Gobierno no incluiría en ley pro inversión la reforma al Sistema de Evaluación Ambiental

Privados y Economía apoyaron la idea de incluir cambios profundos en la permisología de proyectos, pero la cartera de Medio Ambiente frenó los ajustes, comprometiendo para el futuro otro proyecto de ley.

0
233

Altas expectativas generó en el mundo privado el anuncio del ministro de Economía, Jorge Rodríguez Grossi, quien a los pocos días de aterrizar en la cartera en reemplazo de Luis Felipe Céspedes comprometió el envío de un proyecto de ley misceláneo para destrabar las inversiones.

Con ello se trató de calmar las agitadas aguas que quedaron tras el rechazo del Comité de Ministros al proyecto minero Dominga, que después desencadenó la renuncia en bloque de Rodrigo Valdés de Hacienda, de Céspedes de Economía y del subsecretario Alejandro Micco.

La idea de los privados era de una vez por todas tratar en este proyecto de ley los “lomos de toro” y ruidos de la permisología ambiental. Sin embargo, en las semanas posteriores las altas expectativas se “desinflaron”, pues al interior del Gobierno no se acogió realizar una reforma profunda al cuestionado sistema.

Trascendió que en las conversaciones de trabajo que sostuvieron los gremios privados como la Confederación de la Producción y del Comercio (CPC) y la Sociedad de Fomento Fabril (Sofofa) con representantes del Ministerio de Economía, se llegó a un importante nivel de coincidencia respecto de realizar una cirugía al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA). “Nosotros propusimos cambios importantes al sistema y eso lo apoyó una parte del Gobierno”, reveló un directivo de una de las ramas empresariales.

No obstante, se supo que en medio de esas conversaciones el Ministerio de Medio Ambiente, que encabeza Marcelo Mena -personero clave en el rechazo a Dominga-, frenó cualquier intento de incluir en la ley miscelánea cambios radicales al SEIA, bajo el argumento de que a futuro en otra iniciativa legislativa se realizarán los ajustes necesarios en esa línea.

Trascendió que en el ámbito de reforma legal Medio Ambiente trabaja en un cambio que busca anticipar el diálogo que se produce entre las comunidades y los impulsores de los proyectos. Esto, para evitar dar un portazo a las iniciativas que están en una fase avanzada por presión de las comunidades.

Respecto del proyecto misceláneo pro inversión, se incorporarían cambios para avanzar en menos papeleo administrativo, optimización de la firma electrónica y destrabar concesiones en acuicultura.

El reclamo de los gremios

Una visión crítica sobre el proyecto misceláneo planteó el gerente de estudios de la Sofofa, Rafael Palacios. “Le ponemos pocas fichas al proyecto porque es muy poco ambicioso. En esta ley miscelánea se van a hacer intervenciones muy pequeñas que pueden tener un efecto, pero nosotros creemos que para tener un cambio de tendencia en el crecimiento del sector industrial hay que ser bastante más ambiciosos que esto”, advirtió el experto.

Remarcó la idea de que hay que reformar el SEIA, “que en el fondo es uno de los principales cuellos de botella que tenemos, no sólo para la creación de proyectos nuevos, sino que para el perfeccionamiento de proyectos ya existentes, que muchas veces tienen muchas inversiones por realizar para aumentar su productividad y no pueden hacerlo porque en el fondo por causales de texto tienen que ingresar un estudio de impacto ambiental y entran en toda la dinámica que detiene la inversión por años”.

El gerente de estudios de la Sonami, Álvaro Merino, defendió la idea de dar más certeza jurídica y reducir los plazos de tramitación de los proyectos.