A toda marcha reparan canales de regadío en Región de Coquimbo para no afectar cultivos

0
604

 

Tras el terremoto de 8,4 grados del 16 de septiembre, entre los numerosos daños que dejó el sismo se cuenta la infraestructura agrícola de la provincia de Limarí.

Los grandes embalses de la zona aguantaron de buena forma el sismo, aunque los daños más graves se ubicaron en los canales de regadío y en los túneles transportadores de agua, los que, en numerosos casos, quedaron dañados producto del derrumbe de material sobre ellos.

Esta situación se produjo justo en el momento en que, aprovechando las pocas lluvias que habían caído durante este año, los embalses se aprestaban para entregar turnos de agua a los regantes de la provincia, hecho que ahora peligra producto de los derrumbes sobre los canales.

Por ello, desde Santiago, el subsecretario de Agricultura, Claudio Ternicier, junto a autoridades regionales, se hizo presente en el Limarí para observar en terreno los daños.

Las autoridades comenzaron su recorrido en Ovalle, donde sostuvieron una reunión en dependencias con los regantes del Río Limarí quienes le presentaron sus principales inquietudes sobre los perjuicios provocados por el fuerte sismo.

Posteriormente, desde el embalse La Paloma, cuyo canal matriz presentaba daños, la autoridad señaló que “nosotros a lo que estamos abocados fundamentalmente es al trabajo de rehabilitación del riego. Eso significa una acción inmediata que permita que el agua fluya en aquellos canales que son los que van a alimentar los sectores productivos de la zona. Por tanto, esa es la prioridad”, indicó el subsecretario.

Ternicier recalcó que los trabajos corresponden a poder superar cuanto antes la emergencia, y sólo una vez superada ésta, se verá el tema de las reparaciones mayores en la infraestructura de riego.

“Lo inmediato es hacer que el agua corra y es por eso que estamos abocados a través de un trabajo que estamos haciendo con la Comisión Nacional de Riego, de poner recursos en trabajo de mano de obra, palas y maquinaria para poder acometer esas obras” indicó la autoridad, refiriéndose al programa de apoyo que se implementó para subsidiar el trabajo de limpieza de los canales, sin necesidad de concurso.

En tanto, para el gobernador del Limarí, Cristian Herrera, lo lamentable de esta situación es que “existiendo disponibilidad de agua para poder regar, este terremoto nos ha puesto un nuevo desafío que es como somos capaces de habilitar rápidamente los canales de regadío, los cuales han sufrido derrumbes o han caído grandes rocas sobre estas estructuras de riego para permitir que el agua llegue hasta los distintos sectores”.

PLAZOS

Si bien aún está en marcha un catastro para determinar cuántos son los sectores que presentan daños, lo cierto es que los canales con problemas suman una buena cantidad, en especial, en aquellos que se ubican en las partes altas de la provincia.

“El plazo es inmediato, nosotros nos hemos puesto una meta de máximo dos o tres semanas para poder tener el agua corriendo, pues los sistemas productivos que aquí hay, necesitan el agua ahora ya, la temporada ya empezó. Por eso esta primera fase es permitir que el agua corra y que llegue a los cultivos”, señaló el subsecretario.

Fuente: www.elovallino.cl

Foto: Minagri

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí