Chile ya cuenta con su primer Plan Nacional de Restauración para enfrentar crisis de biodiversidad y cambio climático

El esperado Plan Nacional de Restauración a Escala de Paisajes 2021-2030, es un documento que establece una carta de navegación para enfrentar desafíos como el cambio climático y la pérdida de biodiversidad en el país. Esto, además de contribuir a una reactivación sustentable post pandemia.

0
1009

El Plan Nacional de Restauración a Escala de Paisajes 2021-2030 finalmente se publicó tras ser aprobado por el Comité de Ministros a fines de 2021. Su objetivo es encausar recursos e iniciativas para que el país reduzca la vulnerabilidad generada por dinámicas de ocupación del territorio y cambio climático, reduciendo el riesgo ante fenómenos naturales y proyectando una mejor calidad de vida y bienestar para las comunidades.

Esta iniciativa es fruto de un trabajo liderado por los ministerios de Agricultura y del Medio Ambiente, con la colaboración de un conjunto de organizaciones públicas y privadas, incluyendo WRI, CATIE, UICN y WWF Chile.

Al respecto, Trevor Walter, coordinador de Paisajes Terrestres de WWF Chile, indicó que, “nos alegra que el Plan Nacional ya esté terminado, es un paso fundamental en el que WWF ha contribuido activamente y también coincide con el llamado de la ONU a que ésta sea la década de la restauración de ecosistemas. Lo que viene ahora es un trabajo muy arduo en relación a cómo llevamos este plan a la práctica, donde serán claves los compromisos no solo del sector público, sino que también de los privados. Además, esta implementación debe ser rápida y considerar el monitoreo y seguimiento”.

En concreto, el plan considera, “procesos de restauración ecológica; rehabilitación de suelos erosionados; rehabilitación de ciclos hidrológicos; recuperación de paisajes y ecosistemas afectados por incendios forestales, catástrofes u otros factores de degradación; restauración, conservación y protección de áreas naturales o de valor ecológico en ambientes terrestres, marinas, de aguas continentales o mixtos, entre otros”.

La urgencia en la publicación de este plan viene dada por las propias necesidades y amenazas existentes hoy, y que repercuten fuertemente en diversas comunidades de Chile, como la escasez hídrica y los grandes incendios forestales, con la pérdida de servicios ecosistémicos que conllevan. En ese sentido,  se destaca en el documento que, “para hablar de restauración de paisajes, es fundamental que los procesos de restauración conduzcan a una mayor sustentabilidad y resiliencia del territorio frente al cambio climático, recuperando biodiversidad y aumentando la provisión de bienes y servicios ecosistémicos”.

Cabe señalar que, dentro de los compromisos climáticos de Chile se incluye al 2030 la incorporación de un millón de hectáreas de paisajes en procesos de restauración, una meta que toma el plan pero se ve lejana si analizamos las cifras de los últimos años: durante las últimas dos décadas no se han podido alcanzar ni siquiera 100 mil hectáreas restauradas.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí