Estudio confirma riesgo cancerígeno en niños de Quintero y Puchuncaví

El investigador asociado de Fundación Terram, Hernán Ramírez, señaló que "este estudio viene a confirmar otros antecedentes que ya existían y sobre lo cual los ministerios, de Salud y Medio Ambiente, no han hecho nada".

0
497

El estudio de “Determinación avanzada del gradiente espacial de riesgo para la salud humana y ecológica riesgo de exposición a As, Cu, Pb y Zn en suelos cerca del Complejo Industrial Ventanas (Puchuncaví, Chile)”, realizado por ocho científicos nacionales e internacionales y financiado por el Fondo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (Fondecyt) del Ministerio de Educación, confirmó una grave situación en Quintero y Puchuncaví, asociada a los niños.

Tras realizar un total de 245 muestras en el suelo cercano al complejo industrial en ambas comunas, para determinar las concentraciones de cobre (Cu) arsénico (As), plomo (Pb) y zinc (Zn), el estudio concluyó, como uno de los puntos más preocupantes, que existe un riesgo cancerígeno en los niños de ambas comunas dadas las altas concentraciones, principalmente, de arsénico.

“El riesgo carcinogénico debido ala exposición al arsénico fue superior al valor umbral de 10-04 en la población de niños pequeños (1-5 años viejo) en el 27% del área de estudio», afirma el informe que califica los valores de riesgo como «inaceptables», de acuerdo a los parámetros establecidos en la EPA (Environmental Protection Agency) de Estados Unidos y, por este motivo, los científicos recomiendan “una intervención específica del Gobierno chileno”.

Las concentraciones altas, según el informe, se repite en el caso de los metales pesados cobre y plomo, que varían su presencia e incidencia en el suelo según el viento, siendo identificada como la principal fuente de estos compuestos la fundición de cobre de Ventanas, Puchuncaví.

En este sentido, los expertos -Jaime Tapia-Gatica, Isabel González-Miranda, Eduardo Salgado, Manuel Bravo, Catherine Tessini, Elvira A. Dovletyarova, Anna A. Paltseva y Alexander Neaman- afirman en el estudio que «las concentraciones de fondo de Cu, As, Pb y Zn en el estudio de los suelos fueron de 100, 16, 35 y 122 mg/kg-1, respectivamente. Las concentraciones de Cu, As y Pb se correlacionaron positivamente entre sí, sugiriendo que su fuente es la Fundición de Cobre Ventanas».

Además, precisaron que, por otro lado, las «correlaciones para Zn fueron más débiles que para otros, lo que sugiere un bajo impacto de la fundición de cobre Ventanas sobre distribución espacial de Zn. De hecho, sólo el 6% del área de estudio exhibió concentraciones de Zn por encima del fondo nivel». Mientras, «en contraste, 77, 32 y 35 % del área de estudio presentó Cu (cobre), As (arsénico), y concentraciones de Pb (plomo), respectivamente, por encima del nivel de fondo».

Respecto de la presencia de otros metales pesados, el estudio da a conocer que también existe peligrosidad para la salud de los niños frente a la exposición de plomo y recomienda que tendrían que haber niveles bajo los 80 mg/ kg en los suelos estudiados, situación que no fue tal porque «19 muestras alcanzaron una concentración por encima de 80 mg/kg,.

Crítica al gobierno

La situación dada a conocer en el estudio fue criticada por organizaciones sociales de Puchuncaví y Quintero, quienes expusieron que, con estos antecedentes, se ratifica la grave contaminación de la zona que, a su parecer, “no es considerada por el Gobierno”.

La vocera de la organización “Mujeres en Zona de Sacrificio”, Katta Alonso, aseveró que “el Gobierno debe intervenir la zona, no podemos seguir así. Este estudio sólo, en el fondo, da a conocer la problemáticas de los suelos y la implicancia en la salud, sobre todo en nuestros niños, y es cáncer”.

Aclaró que «que esto es un problema gravísimo que nosotros ya lo habíamos dicho con el estudio que hicimos del agua, en donde la conclusión fue no pisar la playa. Ese estudio fue hace dos años atrás cuando el Presidente Sebastián Piñera se pronunció y dijo que iba a acabar con las `zonas de sacrificio’ y no ha hecho nada» y agregó que con esto «se combora la situación en relación a contaminación y tenemos la problemática del carbón y las termoeléctricas de Ventanas y la playa está repleta de gente».

Mientras, el investigador asociado de la Fundación Terram, Hernán Ramírez, dijo que “si bien el Ministerio de Medio Ambiente encargó un estudio de suelo en el año 2015 de metales pesados y señala valores altos, no estaban los riesgos que estos podrían traer a la salud de las personas y este análisis sí lo da a conocer. Este estudio viene a confirmar otros antecedentes que ya existían y sobre lo cual los ministerios, de Salud y Medio Ambiente, no han hecho nada”.

Dada la gravedad, según Ramírez, la situación se debe judicializar a nivel internacional porque “no hay ninguna voluntad clara de poder afrontar la situación, por lo que no queda otra instancia de seguir apelando a las internacionales de Derechos Humanos. Uno ve el fallo de la Corte Suprema el año pasado y no se ha generado ninguna modificación”.

Salud

Sobre la situación, la Secretaría Regional Ministerial (Seremi) de Salud aclaró se «ha mantenido un trabajo constante en el tiempo», tanto en Quintero y Puchuncaví para resguardar la salud de la población. Afirmaron que en vigilancia epidemiológica, lo cual fue solicitado por la Corte Suprema, “se ha hecho un levantamiento de información sanitario ambiental relevante y se ha preparado y entregado información de fuentes estacionarias vinculadas al actual Programa Descontaminación Ambiental (PPDA) y ala Superintendencia de Medio Ambiente”.

Bajo la normativa medioambiental, precisaron, “se ha cumplido con una revisión y fiscalización de la declaración de emisiones de fuentes fijas y diagnóstico de caldera» y, en anexo, «se ha llevado a cabo un catastro de fuentes areales y graneles sólidos para la posterior elaboración y ejecución de un programa de fiscalización asociadas al PPDA”. Por esto, afirman, “desde enero de 2018 a enero 2020, los equipos de la autoridad sanitaria han realizado más de 1.200 fiscalizaciones e instruído 137 sumarios sanitarios a las empresas del parque industrial de Quintero y Puchuncaví”.

Además, aclararon, que «la labor de la autoridad sanitaria ha incluido un programa de educación sanitario ambiental, dirigida a funcionarios y funcionarias del sector Salud, incluyendo intervenciones directas con la comunidad y poniendo en práctica el seguimiento de las atenciones de salud». No hubo, en tanto, respuesta sobre los exámenes toxicológicos o nuevas gestiones.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí