Coalición Chao Carbón valora anuncio sobre cierre definitivo de termoeléctrica Ventanas II

La multinacional AES Andes comunicó el cierre de manera definitiva en diciembre de este año de la termoeléctrica Ventanas II, que opera en Quintero- Puchuncaví, además de dejar sin efecto la solicitud de permanecer en Estado de Reserva Estratégica.

0
852

Como una medida necesaria que salda una deuda con las comunidades de Quintero y Puchuncaví, calificó la Coalición Chao Carbón el anuncio de la multinacional AES Andes, que solicitó el viernes 25 de agosto a la Comisión Nacional de Energía (CNE), el cierre definitivo de la termoeléctrica Ventanas II en diciembre del presente año.

El cierre de la termoeléctrica Ventanas II, «significa una reducción muy significativa de los contaminantes locales como material particulado, dióxido de azufre, óxidos de nitrógeno y metales pesados que afectan gravemente la salud de la población de nuestras comunas de Quintero y Puchuncaví», expresó Katta Alonso, dirigenta local de Mujeres de Zona de Sacrificio en Resistencia.

Con esta acción, además, se logrará evitar la emisión de 2,5 millones de toneladas anuales de CO2 que emiten Ventanas I y II. Cabe destacar que AES anunció que dejará sin efecto su solicitud de acogerse al subsidio de Estado de Reserva Estratégica (ERE). Al respecto, desde la Fundación Chile Sustentable, destacaron la importancia de poner fin al mecanismo de ERE que implica remunerar a las carboneras con 60% del pago por potencia durante al menos 5 años después de su retiro; un subsidio inaceptable al carbón, que deben aportar a las carboneras todas las empresas del sector eléctrico.

«Nos parece oportuno que, en el contexto de la actual reforma del Reglamento de Potencia, el gobierno derogue el mecanismo, de Estado de Reserva Estratégica, por constituir un subsidio directo a las carboneras», expresó Sara Larraín, directora de Chile Sustentable. 

El Estado de Reserva Estratégica (ERE) es un mecanismo que se estableció en 2019 para motivar la descarbonización, subsidiando a las empresas carboneras. Se trata de un pago que se puede extender hasta por cinco años a partir del cierre y el monto es equivalente al 60% de la remuneración de pago por potencia que reciben las centrales que están conectadas y operan permanente en el sistema eléctrico. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí