Iniciativa de descontaminación atmosférica busca avanzar hacia un transporte urbano más limpio

Se trata de la segunda etapa del programa Clima y Aire Limpio en Ciudades de América Latina- Plus (CALAC+) que busca impulsar políticas públicas que desarrollen un transporte público limpio en las ciudades de Santiago, Bogotá, Lima y Ciudad

0
659

Con el fin de apoyar la descontaminación del aire en Chile, autoridades del Ministerio del Medio Ambiente, de la Agencia Chilena de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AGCID) y de la Embajada de Suiza en Chile, lanzaron la segunda etapa del Programa Clima y Aire Limpio en Ciudades de América Latina-Plus (CALAC+), desarrollada desde el 2018 en Santiago, Lima, Bogotá y Ciudad de México.

La iniciativa tiene por objetivo reducir la polución atmosférica, proteger la salud humana y mitigar el cambio climático, mediante el despliegue de una flota de transporte público y maquinaria fuera de ruta más eficiente y baja en emisiones de carbono negro y gases de efecto invernadero, a través del financiamiento en tecnología para proyectos.

En esta segunda etapa se busca fortalecer las capacidades y proveer asistencia técnica a los ministerios de Medio Ambiente, Transportes y Obras Públicas, para la elaboración e implementación de normas de emisión, la implementación de filtros de partículas en maquinaria, apoyar el desarrollo de pilotos de buses eléctricos en regiones y la elaboración de estudios para tener buses a hidrógeno verde en Santiago.

Cabe destacar que, en una primera fase, el programa ha realizado un estudio de análisis de ciclo de vida a los buses eléctricos que circulan por Santiago, y ha apoyado la elaboración del estudio de impactos económicos y sociales para la norma de medición de partículas. En el caso de la maquinaria fuera de ruta, se ha actualizado el inventario nacional y asistido técnicamente al Ministerio de Obras Públicas en la implementación de filtros en su maquinaria propia.

Por lo mismo, es que CALAC+ concentra su trabajo en tres ejes principales. El primero, busca avanzar hacia un transporte urbano más limpio (introducción de buses eléctricos, a hidrógeno verde, etc.) El segundo, busca apoyar el desarrollo de políticas públicas para una reducción significativa de partículas ultrafinas, carbono negro y gases de efecto invernadero de maquinaria fuera de ruta (sectores de construcción e industria). Y el tercer eje, busca compartir a nivel regional y global, experiencias sistematizadas sobre políticas públicas, acciones y tecnologías rentables, buenas prácticas y lecciones aprendidas que permitan reducir el consumo de combustible, la contaminación del aire y las emisiones de carbono en el contexto urbano.

“Como gobierno queremos mejorar la calidad de vida de las personas. Impulsar un transporte urbano limpio, a través de la electromovilidad u otras tecnologías, permitirá que nuestras ciudades disminuyan sus niveles de ruido y bajen sus emisiones de contaminantes locales. Pero también  la electromovilidad nos ayudará a reducir emisiones de gases de efecto invernadero, necesario para que Chile sea carbono neutral a más tardar el 2050. Además, este proyecto pone énfasis en las regiones, lo que promoverá que la transición sea justa, porque los beneficios de este cambio no pueden concentrarse solo en Santiago”, sostuvo la ministra del Medio Ambiente, Maisa Rojas. 

El programa es financiado por la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación (COSUDE) y contará con una inversión total en Chile de $786.000 francos suizos (US$800.000 aproximadamente), repartidos desde 2022 a 2025. 

Al respecto, el embajador designado de Suiza en Chile, recordó que Suiza tiene una larga tradición en la cooperación medioambiental y climática. “Nos comprometemos desde esta Embajada a facilitar espacios de intercambio técnico y de colaboración para enfrentar el cambio climático. La cooperación suiza – COSUDE, está presente en Chile desde hace más de 60 años y esta nueva fase del programa se enmarca en las buenas relaciones bilaterales entre Chile y Suiza, en los ámbitos medioambiental y climático, que se reafirmaron con la firma de dos Memorándum de Entendimiento en 2015”, manifestó. 

Por su parte, el director ejecutivo (S) de AGCID, enfatizó en la importancia que tendrá este programa para continuar impulsando la electromovilidad en el país. “Estamos muy satisfechos y contentos de iniciar una segunda fase de este Programa que apunta al futuro, la posibilidad de traer más buses eléctricos o generar mejores políticas públicas, nos ayudan a tener ciudades más sustentables y descontaminadas”, finalizó.

En la última década, la cooperación Chile-Suiza se ha desarrollado principalmente en temas de eficiencia energética, gestión corporativa del agua, jóvenes y acción climática, y descontaminación atmosférica.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí