Investigan impactos del calentamiento global en suelos de la Antártica

El continente blanco es el lugar ideal para estudiar la formación de los suelos, debido a la baja influencia humana y al retroceso de glaciares.

0
244

El calentamiento global tiene múltiples repercusiones en el medio ambiente como el derretimiento de glaciares, escasez de agua dulce, temperaturas más cálidas, extinción de especies, entre otras. Uno de los efectos menos conocidos es el estudiado por el Dr. Francisco Matus Baeza de la Universidad de La Frontera (UFRO), sobre la repercusión de las altas temperaturas en la formación de los suelos.

 El Dr. Matus Baeza lidera un proyecto, financiado por el Instituto Antártico Chileno (INACH), con el objetivo de demostrar que el incremento de la temperatura en la Antártica aumenta la frecuencia e intensidad de la descomposición de los reservorios de carbono orgánico del suelo, liberado como CO2, en desmedro de la formación del suelo.

Su equipo está formado por Francisco Nájera, investigador del Laboratorio de Conservación y Dinámica de Suelos Volcánicos de la UFRO, y de la Facultad de Ciencias Agronómicas de la Universidad de Chile; Valentina González, estudiante de Recursos Naturales UFRO y el Profesor Yakov Kuzyakov, científico de las Ciencias del Suelo de la Universidad de Göttingen, Alemania, especializado en los procesos bióticos y abióticos que inciden en su formación.

Con respecto a la importancia de la Antártica para el desarrollo del estudio, Nájera explica: “Aquí hay una baja influencia antrópica (humana), es decir, son ecosistemas prístinos que representan las condiciones iniciales de la formación de los suelos a partir del retroceso de los glaciares, tales como el efecto de la temperatura que opera directamente sobre las rocas. Luego, a través de la sucesión ecológica de organismos como líquenes, musgos, plantas y microorganismos, se generan las condiciones apropiadas para su formación”.

Kuzyakov añade que, “la Antártica es un lugar como no hay otros en el mundo, es único, porque aquí el suelo está comenzando a ser formado. En la mayoría de los lugares, el suelo ya se formó hace cientos de miles de años y hoy sufre las consecuencias de una degradación severa. Aquí podemos ver cuán rápido o lento el suelo se forma. En resumen, estamos investigando las etapas iniciales de este proceso, porque teniendo este conocimiento podríamos mitigar la degradación de los mismos a causa de la presión del ser humano”.

Investigaciones en la Antártica

En su primera expedición, el equipo recorrió la península Antártica muestreando diferentes tipos de suelos. Se obtuvo información biológica, química y también algunos componentes físicos, sin embargo, lo más importante fue detectar el carbono presente, para comprobar si está asociado a los contenidos de minerales o se encuentra únicamente en las capas superiores de suelo.

En esta segunda temporada, “recorrimos los mismos sitios, pero también visitamos nuevos lugares para hacer comparaciones entre suelos de mayor o menor altitud dentro del paisaje o más cerca o más lejos del glaciar, y cómo estas diferencias inciden en los procesos de formación y la capa denominada permafrost”, comenta Nájera. El permafrost es una capa congelada del suelo en profundidad con funciones importantes como preservar el carbono y otros nutrientes. Si dicha capa se pierde por efecto del calentamiento global, sería un indicio grave de degradación del ecosistema.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí