Renovemos #PorLaNaturaleza

Todos, quien más o quien menos, coincidimos en que algo debemos hacer y muy pronto para el cuidado y preservación de nuestro medio ambiente.

0
368

Desde 1974, el 5 de Junio se celebra como el Día Mundial del Medio Ambiente con el propósito de sensibilizar a la humanidad con el rol preponderante de éste en todo lo que nos rodea y en todo lo que hacemos. Ya no cabe duda alguna del profundo impacto que los seres humanos, a través de nuestro desarrollo, hemos causado al planeta. Los reportes científicos demuestran claramente los efectos en la aceleración de los cambios climáticos y en la escasez de recursos que la actividad industrial ha provocado. Todos, quien más o quien menos, coincidimos en que algo debemos hacer y muy pronto para el cuidado y preservación de nuestro medio ambiente.

En momentos inciertos y frágiles como el presente, debiera calar en cada uno de nosotros de manera más profundo este día, especialmente porque estamos conviviendo con un invitado no deseado: el Covid-19. La reflexión nos exige, en confinamiento, apelar hoy con más fuerza al sentido de pertenencia; fundamental para que todos juntos logremos salir adelante. De ésto se trata la campaña #PorLaNaturaleza que impulsa la ONU. Es fundamental comprender y reconocer que lo que estamos viviendo traerá consigo más y profundos cambios en nuestro diario convivir. Esperamos, muchos, que esta oportunidad nos permita cimentar un cambio esencial que transforme la polvorienta calle de la economía lineal en la avenida principal de la economía circular (compuesta, claro está, de mezcla asfáltica con caucho de un neumático fuera de uso y con espacio para muchos, muchos árboles que le permitan respirar y permanecer).

Desde las 3R originales (Reducir, Reutilizar y Reciclar), hoy ya estamos en 10R como fuera mencionado en el Plan de Acción en Economía Circular de Portugal para los años 2017-2020: Rechazar, Repensar, Reducir, Reusar, Reparar, Restaurar, Re-fabricar, Reutilizar, Reciclar y Recuperar; na secuencia de acciones e iteraciones más adaptable a las dificultades que enfrentamos como sociedad.

Aquí cabe señalar que cada país lleva a cabo una bajada propia a las R’s de la economía circular. Por ejemplo, en nuestro caso, dentro de la Ley N°20.920, o mejor conocida como Ley REP, se ha definido a la Preparación para la Reutilización como una acción determinante al permitir extender el uso de un producto original. Ahora bien, la Asociación Gremial de Renovadores y Recauchadores de Neumáticos de Chile (ARNEC), abrazó, como gremio y desde sus inicios, el sentido de pertenecer y participar en las grandes definiciones que ofrecen las políticas públicas. Lo hizo, en general, como su contribución y compromiso con el desarrollo y crecimiento del país. Haciendo un esfuerzo mayúsculo, buscó que el renovado de neumáticos como actividad industrial que es sea regulado a través de la norma NCh3374:2015. Dicha norma es ahora obligatoria en el Decreto de Neumáticos de la Ley REP y donde también somos considerados como valorizadores, compartiendo una meta con el reciclaje para los neumáticos de la categoría A (neumáticos con aro inferior a 57 pulgadas).

El renovado de neumáticos extiende el uso del producto original, disminuye la necesidad de fabricar nuevos neumáticos y por tanto, contribuye a un uso más eficiente de materias primas, energía y agua requerida en los procesos de fabricación. Además, la renovación de neumáticos, genera una disminución considerable (un tercio) de las emisiones de CO2. Una cuestión adicional a lo ya mencionado, pero de igual valor, es que mediante el renovado de neumáticos se disminuyen drásticamente los acopios de neumáticos fuera de uso, además de los riesgos de incendio y proliferación de infecciones que ellos traen consigo.

Dados todos estos evidentes beneficios medioambientales, la pregunta es, ¿por qué no renovamos masivamente en Chile aquellos segmentos del transporte de carga por carretera en que es perfectamente posible hacerlo?. Claramente, falta entendimiento por parte de algunos mandantes del transporte, especialmente en el área minera, que inexplicablemente prohíben a sus prestadores de servicios logísticos el uso de neumáticos renovados. Llama de sobremanera la atención que algunas divisiones de Codelco, empresa de propiedad del Estado de Chile, autor y promulgador de la Ley N°20.920, todavía persistan en prohibir el uso de neumáticos renovados. Es nuestro deber, entonces, perseverar en el esfuerzo por sensibilizar y con ello lograr que Renovemos #PorLaNaturaleza.

Un neumático que se renueva entrega rendimientos similares a un neumático nuevo. Cada neumático que renovamos es un neumático menos que se fabrica. Renovemos #PorLaNaturaleza y cumplamos así con una de las máximas de la economía circular: obtener más por menos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí