Sostenibilidad y consumo

El consumidor valora principalmente el producto o servicio en sí mismo, así como su experiencia con la marca. No obstante, factores como la ética empresarial y el impacto social también aparecen como parte de la ecuación de en sus consideraciones.

0
276

En un mundo donde las preferencias y hábitos de consumo evolucionan constantemente, entender qué motiva a los consumidores a elegir un producto se ha convertido en un desafío crucial para las empresas. En este sentido, el reciente estudio de VOXKOM y Thinking Heads, titulado “Perfil del consumidor ESG en Chile”, arroja luz sobre los factores que influyen en las decisiones de compra en el país.

Maribel Vidal, directora ejecutiva de Conar

El término ESG (Environmental, Social, Governance por sus siglas en inglés) ha ganado relevancia en los últimos años, refiriéndose a los criterios ambientales, sociales y de gobernanza que las compañías incorporan en sus prácticas empresariales. Sin embargo, el estudio reveló que, si bien estos parámetros juegan un papel importante en la toma de decisiones de compra, su impacto se limita en gran medida al entorno inmediato del consumidor.

Es decir, el consumidor valora principalmente el producto o servicio en sí mismo, así como su experiencia con la marca. No obstante, factores como la ética empresarial y el impacto social también aparecen como parte de la ecuación de en sus consideraciones. Es interesante notar que, a pesar del creciente interés global en temas medioambientales, estos aspectos toman un rol secundario. Cabe preguntarse si la observación de que dicho interés no coincida con las conductas declaradas de compra se explique porque la información que las marcas entregan al respecto no es suficientemente clara o relevante, como para modificar las preferencias y elecciones de las personas.

El estudio está basado en una muestra representativa de 1.250 personas de todas las regiones de Chile y revela que el comportamiento ético de las marcas es un factor crucial en las decisiones de compra. Esto sugiere que, a medida que las empresas buscan destacarse en un mercado cada vez más competitivo, la transparencia y la integridad en sus prácticas comerciales son aspectos que no deben ser pasados por alto.

Es fundamental reconocer que, si bien los criterios ESG son importantes, su impacto en las decisiones de compra puede ser amplificado mediante una gestión adecuada y una comunicación efectiva. Las empresas deben enfocarse en acciones tangibles que agreguen valor real tanto a la sociedad como al medio ambiente. La adopción de políticas de género, diversidad o reducción de emisiones no es suficiente si no se traduce en beneficios tangibles para los consumidores, por lo tanto, es el compromiso con la integridad y la responsabilidad empresarial lo que resonará más profundamente en la mente del consumidor.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí