Aprueban nuevo Plan de Descontaminación para el Valle Central de la Provincia de Curicó

Beneficiará a más de 222 mil habitantes de las comunas de Curicó, Molina, Rauco, Romeral, Sagrada Familia y Teno, y su objetivo es disminuir en un 49% la contaminación en la zona. Contempla programas de recambio de calefactores y cocinas a leña, más subsidios de reacondicionamiento térmico de viviendas. Sus beneficios netos se estiman en US$60 millones

0
227

El Consejo de Ministros para la Sustentabilidad, presidido por el ministro del Medio Ambiente, Marcelo Mena e integrado por los secretarios de Estado de otras 10 carteras, aprobó esta mañana el Plan de Descontaminación Atmosférica por Material Particulado MP2,5 para el Valle Central de la Provincia de Curicó, que incluye a las comunas de Curicó, Molina, Rauco, Romeral, Sagrada Familia y Teno.

“Este es el plan número 12 ya aprobado, de los 14 que hemos comprometido como gobierno, una cifra significativamente mayor a los dos planes que en promedio se hacían en un gobierno. Curicó es una zona donde ya hemos reducido de manera importante los episodios críticos, al igual que en Talca y Linares, lo que muestra que para nosotros descontaminar ha sido una prioridad y que existe un compromiso hacia la acción en esta materia por parte del Consejo de Ministros”, afirmó el ministro del Medio Ambiente, Marcelo Mena, tras la sesión del consejo.

Principales medidas

El nuevo plan de descontaminación para el Valle Central de la Provincia de Curicó beneficiará a 222 mil personas que habitan en seis comunas, en una zona donde el 61% de la contaminación atmosférica es causada por la combustión residencial de leña, que emite 843 toneladas anuales de material particulado fino (MP2,5) provenientes de 24.287 estufas y cocinas a leña. El principal emisor de material particulado fino por combustión de leña es Curicó (48,7%), seguido de Teno (17%) y Molina (16,5%).

El objetivo del plan de descontaminación es reducir en un 49% las concentraciones de MP2,5 en un plazo de 10 años, mediante una serie de medidas. Entre ellas, destaca un programa de recambio de al menos 5 mil calefactores y cocinas a leña altamente contaminantes, la prohibición del uso de chimeneas de hogar abierto, de salamandras y estufas artesanales, y de calefactores a leña de cámara simple; y la prohibición de uso de cocinas y calefactores a leña que no cumplan con la norma de emisión de material particulado.

A esto se suman exigencias de calidad para la comercialización de leña en la zona, 23 mil subsidios de reacondicionamiento térmico para viviendas, límites de emisión de material particulado y de SO2 para calderas nuevas y existentes, la prohibición de uso del fuego para quemas agrícolas y forestales entre abril y agosto de cada año, y la obligación para proyectos nuevos que generen las de 1 tonelada de material particulado al año de compensar en un 120% sus emisiones.

En cuanto a la gestión de episodios críticos por contaminación ambiental durante el período de invierno, el plan considera la prohibición de emanar humos visibles desde las viviendas, por efecto de mala combustión o el uso de leña húmeda, en episodios de alerta, preemergencia y emergencia, y la prohibición de funcionamiento de calderas y hornos industriales en episodios de preemergencia y emergencia.

Costos y beneficios

Los costos estimados de este plan de descontaminación atmosférica se estiman en US$90 millones, de los cuales un 37% son asumidos por el Estado, principalmente por la implementación del recambio de calefactores y el reacondicionamiento térmico de viviendas. Los beneficios del plan, en tanto, se estiman en US$151 millones, de los cuales un 70% corresponde a beneficios en salud por mortalidad y enfermedades evitadas. De esta forma, los beneficios de materializar estas medidas superan en un 70% a los costos de su implementación, lo que implica un beneficio neto que supera los US$60 millones.

El Plan de Descontaminación del Valle de Curicó forma parte de la Estrategia de 14 Planes de Descontaminación Atmosférica, que impulsa el gobierno de la Presidenta Bachelet, para proteger la salud y mejorar la calidad de vida de 10 millones de chilenos que viven 77 comunas afectadas por la contaminación atmosférica.

De ellos, ya se encuentran vigentes los planes de descontaminación para Andacollo, Huasco, Temuco y Padre Las Casas, Talca y Maule, Chillán y Chillán Viejo, Osorno, Coyhaique (por MP10) y Valdivia.

Al mismo tiempo, ya fueron aprobados por el Consejo de Ministros los planes de descontaminación de Los Ángeles, la Región Metropolitana (52 comunas), Concón-Quintero-Puchuncaví, y el Valle Central de la Provincia de Curicó, los que están a la espera de su resolución final por parte de la Contraloría de la República.

Con esto suman ya 12 los planes terminados por el gobierno, y solo resta concluir los planes de descontaminación del Gran Concepción (10 comunas) y Coyhaique (por MP2,5), los que se encuentran en sus etapas finales de tramitación.