Humedales: ecosistemas que hay que conocer y preservar

0
786
Humedal de Valdivia. Fotografía de Jorge Navarro.

Por Diego Riveaux, seremi del Medio Ambiente de la región Metropolitana.


El 2 de febrero del año 1971 se firmó en Ramsar, Irán, el acuerdo internacional más importante para la integridad de los humedales en el mundo: La Convención sobre los Humedales de Importancia Internacional, el cual tiene como principal objetivo la conservación y el uso racional de los humedales y sus recursos. Actualmente, en conmemoración a la fecha en que se adoptó dicho acuerdo se celebra  el Día Mundial de los Humedales, que busca sensibilizar y relevar la importancia de uno de los ecosistemas con mayor diversidad biológica.

Diego Riveaux

Los humedales albergan una alta diversidad biológica y son fuentes de agua y productividad primaria de las que innumerables especies vegetales y animales dependen para subsistir (Ramsar). Corresponden a una zona de tierra cubierta con agua temporal o permanente, encontrándolos  en  forma de estuarios, lagunas costeras o marismas, salares, lagunas salobres, ríos, lagos, lagunas y en turberas y bosques pantanosos.

Nuestro país presenta condiciones climáticas y geológicas que permiten el desarrollo de más de 20 variedades de zonas húmedas, estimándose que existen más de 40 mil humedales en Chile. De acuerdo a las cifras de nuestro Ministerio del Medio Ambiente, la superficie aproximada de estos alcanza los 4,5 millones de hectáreas -representando cerca del 5,9% del territorio nacional- distinguiéndose por su riqueza ecológica, botánica e hidrológica, entre otros criterios.

Hoy, a casi medio siglo del Acuerdo Ramsar, se puede afirmar con seguridad que su propósito se ha vuelto más relevante que nunca, pues en una época en que el cambio climático se ha tomado la agenda ambiental, proteger los ecosistemas y sus entornos es algo crucial para el combate del calentamiento global y en lo que se deben tomar medidas más urgentes, ya que es reconocido que los humedales no solo son el hogar de muchas especies de flora y fauna del planeta, sino que contribuyen al bienestar humano desde siempre, pues actúan como fuentes de agua y proveen alimentos y recursos. Además son los grandes purificadores al ser los depósitos de carbono natural de la tierra.

Al ser estos ecosistemas altamente vulnerables –especialmente por las amenazas que los afectan, como las prácticas no sustentables y la intervención humana- el Estado de Chile ha realizado diversas  gestiones para avanzar en su conservación, dentro de las que destacan la Estrategia Nacional para la Conservación y Uso Racional de los Humedales de Chile del año 2005, el Inventario Nacional de Humedales y el Sistema de Identificación de Amenazas, Monitoreo y Seguimiento Ambiental de los Ecosistemas Acuáticos y Costeros, entre otros.

Otro avance destacable, es la reciente entrada en vigencia de la Ley para la Protección de los Humedales Urbanos, la que permite que el Ministerio del Medio Ambiente –de oficio o por solicitud de un municipio- declare a un humedal en esta categoría de protección. De esta forma, cualquier intervención que pueda involucrar a estas zonas deberá ingresar al Sistema de Evaluación Ambiental y contará con la fiscalización de autoridades competentes para cuidar su integridad.

Además, hoy el Ministerio del Medio Ambiente se encuentra en plena implementación del Plan Nacional de Protección de Humedales (2018-2022), actualmente en su tercer año de vigencia, el que ha sido una herramienta importante para fortalecer el Acuerdo Ramsar. En su primera etapa se eligieron 40 humedales para ser monitoreados como áreas prioritarias, uno de ellos es el Humedal de Batuco en la Región Metropolitana, que lamentablemente ha sido impactado negativamente no solo por la sequía que afecta el país, sino también por las actividades humanas que han deteriorado su biodiversidad y recursos hídricos.

Este fenómeno no solo ocurre en nuestra región y país. Según las evaluaciones de la Convención Ramsar, más del 60% de superficie de humedales se ha reducido en el mundo. Por ello, hoy cuando conmemoramos el Día Internacional de los Humedales, está más vigente que nunca el sentido de conservación de estas zonas acuáticas, vitales para la supervivencia humana.

Afortunadamente en Chile, las instituciones públicas junto a algunas organizaciones comunitarias y ambientales, hemos realizado un arduo trabajo para proteger estas áreas, porque creemos firmemente que los humedales son parte esencial del planeta y de la vida en él. Y así lo ha entendido también el Consejo de Ministros para la Sustentabilidad, que a propósito del Plan de Protección de Humedales, ha aprobado estos últimos meses como áreas protegidas 177.510 hectáreas adicionales de humedales. Destacan el Parque Nacional Salar del Huasco, en Atacama; el Santuario de la Naturaleza Bahía Lomas, en Magallanes; el Santuario de la Naturaleza Zaino Laguna del Copín en la Región de Valparaíso y el Santuario de la Naturaleza Carrizal Bajo en la Región de Atacama.

Pero este esfuerzo no será suficiente sin el apoyo de todos los actores involucrados. Por eso hacemos un sentido llamado a las empresas y comunidades adyacentes a estos ecosistemas que busquen conocerlos, y exploren la riqueza biológica única que tienen, porque solo lo que se conoce se cuida.

Una vez conocidos, podrán sumarse con entusiasmo en su protección porque entenderán que los humedales, además de ser claves para mantener la biodiversidad, tienen aportes cruciales en su entorno como el suministro de agua dulce, los alimentos, el control  de crecidas, la recarga de aguas subterráneas y la mitigación al cambio climático.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí