Patricio Segura y Arístides Benavente debaten sobre el modelo para la protección efectiva del medio ambiente

En el sexto capítulo de La Década del Cambio, tanto el activista socioambiental como el empresario mostraron sus cartas de cara a la elección por el Distrito 27, que agrupa las comunas de Aysén, Chile Chico, Cisnes, Cochrane, Coihaique, Guaitecas, Lago Verde, O'Higgins, Río Ibáñez y Tortel.

0
401

Conocer las posturas y propuestas de los candidatos a la Convención Constituyente ha sido el objetivo de la segunda temporada de La Década del Cambio, podcast de Codexverde y que es apoyado por la Facultad de Comunicaciones y Artes de UDLACyclo y Landskap.

De ese modo, en capítulos anteriores, escuchamos a Hernán Ramírez y José Antonio Valenzuela (Distrito 6 de la Región de Valparaíso); Sara Larraín y Cristóbal Bellolio, (Distrito 11 de la Región Metropolitana); Diego Riveaux y Catalina Lagos (Distrito 10 de la Región Metropolitana); y de Gabriela Parot y Felipe Sepúlveda (Distrito 5 de la Región de Coquimbo).

En tanto, en el sexto capítulo nos trasladamos virtualmente hacia la Región de Aysén, para conversar con dos candidatos a la Convención Constituyente: Patricio Segura y Arístides Benavente. Ambos buscan representar al Distrito 27, compuesto por las comunas de Aysén, Chile Chico, Cisnes, Cochrane, Coihaique, Guaitecas, Lago Verde, O’Higgins, Río Ibáñez y Tortel.

Segura es periodista y activista socio ambiental, es candidato independiente apoyado por la lista “A Pulso, por el buen vivir”. En tanto, Benavente es  ingeniero civil industrial y empresario, fundador y presidente de Komax. Se presenta como candidato independiente, con un cupo en Vamos por Chile.

Sobre las razones por las cuales quieren ser constituyentes, Segura comentó que la lista “A Pulso, por el buen vivir” nace de la deliberación de las asambleas y cabildos que se hicieron en la Región de Aysén, donde fui designado como candidato junto a otros representantes y voceros (…) Esta no es una aventura personal, sino que es un trabajo colectivo, donde lo que importa es el programa, y no los nombres. Esa es la mirada que queremos llevar a la Constitución; la deliberación colectiva, que es lo que le falta a este modelo de sociedad, que se ha construido desde el individualismo y competencia.

Sobre la misma pregunta, Benavente indicó que “estoy hace mucho tiempo impulsando los cambios desde mi ámbito, que es la empresa. Vengo insistiendo en que no podemos seguir solo con una mirada hacia dentro, tan preocupados por rentabilidades y utilidades. Tenemos que mirar para afuera y preocuparnos de las personas, las comunidades y la protección de la naturaleza. Quiero que en la Constitución se destaque que la relación entre personas, naturaleza y el emprendimiento debe ser armoniosa (…) Es muy importante que la Constitución se actualice mirando al Chile del futuro, considerando nuestras diferencias. Para ello, necesitamos una nueva forma de hacer política, dejando intereses personales y las trincheras”.

En cuanto al rol histórico que han tenido los empresarios en torno a ciertas problemáticas que afectan algunos territorios de Chile, como la escasez hídrica y la contaminación, el candidato de Vamos por Chile señaló que “si bien es cierto que ha habido empresarios que aún no han entendido sobre el respeto que debe existir por la naturaleza, yo estoy muy orgulloso del sector privado por las innovaciones que se están realizando para proteger al medio ambiente, como, por ejemplo, lo que ha pasado con el desarrollo del hidrógeno verde en Magallanes (…) Esa descontaminación que ayudaría a combatir el cambio climático es producto del crecimiento, de la innovación. Soy un convencido que sin crecimiento no hay nada, no hay protección del medio ambiente”.

Por su parte, Patricio Segura contrastó la opinión de Benavente, afirmando que “cuando se pinta un lindo país, con soluciones tecnológicas, yo digo que le preguntemos si piensa lo mismo la gente de Mejillones, Petorca, Puchuncaví y Chiloé. La destrucción del bosque nativo del sur, por ejemplo, se debe principalmente por un modelo forestal impulsado por las empresas Arauco y Mininco. Tenemos también el caso de lo que pasó en Alto Bio Bío con la hidroeléctrica de Endesa, donde no solamente hubo destrucción ambiental, sino que también cultural (…) Porque nosotros también amamos a nuestro país queremos que existan cambios que sean profundos, estableciendo un modelo donde se garanticen los derechos sociales”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí