Acogen a trámite recurso de protección de vecinos de Puchuncaví contra ampliación de autopista

La Corte de Apelaciones de Valparaíso acogió a trámite la acción legal de la comunidad en contra del Ministerio de Obras Públicas y la concesionaria CANOPSA, acusando la falta de un Estudio de Impacto Ambiental del proyecto, que tendría un trayecto entre Puchuncaví y Nogales, más dos variantes: Puchuncavi-Maitencillo y Maitencillo-Ventana.

0
691
Trabajos en autopista F20.

La Corte de Apelaciones acogió a trámite un recurso de protección presentado por vecinos de Maitencillo y Puchuncaví contra del Ministerio de Obras Públicas y la concesionaria CANOPSA, que acusa la falta de un Estudio de Impacto Ambiental (EIA) de la ampliación de la autopista F20, que tendría un trayecto entre Puchuncaví y Nogales, más dos variantes: Puchuncaví-Maitencillo y Maitencillo-Ventana.

El objetivo es obligar al Ministerio de Obras Públicas y CANOPSA a ingresar este proyecto al Sistema de Evaluación Ambiental (SEA) para evitar el daño ambiental que, a juicio de los vecinos, ya se está generando en la zona con el corte de árboles protegidos como los bellotos del norte, la destrucción de vertientes, humedal y flora nativa. El escrito señala que un proyecto de tal envergadura producirá graves impactos en el ambiente de la zona y que vulnera dramáticamente el derecho de los habitantes de la comuna de Puchuncaví de vivir en un ambiente libre de  contaminación.

Al respecto, el abogado de la causa, Miguel Alwyn, explicó que “la ejecución de este proyecto no ha contado para nada con la opinión o la posibilidad de participación de parte de las personas que viven a los alrededores y que ya están afectadas en una zona de sacrificio tan grande como lo es la zona de Puchuncaví”.

Trabajos en autopista F20.

¿En qué consiste el proyecto?

La ampliación de la carretera F20, que está en pleno desarrollo. es una obra de 61 kilómetros, cuatro pistas, 100 km/hora entre Nogales -Puchuncaví, con nuevas extensiones Puchuncaví-Maitencillo y variante Maitencillo-Ventanas, en que se incorporan cuatro puntos adicionales de peaje. La propuesta corta en dos, sin posibilidad de conexión, el antiguo camino a Maitencillo (actual camino de tierra) y que conecta con la avenida del Mar/Aguas Blancas.

Esta autopista abarca las localidades de Los Maquis, Pucalán, Campiche, Maitenes, Horcón, Ventanas, Puchuncaví, Rungue, El Paso, Cerro Tacna, Maitencillo, afectando parceleros, microempresarios, residentes y condominios de la zona: La Divisa, Boldo del  Mollar, Polo Maitencillo, Alta Vista, Las Hermanas, El Mirador, Lomas de  Maitencillo, Alto Rungue, Boldo del Pangal, El Claro de Maitencillo y otros.

Los trabajos se encuentran en plena ejecución en la ruta F20, desde la actual rotonda Camino a Nogales y que se une a la ruta F30, entrada Maitencillo Sur y que conecta con Cachagua y Zapallar.

Según la relicitación del trayecto, ejecutada en junio 2020, el objetivo de este proyecto es “dotar de mayor capacidad a la concesión actual, disminuir actuales niveles de congestión, proporcionar mejores estándares técnicos a los existentes en  la ruta actual y mejorar confort y seguridad para los usuarios”, razones falsas bajo el punto de vista de los usuarios del camino y de los residentes en la zona.

Según los vecinos, se trata de un enorme proyecto que altera profundamente la tranquilidad y seguridad de la zona, que solo beneficiaría a veraneantes ocasionales y facilita la  instalación de centros comerciales, con más de 500 estacionamientos, junto a otro megaproyecto habitacional en la zona de más 14 mil viviendas. La comunidad alerta que estas iniciativas transformarán la fisonomía y tranquilidad del sector, alterando múltiples aspectos que involucran el medio ambiente,  biodiversidad del sector y la tranquilidad de los habitantes.

Proteger el medio ambiente y biodiversidad

En una primera etapa ya se ha talado bosque protegido en la zona. El trazado de la carretera implica una amenaza para árboles en peligro de extinción, con la acción de corte indiscriminado de especies vulnerables, como es el caso del belloto del norte, naranjillo, además de peumos centenarios, uno de ellos de más de 500 años, así como un muy escaso árbol endémico llamado tayú del norte, considerado un fósil viviente y que se encuentra en Puchuncaví, calificado como vulnerable, ubicable solo en ocho localidades.

En este sentido, Flavio Angelini, vocero del movimiento “No a la Autopista F20”, sostuvo que esta ruta va a seguir produciendo impactos sociales y ambientales. “Esta obra es una obra ilegal porque no ha pasado por un Estudio de Impacto Ambiental, no ha sido ingresada al Sistema de Evaluación Ambiental, es una obra que debía pasar por ese sistema, por su magnitud, por su inversión, porque hace crecer la ruta en un 69% de longitud y en las hectáreas de intervención crece un 222%. Pedimos que se ingrese al SEIA y se deje de intervenir el medio ambiente y afectar a las personas”, manifestó.

Los vecinos señalan que la autopista de alta velocidad además permitirá que se incorpore un constante tránsito de camiones, circulando en plena comunidad de viviendas, constituirá una fuente emisora de ruido y polución, con riesgos adicionales por tráfico de carga peligrosa y que afectará a pájaros, insectos, seres humanos y la vida en general.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí