Lanzan libro de fotografía que relata el paisaje actual de Nahuelbuta

La obra cuenta con 4 secciones, que en palabras del autor “funcionan como conceptos” que enmarcan elementos en común presentes en la mayoría de los territorios de la Cordillera de Nahuelbuta.

0
494
Alejandro Zoñez Venegas

La Cordillera de Nahuelbuta fue la gran protagonista en el evento de lanzamiento del libro “Secretos de Montaña; postales de transformación y reflejos de vida en la cordillera del Biobío”, realizado con el apoyo de la Biblioteca Municipal de Concepción.

Una exposición a gran formato, con una selección de imágenes que componen este denominado ensayo fotográfico, fue presentada como introducción para situarse en las distintas facetas de este cordón montañoso. El libro de 124 páginas, fue un proyecto financiado por el Fondo Nacional de Desarrollo Cultural y las Artes, Convocatoria 2021, del Ministerio de las Artes, las Culturas y el Patrimonio.

La obra cuenta con 4 secciones, que en palabras del autor “funcionan como conceptos” que enmarcan elementos en común presentes en la mayoría de los territorios de la Cordillera de Nahuelbuta. 

“Este libro es de conceptos. Puede haber otros, dependiendo de quien lo mire, pero básicamente son conceptos abordados desde una perspectiva geográfica de norte a sur, en donde una parte considerable está intervenido, dañado y degradado por la actividad humana”, señala Alejandro Zoñez Venegas, autor de esta obra fotográfica.

“El despoblado, es un concepto relacionado a las plantaciones forestales y espacios carentes de seres humanos; zona de sacrificio, es la cara más dura, con escenarios de faenas forestales, donde no sólo se sacan pinos y eucaliptus, sino también donde no es bienvenido nada que se interponga entre la maquinaria y la cosecha”.

Zoñez agrega que desde la sección Monte Chileno, “tímidamente aparecen espacios donde se ve, se atisba o se intuye la presencia y vida de personas”. Monte Chileno es una frase utilizada desde tiempos antiguos para referirse a las montañas donde abundaba el bosque nativo, acompañado de terrenos agrícolas, para la ganadería y otras múltiples actividades. 

“Este capítulo o parte del libro, expone paisajes mixtos, en su mayoría envueltos por grandes paños de plantaciones forestales, pero donde aún se puede observar la vida de campo, en zonas donde aún subsiste el bosque nativo, acorralado, indefenso y a merced de desaparecer en cualquier momento”, argumenta el autor, que trabajó por 15 años en el rubro de las noticias, como fotógrafo y también periodista.

La logística

La Cordillera de Nahuelbuta comienza en la comuna de San Pedro de la Paz por el norte hasta el río Imperial, en la Araucanía. Gran parte de su flanco interior, es bordeado por el Río Biobío, donde llegan múltiples valles y quebradas que traen las aguas desde las cumbres. Sus máximas alturas están en el macizo  denominado como Caramávida o también como Trongol Alto, al interior de Curanilahue y cuenta con 1380 metros aproximadamente. Un poco más al sur, está el cerro Alto Nahuelbuta, que, con 1560 metros, corona el parque nacional del mismo nombre.

Comenta el autor, que acceder a ciertas zonas de altura, se volvió difícil. “Hasta bien al interior hay caminos ripiados en excelente estado, pero arriba, algunas huellas se ven muy dañadas y saturadas por el invierno. Algunas veces tuve que caminar, porque la nieve acumulada en el camino era mucha y no me dejaba seguir subiendo a los sectores donde aún están conectados los ecosistemas nativos”, agrega el fotógrafo, comentando que se debían elegir las fechas de las subidas muy encima, cuando había algo de certeza para las condiciones óptimas para la fotografía.

La Cordillera de Nahuelbuta, más específicamente la Quebrada de Caramávida, es considerada por la comunidad científica como un hotspot de biodiversidad. Este es un hito específico, con que cuentan sólo algunos lugares en el mundo y dice relación con la biodiversidad y endemismo de las especies que componen el territorio.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí