Proyecto Pozos de Cerro Negro – Lo Mena de Aguas Andinas reforzará suministro hídrico en zona sur de Santiago

La iniciativa de Aguas Andinas asegurará el suministro a más de 400 mil habitantes de las comunas de San Bernardo, Puente Alto, La Pintana y El Bosque.

0
301

Entre las diversas obras que se desarrollan para enfrentar la extrema escasez hídrica, Aguas Andinas próximamente pondrá en funcionamiento el proyecto de Pozos Cerro Negro – Lo Mena, los que con su operación robustecerán el suministro de la zona sur de Santiago. Por esto, hoy la gerenta general de Aguas Andinas, Marta Colet, el ministro de Obras Públicas, Juan Carlos García y el gobernador regional, Claudio Orrego, visitaron la puesta en marcha de ocho de los 14 Pozos Cerro Negro – Lo Mena, en la comuna de San Bernardo.

“Estos son 14 pozos que aportarán un caudal de 1.500 l/s a la red de agua potable, los que reforzarán el suministro para 400 mil personas de Puente Alto, La Pintana, San Bernardo y El Bosque. Además, permitirán enfrentar eventos de turbiedad y escasez en el río Maipo, sin interrumpir el abastecimiento”, expresó el ministro de Obras Públicas, Juan Carlos García.

Actualmente, el proyecto cuenta con 99% de avance, donde ocho pozos se encuentran en operación, los que están abasteciendo parcialmente el sector de Cerro Negro. Solo falta la puesta en marcha de la planta elevadora y la impulsión hacia Lo Mena.

El director de planificación de Aguas Andinas, Cristián Schwerter, explicó que este proyecto considera 14 pozos de extracción de agua subterránea que tienen una profundidad de 300 metros cada uno (similar al tamaño del Costanera Center), un estanque de almacenamiento de 20.000 m3, una planta elevadora y redes de interconexión necesarias para poner en marcha las obras. “Estamos haciendo todos los esfuerzos de infraestructura e inversiones necesarios para enfrentar el complejo contexto de sequía y lo seguiremos haciendo. Para comprender la magnitud de la construcción de estos pozos, podemos señalar que se utilizó la misma máquina perforadora que se ocupó para rescatar a los mineros de la mina San José (T-130). El sistema operará automáticamente con supervisión remota a través de una aducción hacia los sectores de San Bernardo y El Bosque; mientras que, para abastecer el sector de Lo Mena en Puente Alto, y parte del sector sur de la Pintana, se requieren una planta elevadora e impulsión para mantener un abastecimiento de agua seguro y con una presión estable”, añadió el directivo.

Asimismo, agregó que “la profunda crisis hídrica que vive el país nos exige dar soluciones rápidas y, en ese sentido, comenzamos la construcción de esta iniciativa en agosto de 2020 bajo modalidad ‘fast track’, superponiendo actividades de diseño, suministro de tuberías y equipos, y contratos de construcción entre otras, de manera de contar en el menor plazo posible con nueva infraestructura para enfrentar los efectos de la emergencia climática”.

Por otro lado, el gobernador de la Región Metropolitana, Claudio Orrego, señaló que las obras significan un gran avance para enfrentar la sequía, pero sigue siendo necesario el esfuerzo de todos para adaptarnos al cambio climático. “Estos nuevos pozos aumentan la seguridad hídrica de la ciudad, sobre todo en cuatro comunas de la zona sur. Sin embargo, no debemos cantar victoria antes de tiempo. La amenaza del cambio climático no se resuelve sólo con nuevas obras o algunas lluvias, necesitamos cambios profundos en la forma en que nos relacionamos con el agua, trabajando en todos los frentes para asegurar su disponibilidad en Santiago”, agregó.

Alternativas para enfrentar la sequía

Aguas Andinas cuenta con un plan de inversiones de cerca de US$ 300 millones en soluciones para enfrentar el cambio climático, de los cuales varios se encuentran en ejecución. Junto a los nuevos pozos de Cerro Negro – Lo Mena próximamente entrarán en operación la modernización y ampliación de la nueva Planta Padre Hurtado y el Estanque Bicentenario en Vitacura, así como diversos acuerdos colaborativos en la cuenca para asegurar el abastecimiento de agua potable. Además, para el futuro la empresa de servicios medioambientales está desarrollando un proyecto de reúso de las aguas residuales depuradas en la biofactoría Mapocho-Trebal (Padre Hurtado), lo que permitirá contar con más agua para Santiago.

Lo anterior, mediante un ducto de alrededor de 35 km que transportará agua depurada hasta los regantes del río Maipo para uso agrícola, quienes liberarán directamente del río la cantidad de agua equivalente para producir agua potable. Esta obra, esencial para la resiliencia hídrica de la capital, será un gran salto de adaptación, permitiendo contar con 3 m3/s de agua adicionales, aumentando considerablemente la robustez del sistema de producción y distribución.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí