Informe mundial propone claves para abordar cambio climático y crisis de biodiversidad de forma conjunta

Sobre el trabajo en conjunto entre IPCC E IPBES, Pablo Marquet, investigador de Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB) y colaborador de dicho trabajo, señala que, “es la primera vez que se juntan ambos grupos y llegamos a un consenso, que esperemos guíe las acciones para una intervención rápida y fuerte para frenar el calentamiento. Esperamos que éste sea un tema muy relevante para la COP26”.

0
736

El informe elaborado por 50 líderes mundiales pertenecientes a la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES), y al Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC), advierten la urgente necesidad de diseñar estrategias y políticas para mitigar el cambio climático, que no perjudiquen a la diversidad biológica del planeta, ni dejen de lado los impactos a nivel social. Bajo este escenario, el trabajo propone algunas acciones claves para enfrentar esta doble crisis.

El chileno Pablo Marquet, investigador del Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB), y una de las cinco personas expertas de Latinoamérica que participó en la elaboración de este informe, comentó que “sabemos que la biodiversidad y el clima se afectan mutuamente, así que trabajar en esta dirección es una deuda no solo científica. En ese contexto, el informe da cuenta del impacto sobre la biodiversidad que pueden tener ciertas acciones destinadas a mitigar el cambio climático, como algunas estrategias de captura de carbono. Un gran ejemplo de ello es la forestación -plantar árboles donde históricamente no existían-, utilizando monocultivos de especies exóticas, lo cual podría generar efectos adversos sobre la biodiversidad, lo mismo que plantar especies para la fabricación de biocombustibles”.

Pablo Marquet, investigador del Instituto de Ecología y Biodiversidad (IEB)

Por su parte, Hans-Otto Pörtner, copresidente de la Dirección Científica del Comité de expertas y expertos, aseguró que el cambio climático causado por el ser humano amenaza cada vez más a la naturaleza y los beneficios que ésta otorga a las personas.  “Mientras más se calienta el planeta, mayores son los problemas para la producción de alimento, agua potable y otros servicios claves. Los cambios en la biodiversidad, a su vez, afectan al clima, por ejemplo, a través de sus impactos sobre los ciclos del nitrógeno, carbono y agua. Todo está interrelacionado, y por eso es tan importante vincular las acciones de mitigación del cambio climático con la protección de los ecosistemas”.

Cabe destacar que, para Marquet, uno de los mensajes más importantes que arroja este trabajo, es que la biodiversidad puede ser una gran aliada en la lucha por aminorar la crisis climática. “Por cierto, lo primero implica una transición rápida a la descarbonización de la economía, pero ésta debe estar apoyada por transformaciones radicales sobre cómo nos relacionamos con la biodiversidad de nuestro país, cómo hacemos agricultura, ganadería y silvicultura. Hay que reflexionar sobre los fertilizantes y pesticidas, y hay que cambiar una cultura que ha invisibilizado a la biodiversidad y a nosotros como parte de ella”.

Acciones para mitigar la crisis

Algunas de las medidas identificadas por el informe que podrían contribuir positivamente al abordaje conjunto de esta doble crisis, son:

  • Detener la pérdida y degradación de ecosistemas, particularmente de aquellos ricos en carbono y especies, tanto en tierra como en el océano, especialmente bosques, humedales, turberas, praderas y sabanas, y ecosistemas costeros como manglares, marismas, bosques de algas, así como aguas profundas y hábitats polares. El informe destaca que la reducción de la deforestación y degradación forestal puede contribuir a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero causadas por la especie humana.
  • Restaurar ecosistemas ricos en carbono y especies. Los autores señalan que la restauración se encuentra entre las más baratas y rápidas soluciones basadas en la naturaleza, para la mitigación climática. Esta alternativa regenera hábitats fundamentales para plantas y animales, y mejora la resiliencia de la biodiversidad frente al cambio climático, entre otros beneficios como la regulación de inundaciones, protección costera, mejora en la calidad del agua, reducción de la erosión del suelo y garantía de la polinización. La restauración de ecosistemas también puede crear puestos de trabajo e ingresos, especialmente teniendo en cuenta las necesidades y derechos de acceso de los pueblos indígenas y comunidades que viven en los territorios a recuperar.
  • Incrementar las prácticas agrícolas y forestales sostenibles para mejorar la capacidad para adaptarse al cambio climático, mejorar el estado de la biodiversidad, aumentar el almacenamiento de carbono y reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. Esto incluye medidas como la diversificación de especies de cultivos y bosques plantados, promover la agroecología, y mejorar el manejo de tierras de cultivo y sistemas de pastoreo, conservando el suelo y reduciendo el uso de fertilizantes.
  • Potenciar y orientar mejor las acciones de conservación. Las Áreas Protegidas representan actualmente alrededor del 15% de la tierra y el 7,5% del océano. El informe enfatiza la necesidad de aumentar sustancialmente las áreas protegidas. Estimaciones globales para una protección y conservación eficaz, que garanticen un clima habitable, una biodiversidad autosuficiente y una buena calidad de vida, oscila entre el 30 y el 50 por ciento de todas las superficies oceánicas y terrestres.
  • Otra medida propuesta es eliminar los subsidios que apoyan actividades perjudiciales para la biodiversidad, como la deforestación, o la fertilización y pesca excesivas. En este contexto, sugieren apoyar el cambio en los patrones de consumo individual, reducir la producción de basura, y a nivel de la alimentación, especialmente en los países ricos, reducir el consumo de carne y considerar opciones alimenticias basadas en plantas.

Sobre las medidas, Pablo Marquet indica que, “es la primera vez que se juntan ambos grupos y llegamos a un consenso, que esperemos guíe las acciones para una intervención rápida y fuerte para frenar el calentamiento. Esperamos que éste sea un tema muy relevante para la COP26”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí