Aprueban creación del Parque Nacional Desierto Florido y otras tres áreas protegidas

Este parque nacional permitirá resguardar una muestra representativa del fenómeno de floración en el Desierto de Atacama, el más árido del mundo, en el que aparecen más de 200 especies. “La semana pasada participé activamente en la COP15 Biodiversidad donde los países acordamos proteger el 30% de planeta. Este anuncio va en esa dirección”, dijo la ministra del Medio Ambiente, Maisa Rojas.

0
190

Este jueves el Consejo de Ministros para la Sustentabilidad y el Cambio Climático aprobó la creación de cuatro nuevas áreas protegidas para Chile, entre las que se incluye el Parque Nacional Desierto Florido.

El nuevo parque se ubica en la Región de Atacama y posee una superficie aproximada de 57 mil hectáreas. Otorgará protección oficial con el estándar ambiental más alto que existe en el país -parque nacional-, lo que permitirá preservar la flora y fauna de gran valor que existe en la zona.

Esta área protegida de terreno fiscal permitirá resguardar el fenómeno de floración que ocurre en el Desierto de Atacama, el más árido del mundo, en el que aparecen alrededor de 200 especies, muchas de ellas endémicas. Esta zona alberga, también, es en categoría de amenazada a más de 40 tipos de aves, otras 17 de mamíferos y 8 de reptiles; asociados al fenómeno de la floración y activación vegetativa a partir de semillas y propágulos que, durante gran parte del año, permanecen en dormancia.

La ministra del Medio Ambiente, Maisa Rojas, valoró este hito y recalcó que “la floración del desierto en el norte de Chile es un evento único en el mundo, de gran interés internacional, y el Estado tiene el deber de protegerlo considerando que, además, en su total expresión geográfica crecen más de 200 especies de plantas, muchas de ellas endémicas, es decir, que no están en ninguna otra parte”. Agregó que “la protección de la biodiversidad y de nuestro patrimonio natural debe ser prioritaria. Tanto en Chile, como en el planeta entero, estamos enfrentando una crisis de pérdida de biodiversidad grave. La semana pasada participé activamente en la COP15 de Montreal donde los países acordamos proteger el 30% de planeta. Este anuncio va en esa dirección”.

La propuesta de Parque Nacional Desierto Florido ha sido trabajada de forma conjunta y articulada estos meses entre los ministerios de Medio Ambiente, Bienes Nacionales, Agricultura y la Corporación Nacional Forestal (Conaf).

La ministra de Bienes Nacionales, Javiera Toro, fue invitada especialmente a participar de la sesión, dado que su cartera fue la que traspasó el terreno para el nuevo parque. Tras la votación, destacó la relevancia de proteger los suelos del Desierto de Atacama donde se da este fenómeno del desierto florido, y puso el acento en que este “será el parque bacional número 44 en el país, lo que refleja que como gobierno estamos avanzando en la protección del medio ambiente”.

Más áreas protegidas

En la sesión del Consejo, las y los secretarios de Estado aprobaron otras tres áreas protegidas. Se trata del Monumento Natural Tres Cruces y los Santuarios de la Naturaleza Oasis de Niebla Punta Gruesa y el Río Sasso.

El Monumento Natural Tres Cruces se localiza en Paihuano, Región de Coquimbo, y comprende una superficie de 708 hectáreas. Alberga recursos paleontológicos valiosos, además de especies de flora endémica y fauna en categoría de conservación.

El Santuario de la Naturaleza Oasis de Niebla Punta Gruesa se ubica en Iquique, Región de Tarapacá, y contempla una extensión aproximada de 29,4 hectáreas. Aloja una de las últimas poblaciones vivas del copao de Iquique, especie de cactus que está en peligro de extinción. También es hábitat de fauna del desierto costero, con especies como lagartijas, ratón orejudo, llaca, entre otros. El presente santuario es un aporte concreto al plan de recuperación, conservación y gestión (RECOGE) de Flora Costera del norte de Chile.

El Santuario de la Naturaleza Río Sasso, de propiedad privada, se localiza en la comuna de Monte Patria, región de Coquimbo, y considera una superficie de 14 mil hectáreas. En su extensión se encuentran humedales altoandinos, glaciares rocosos y la naciente del río Sasso. Asociado a ello, flora y fauna endémica, como el ratón orejudo amarillo, yaca y reptiles.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí