Mi camino a la carbono neutralidad

Muchos se obsesionan, a veces, en busca del peso ideal, sobre todo, cuando se acerca la época de verano. Tener un peso controlado y una buena dieta sumado a ejercicios trae salud y bienestar. ¿Pero has pensado que trae disminuir y/o compensar tu huella de carbono? Trae salud y bienestar también: a ti, a mi, al planeta.

0
632

Muchos quizás se preguntan si un ser humano puede ser carbono neutral, o solo es una acción que pueden realizar las empresas. Todos los seres que pisamos este planeta dejamos una huella. De hecho, solo al respirar ya la estamos dejando. Ahora, la pregunta es, ¿Cuál es tu huella? ¿La has medido? ¿Puedes trabajarla?

Muchos se obsesionan, a veces, en busca del peso ideal, sobre todo, cuando se acerca la época de verano. Tener un peso controlado y una buena dieta sumado a ejercicios trae salud y bienestar. ¿Pero has pensado que trae disminuir y/o compensar tu huella de carbono? Trae salud y bienestar también: a ti, a mi, al planeta.

Las grandes emisiones de gases de efecto invernadero de origen antropogénico, es decir, por la mano del hombre, han provocado este calentamiento global que hoy en día se traduce en un cambio climático agresivo que hoy los invito a llamar “crisis climática”. ¿Por qué? Porque tiene un nivel de urgencia muy importante y porque es un cambio climático provocado por el ser humano.

Por lo anterior, urge cambiar nuestros hábitos. Créanme que no es fácil pero se puede, sí se puede. Yo me siento un hijo del plástico, ya que en mi niñez comenzó esta transformación de lo reutilizable a lo desechable, y esta maldita cultura del comprar, consumir y desechar, indiscriminadamente. Hoy podemos pensar, repensar, comprar, consumir y, lo que sobre, quizás reparar, reusar o reciclar. El reciclar es hasta entretenido, es una actividad que puedes hacer en familia: aplastar, separar, lavar, clasificar y preparar los residuos para que sean retirados  de tu casa o tu mismo llevarlos al punto limpio más cercano. Esto ya lo vengo realizando hace unos seis años.

Luego, llegó la pandemia y nos dimos cuenta lo pequeños que somos. Esta raza humana que vive mirándose el ombligo y se cree superior a todas, estaba entre la espada y la pared, y por un virus que tal vez es más inteligente que ella misma. ¡Este fue el momento del click final! y darme cuenta cuál era realmente el propósito de mi vida:  aportar mediante la comunicación y el enseñar prácticas sustentables porque soy un convencido que le podemos doblar la mano a la crisis climática.

Durante las tediosas cuarentenas del 2020 comencé a compostar con una maravillosa vermicompostera con lombrices californianas. ¡Qué acto más maravilloso es devolverle a la tierra lo que ella misma te dio! Aristóteles decía que las lombrices son el intestino de la tierra, y ¡pucha que tenía razón! Luego llegó un pequeño huerto de hierbas medicinales, un deshidratador de frutas, etc.

El 2021 llegó la alarma de ese posible y temido racionamiento hídrico para este año. ¿Será posible? ¡Claro que sí! si este invierno sigue siendo tan paupérrimo en cuanto a lluvias y nieve en la zona central, como lo fue el del 2021.  Entonces chao palta, me fascina, pero no. En mi casa no se come más palta hace ya casi un año porque sabemos que en su crecimiento su consumo hídrico es enorme. ¡Me encanta el pasto! ¿A quién no le gusta tirarse a dormir una siesta en el pasto? ¡Pero no! El pasto consume seis litros de agua por metro cuadrado diariamente. Entonces transformé el 70% de las áreas verdes de mi casa en un jardín de bajo consumo hídrico. Y créanme que me encantó.

Se dio la posibilidad de la energía solar, de movilizarme en un vehículo eléctrico, luego de andar seis meses a pie simplemente porque no quería seguir conduciendo un vehículo a combustión.

Esto había que representarlo en un número, que significaban estas acciones y estos cambios de hábitos. Junto con la empresa GreenMind realizamos en 2021 un trabajo arduo que consistió en registrar una serie de acciones diarias que todos realizamos para así calcular mi huella de carbono de ese año y posteriormente compensarla con la compra de bonos de carbono. ¿Pero, es importante compensar? Claramente sí, pero más importarte es que tu huella sea pequeña e idealmente seguir bajándola año a año, y ese es el camino que he elegido: compensar y disminuir.

Fue un trabajo arduo tener que registrar cada compra de supermercado que hacía, cada carga de combustible mientras tuve vehículo a combustión, cada traslado en aplicación de transporte, pesar los residuos que se iban a compostaje, los que se reciclaban y la poca basura que saco a la semana. También reunir las cuentas de gas, Internet y teléfono móvil. Pero el resultado fue maravilloso. Darte cuenta que si bien dejas una huella, esta es pequeña, es algo que me pone muy feliz, ya que no es un trabajo en vano. Mi huella del 2021 fue de 1,94 toneladas de CO2 equivalente. Para que se hagan una idea: un ser humano promedio del mundo tiene una huella de carbono anual de 4,4 toneladas de CO2 equivalente, y el promedio de nuestro país es de 4,7 toneladas. La meta para llegar a la carbono neutralidad es de 2,3 toneladas de CO2 equivalente por habitante. ¿Cómo no voy a estar feliz si estoy bajo esa meta que ojalá cada chileno y cada habitante de este planeta pueda lograr?

Luego, vino la compensación, es decir, comprar bonos de carbono por dos toneladas (recuerden que mi huella fue de 1,94 toneladas). Esto fue realizado a través de Carbon Skin, y se compraron en un proyecto en Brasil llamado The Maísa REDD+, el que promueve la conservación y valorización del bosque ubicado en el centro endémico de Pará, en Brasil, una región de gran importancia para la biodiversidad amazónica. Pero, como soy chileno, y quiero dejar un legado en mi país, también se realizó una compra de arboles para reforestar la Patagonia chilena, a través de Fundación Reforestemos.

Así llegué al mundo de la carbono neutralidad y pretendo este año calcular nuevamente mi huella, la que ojalá haya disminuido. Para eso estoy trabajando, y además compensarla. Los invito a todos a entrar en este maravilloso mundo y ser Un #CarbonoNeutral.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí