Greenpeace por masiva fuga de salmones desde centro de cultivo Blumar: “puede superar el millón”

“Presentaremos todas las acciones legales necesarias para que se caduque la concesión y el permiso ambiental (RCA) de este centro”, enfatizaron desde la agrupación ambientalista.

Tal como lo reportamos anteriormente en nuestro medio, el viernes en la noche ocurrió una masiva fuga de salmones desde el centro de cultivo “Caicura”, operado por la empresa Salmones Blumar en la Hualaihué, región de Los Lagos.

De acuerdo a lo informado por la empresa de rubro acuícola, el accidente se habría desarrollado desde 16 de 18 contenedores que mantenían 875.144 peces de la especie Salmón del Atlántico, con un peso promedio de 3,828 kilos. El Servicio Nacional de Pesca y Acuicultura (Sernapesca) confirmó la fuga masiva de salmones desde las jaulas de cultivo y se encuentra monitoreando la situación, mientras que la Superintendencia del Medio Ambiente ya le solicitó medidas urgentes a la empresa salmonera.

Una organización ambientalista que ha estado atenta a esta negliencia es Greenpeace Chile, la cual a través de su coordinadora de campañas, Estefanía González, se refirió al incidente. “Es impresentable que la propia empresa no sepa la magnitud del escape. El permiso de siembra era para un total de 1.009.474 salmones y en este evento se hundieron prácticamente todas las jaulas, por lo que al menos estamos hablando de 1 millón de salmones escapados. Sabemos también que la industria sistemáticamente falsifica los datos sobre siembras y mortandades, así lo demostró el caso de Nova Austral donde el ex gerente Nicos Nicolaides presenta diferentes denuncias y querellas por ocultar las cifras. Para el caso de este centro, el representante legal de la empresa Blumar al momento de la tramitación de los permisos para aumentar la capacidad de cultivo es el mismo Nicos Nicolaides, por lo que no extrañaría que la cantidad realmente sembrada en este centro sea aún mayor de lo autorizado y se debe investigar a fondo las causas del hundimiento de las jaulas”, afirmó.

Desde Greenpeace enfatizan la cercanía de este nuevo accidente con uno de similares características ocurrido en 2018.Este escape se da en una zona geográfica cercana al lugar donde ocurrió el escape de Marine Harvest (MOWI) de 2018 y aún las autoridades no sancionan de manera adecuada. Las autoridades de pesca han autorizado zonas supuestamente apropiadas para la acuicultura que en la práctica no lo son y los continuos desastres ambientales lo demuestran con hechos. No necesitamos que Sernapesca vaya a mirar estos desastres. Urge que actúen y caduquen las concesiones que generan estos gravísimos hechos” , explicó González.

Cabe mencionar que los escapes de salmones tienen un gran impacto ecológico ya que al ser especies introducidas de forma artificial, no poseen depredadores naturales. Son animales carnívoros y las poblaciones de especies nativas bajan al ser depredadas por los salmones ya que compiten por el espacio y la alimentación e incluso devoran a los peces de la zona.

Comunidades afectadas

Por otro lado, se debe considerar el impacto de este tipo de accidentes en las comunidades afectadas de la zona, en este caso, en las cercanas al territorio de Hualaihué. “Nos encontramos muy preocupados por el hundimiento del centro de cultivo. Lo que genera mayor incertidumbre es pensar que hay o una fuga masiva o una mortandad masiva de peces, ya que cualquiera de las dos situaciones genera un daño tremendo al ecosistema y fondo marino”, mencionó Yohana Cuñuecar, representante Comunidad Admpu Ka Lafquen. También agregó “que nuestra mayor preocupación es que este centro de cultivo limita con el actual ECMPO (Espacio costero marino de pueblo originario) MAÑIHUEICO-HUINAY, en proceso de destinación marítima cuyos solicitantes son las comunidades indígenas del territorio de Walaywe, que en conjunto con pescadores artesanales y otros usuarios del borde costero de Walaywe, se verán afectadas por esta situación que tiene el carácter  de desastre ambiental”. 

“Creemos que este tipo de desastre no debe pasar por alto y esperamos que las autoridades no se escuden en la actual pandemia de Covid-19 para realizar las fiscalizaciones que corresponden y esperamos las máximas sanciones que los organismos de estado puedan aplicar”, afirmó Cuñuecar.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí