Estudio aborda vínculo entre el derretimiento de glaciares y presencia de plomo en aguas costeras polares

La investigación analizó observaciones realizadas en el suroeste de Groenlandia y la península Antártica occidental y concluyeron que la liberación del plomo, aún en bajas concentraciones, podría generar impactos negativos en los ecosistemas marinos.

0
460

Conocer cómo los deshielos en las altas latitudes pueden provocar la liberación de sustancias tóxicas como el plomo a los ecosistemas marinos, fue el tema abordado en un reciente estudio publicado en la revista JGR Biogeosciences.

El trabajo científico, liderado por los investigadores Jana Krause y Xunchi Zhu, ambos pertenecientes al GEOMAR Helmholtz Centre for Ocean Research Kiel en Alemania, contó con la participación de Juan Höfer, investigador del Centro de Investigación en Dinámica de Ecosistemas Marinos de Altas Latitudes (IDEAL) y académico de la Escuela de Ciencias del Mar de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso (PUCV).

Al analizar las dinámicas de diversos metales en las aguas costeras polares mediante observaciones realizadas en el suroeste de Groenlandia y la península Antártica occidental, el grupo de investigadores notó que el plomo se comportaba de forma distinta en comparación al resto de metales.

Comportamiento del plomo

“El plomo era el único de los metales que no guardaba una relación con las entradas de agua dulce a estos sistemas costeros polares. Así que, tras investigar esta circunstancia en más detalle, nos dimos cuenta de que posiblemente las concentraciones de plomo más altas de los esperado guardaban relación con el aporte de sedimentos glaciares que al llegar al mar liberaban plomo al agua”, explica Juan Höfer.

“Una serie de incubaciones de agua de mar con diferentes sedimentos glaciares demostraron que esta suposición era cierta, aunque las dinámicas son más complicadas de los esperado, pues estos sedimentos liberan gran cantidad de plomo al principio, pero unos días después parte del plomo liberado al agua de mar volvía a pegarse a la superficie de estas partículas de sedimento. No obstante, en general hay un aporte de plomo desde el sedimento glaciar hacia el agua de mar” agrega el investigador del Centro IDEAL.

Vínculo con el cambio climático

Sobre la importancia de este estudio, el equipo de científicos plantea que el plomo es un metal que presenta toxicidad a bajas concentraciones, comparado con otros metales, por lo que resulta importante identificar el aporte de plomo proveniente de los sedimentos glaciares hacia los ecosistemas costeros polares.

“Los glaciares presentan sedimentos en su interior y, por ejemplo, en su ciclo natural de avance y retroceso incorporan sedimentos de la roca sobre la que se asientan. Estos sedimentos, también llamados harina glaciar, son liberados cuando los glaciares se derriten. En un contexto de cambio climático como el que vivimos, al ir derritiéndose los glaciares, se van liberando estos sedimentos que estaban retenidos en el hielo, y en caso de glaciares que estén cerca del mar o que terminen en el mar, estos sedimentos alcanzan las aguas costeras”, expone Juan Höfer.

“Estos resultados pronostican que en el futuro las aguas costeras polares tendrían mayores concentraciones de plomo a consecuencia del cambio climático. También es importante destacar que se está proponiendo el uso de estos sedimentos glaciares como fertilizante para aumentar la productividad de los océanos y así retirar CO2 de la atmósfera desde el océano por medio de la fotosíntesis, pero si bien aún hay muchas incógnitas sobre el posible efecto fertilizador, lo que está claro es que al añadirlos al océano estaremos liberando plomo a los ecosistemas marinos”, concluye el investigador. 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí