Científica cultiva y mantiene a casi 10 mil plantas antárticas para investigaciones

La Dra. Marely Cuba Díaz es docente en la Universidad de Concepción, mantiene 8.175 plantas in vitro y 181 frascos en condición de jardín común (cada uno de estos tiene de 9 a 10 plantas).

0
301

La doctora Marely Cuba Díaz es una experimentada científica que llegó desde Cuba a Chile hace 23 años para estudiar su doctorado; hoy está radicada en Los Ángeles, región del Biobío, y se dedica a la investigación de ecología vegetal en el Continente Blanco y a la docencia en la Universidad de Concepción. En los laboratorios de la universidad es donde mantiene y cuida a casi 10.000 ejemplares de plantas antárticas, 8.175 in vitro y 181 frascos en condición de jardín común (cada uno de estos tiene de 9 a 10 plantas).

“Una de las principales ventajas de tener el material vegetal a mano, es que no dependes del terreno y no se necesita tomar material desde sus hábitats constantemente. Hemos sido capaces de realizar colaboraciones gracias a contar con ese material en el laboratorio, obviamente no sirve para todo tipo de estudios, pero hay muchas áreas de investigación y muchas preguntas que se pueden resolver contando con este material vegetal”, apunta Cuba.

Sobre las plantas con las que trabaja, la especialista señala que, “hoy en día mantengo Deschampsia antarctica (pasto antártico) y tengo nueve poblaciones de Colobanthus quitensis (clavelito antártico), cada una identificada con GPS de los sectores donde fue recolectada”. Sin embargo, la mantención de estas plantas no es fácil, principalmente debido al equipo especial que se requiere para su cuidado y los costos asociados. “No solo el espacio es reducido, también se requiere equipamiento especial para mantenerlas en adecuadas condiciones fisiológicas. La colección la tenemos en forma de semillas que conservamos a bajas temperaturas por períodos cortos. Además, las tenemos en jardín común, lo cual requiere contar con cámaras especiales para mantenerlas en condiciones controladas”.

 Y agrega que, “las cámaras son de muy alto costo y hasta ahora he logrado construir, con ayuda de diferentes ingenieros, cámaras con diseño propio, pero al no ser lo que idealmente se requiere, tenemos que estar constantemente reparando y modificando sus componentes”.

Cabe destacar, que la dra. Marely Cuba fue condecorada el año 2018 con el Premio Ciencia Antártica, otorgado por el Instituto Antártico Chileno como primera autora en números de artículos de investigación polar en revistas de corriente principal durante el año 2017. Además, es parte del Comité Nacional de Investigaciones Antárticas (CNIA) por el periodo 2019-2022. Este selecto grupo está compuesto de científicos polares de renombre y son los encargados de representar al país en foros internacionales de ciencia antártica.

Respecto al interés de las y los investigadores más jóvenes en el estudio de plantas, la especialista considera que, “hay algunos jóvenes en Chile que han engrosado la lista de investigadores vegetales en temas antárticos, pero personalmente siento que deberían ser más. En los últimos tiempos hemos visto pocos proyectos en plantas antárticas, creo que hay mucho por hacer y que deberíamos dar mayor relevancia a estas investigaciones”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí