líder climático regional debido a la implementación temprana de instrumentos de fijación de precio del carbono, subastas de energía renovable y legislación sobre cambio climático (2). Sin embargo, a medida que comienza el período de implementación de las NDC de 2023, Chile enfrenta barreras políticas, sociales y económicas que limitan una acción climática más rápida y ambiciosa en las dimensiones de mitigación, adaptación y medios de implementación de las NDC.

Metodología

Se pretende realizar una evaluación del progreso y las brechas de las NDC de Chile, identificando desafíos clave relacionados con los costos de transición para los sectores intensivos en carbono (3), brechas en la participación de múltiples actores y la descentralización (4) y la falta de un sistema robusto de seguimiento y verificación, especialmente en lo relacionado con adaptación (5). Se requieren medidas específicas para fortalecer la coordinación interministerial, aumentar la creación de capacidades subnacionales y el financiamiento de proyectos locales, al mismo tiempo que desarrollar plataformas unificadas para rastrear el progreso multidimensional de las NDC en todos los territorios y grupos sociales. De lo contrario, Chile corre el riesgo de tener un desempeño mediocre en sus próximos esfuerzos de implementación de NDC.

Al revisar instrumentos como el Plan de Acción Nacional contra el Cambio Climático, el Plan Nacional de Adaptación y las estrategias sectoriales de descarbonización; así como evaluaciones independientes actuales del progreso de las NDC de centros de investigación y organizaciones de la sociedad civil (6) (7), se observan tres dimensiones centrales: objetivos y políticas de mitigación, objetivos e iniciativas de adaptación y medios de implementación que abarcan mecanismos de gobernanza, instrumentos de políticas, procesos de participación, sistemas de monitoreo y flujos de inversión.

Resultados

Mitigación: Brechas en la gestión de la transición económica

Aunque Chile ha logrado avances significativos en el crecimiento de la participación de las energías renovables y ahora apunta a eliminar gradualmente la energía basada en carbón para 2040 (8), los planes de descarbonización para sectores clave como la minería, la silvicultura y la industria no abordan en detalle las transiciones de la fuerza laboral y el reemplazo de la producción económica reducida en las regiones afectadas (9), aumentado las tensiones políticas y los riesgos para su implementación. Por otro lado, los mecanismos de mercado que incentivan una mitigación costo-efectiva, permiten evitar recortes de emisiones y sus consecuencias en el desarrollo económico para lograr los 1,5°C comprometidos.

Adaptación: enfoques centralizados y centrados en la tecnología

El componente de adaptación de la NDC de Chile se centra en los recursos hídricos dadas las presiones extremas sobre los recursos naturales en general.  Sin embargo, los críticos señalan que el diseño de políticas y el financiamiento altamente tecnocráticos y centralizados son una barrera clave (10)(11). La sequía extrema sin precedentes desde 2019 ha revelado las vulnerabilidades locales, que superan las medidas de adaptación administrativa y de infraestructura del estado (12). La participación en la formulación de políticas y la asignación de recursos sigue siendo limitada para las comunidades rurales, los grupos indígenas y las mujeres con mayor riesgo climático.

Medios de implementación: coordinación débil y datos escasos

En el entorno institucional de Chile falta una coordinación interministerial más sólida y continua, plataformas de participación de partes interesadas subnacionales para dirigir los paquetes de políticas de NDC y sistemas unificados para rastrear el progreso de la adaptación (13) (14). Esto dificulta la planificación integrada y la asignación de recursos alineada con los objetivos multidimensionales de la NDC. El seguimiento y la presentación de informes se centran en los indicadores de descarbonización, aunque se mantienen importantes lagunas de datos e información para la adaptación a escalas locales (15).

Para discusión

Para abordar la ambiciosa NDC de Chile se requiere que se aborden decisivamente las barreras económicas, políticas y sociales, identificadas en las dimensiones antes revisadas, aprovechando los vínculos entre ellas. La falta de planes de transición implica el riesgo no sólo de intensificar los conflictos, sino también de reducir la viabilidad de objetivos ambiciosos de mitigación.

Una gobernanza centralizada para abordar la adaptación limita la participación de sectores prioritarios y un financiamiento adaptado a las diversas necesidades territoriales.  La débil coordinación interinstitucional y los sistemas de Monitoreo Reporte y Verificación (MRV) también limitan la implementación multidimensional de las NDC.  Chile ha demostrado liderazgo regional con una política climática visionaria, pero ahora debe abordar estas brechas a través de medidas integrales que se ajusten a su contexto social, económico y ambiental.

Recomendaciones de política

Se destacan tres áreas prioritarias de acción:

  1. Planes de transición gestionados con estrategias detalladas de diversificación productiva, esquemas de protección social y paquetes de inversión negociados a través del diálogo social tripartito entre el gobierno, los trabajadores y las empresas.
  2. Plataformas de adaptación descentralizadas para soluciones identificadas localmente que cubran agua, agricultura, silvicultura, infraestructura y salud, accediendo a financiamiento climático subnacional específico.
  3. Monitoreo unificado del progreso de las NDC en todas las agencias estatales a través de sistemas MRV vinculados y monitoreo participativo con grupos vulnerables al clima.

En conclusión

Chile ha mostrado un compromiso visionario a través de los objetivos climáticos plasmados en su NDC, posicionándose como referente de ambición y liderazgo climático latinoamericano. No obstante, la materialización efectiva de estas metas enfrenta aún múltiples obstáculos políticos, técnicos y financieros, tanto a nivel sectorial como territorial.

Si bien existen avances parciales principalmente en mitigación, persisten vacíos críticos en descentralización de políticas climáticas, participación sustantiva de actores vulnerables, coordinación institucional, sistemas de monitoreo robustos y financiamiento específico a iniciativas locales de adaptación.

De cara al periodo crítico de implementación 2023-2025 y al proceso de revisión internacional del Global Stocktake, resulta primordial que Chile aborde estas barreras de forma decisiva y coordinada. Esto requerirá reformas focalizadas para garantizar una gobernanza climática inclusiva y multinivel, junto a la movilización de recursos de financiamiento suficientes y seguros, que permitan acelerar la acción climática integral en concordancia con la emergencia ambiental que enfrentamos producto del cambio climático y la sequía.

Referencias

1. Gobierno de Chile. 2020. Chile’s Nationally Determined Contribution. UNFCCC. 

2. Climate Action Tracker. 2020. Chile. Climate Analytics, NewClimate Institute.

3. Baranzini et al. 2017. Carbon pricing in climate policy: seven reasons, complementary instruments, and political economy considerations. Wiley Interdisciplinary Reviews: Climate Change.

4. Aylett, A. 2015. Institutionalizing the urban governance of climate change adaptation: Results of an international survey. Urban Climate.

5. Ford, J.D. et al. 2015. Adaptation tracking for a post-2015 climate agreement. Nature Climate Change.

6. Climate Action Tracker. 2022. Assessment of Chile’s updated NDC and policy projections.

7. Dirección de Cambio Climático. 2020. Plan de Acción Nacional de Cambio Climático 2017-2022. Ministerio del Medio Ambiente.

8. Ministerio de Energía. 2018. Ruta Energética 2018-2022. Gobierno de Chile.

9. Bárcena et al. 2020. The climate emergency in Latin America and the Caribbean: the path ahead – resignation or action? ECLAC.

10. Yáñez, E. et al. 2021. Science-policy interfaces in Latin America: Case study on the role of boundary organizations in climate change adaptation. Climate Services.

11. Dagsson-Waldhauserova, P. 2021. Climate Change Adaptation in Latin American Agriculture. IDB.

12. Boisier, J.P. et al. 2022. The Megadrought in Central Chile: Impacts, Challenges and Solutions Facing Extreme Climate Change. Water.

13. Averchenkova, A. et al. 2022. Chile’s path to COP27. Explanatory note. Grantham Research Institute on Climate Change and the Environment.

14. PNUD. 2022. Análisis de gobernanza de los instrumentos de gestión de recursos hídricos de Chile. 

15. Hervé-Mignucci, M. et al. 2022. Tracking Climate Commitments: Introducing the World Bank Group Climate Change Action Plan Monitor. World Bank.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí