Conaf anuncia monitoreo de aguas en humedales de la Región de Valparaíso

La institución forestal ejecutará un análisis de la calidad del agua en los humedales, considerando variables como pH, oxígeno disuelto, conductividad, resistividad, salinidad, presión atmosférica, temperatura, cloruros, nitratos, amonio y turbidez

0
217
Reserva Nacional Lago Peñuelas

La Corporación Nacional Forestal (Conaf) anunció que, a partir de marzo, implementará un monitoreo multiparamétrico para evaluar la calidad del agua en distintos humedales de la Región de Valparaíso. El primer lugar será la Reserva Nacional Lago Peñuelas de Valparaíso, seguido por el Santuario de la Naturaleza Laguna El Peral de El Tabo y, por último, en la Reserva Nacional El Yali de Santo Domingo.

En ese contexto, el organismo forestal delimitará el estado del recurso hídrico en los humedales, considerando variables como pH, oxígeno disuelto, conductividad, resistividad, salinidad, presión atmosférica, temperatura, cloruros, nitratos, amonio y turbidez. Con esta iniciativa, la corporación busca complementar el monitoreo satelital que efectúa en las áreas silvestres protegidas de la región, a objeto de definir la superficie y el tamaño de los espejos de agua presentes.

Al respecto, el jefe regional del Departamento de Áreas Silvestres Protegidas (DASP) de Conaf, Marcelo Pérez, manifestó que “esta es una tremenda oportunidad para trasladar la técnica al campo, a los parques, reservas y santuarios de la naturaleza. La toma de datos in situ, cruzada con la información obtenida mediante la teledetección con imágenes satelitales, nos permite tener una panorámica completa del estado de estos humedales, lo que facilita detectar cualquier anomalía y tomar las medidas correspondientes”.

Añadió que “para nuestro departamento, es muy importante capacitar a nuestros administradores y guarda parques, en eso estamos trabajando, esto facilitará la toma de datos y la realización completa del ciclo del proceso de monitoreo, que no solo corresponde a la toma de datos, sino también a la interpretación y la toma de decisiones con estos”.

Por su parte, la geógrafa del DASP, Paloma Bravo, aseveró que “es importante poder medir tanto los avances como los retrocesos en materia de gestión de la conservación, esto permite aplicar manejo adaptativo, para finalmente poder lograr los objetivos de conservación que nos hemos planteado. El monitoreo es la forma de medir estos avances, por tanto es de vital importancia el trabajo que iniciamos en este año, que se suma a una serie de otros trabajos en la misma materia, pero ligados principalmente al monitoreo del bosque, que venimos realizando desde el 2016. En 2021 continuamos con el monitoreo del agua y de humedales, lo que sin duda es muy importante en nuestra región, tan golpeada por un continuo proceso de sequía”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí