COP15 sobre biodiversidad: la otra COP clave para el futuro del mundo

El 11 de octubre inicia en China la COP sobre Diversidad Biológica (CDB). Si bien es menos famosa que la COP26, esta conferencia convocada por la Organización de la Naciones Unidas (ONU), aborda temas tan importantes como el cuidado del medio ambiente, y la lucha contra la contaminación.

0
327
Créditos: Convention on Biological Diversity (CDB)

El Convenio de la Partes (COP) 15, que tratará el Convenio sobre Diversidad Biológica, junta cada dos años a los países firmantes del tratado, con el fin de revisar medidas políticas que velen por el ecosistema. Este evento mundial va a llevar a cabo en dos etapas: la primera sesión en octubre de forma virtual durante cinco días, y luego, dos semanas de reuniones presenciales entre el 25 de abril y el 8 de mayo, en Kunmíng, China, luego de haber sido cambiado de fecha en dos ocasiones.

Para entrar en contexto, la Convención sobre la Diversidad Biológica (CDB) surge en la Cumbre de la Tierra de Río de Janeiro en 1992, evento en donde también se aprobó la Convención de las Naciones Unidas de lucha contra la desertificación y el reconocido Convenio marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC).

En sí el tratado internacional tiene tres metas: la conservación de la biodiversidad; el uso sostenible de la biodiversidad; y la participación justa y equitativa de los beneficios resultantes de la utilización de los recursos genéticos, el cual es un tema que resulta especialmente relevante en los países del hemisferio sur. Respecto a quienes han firmado la CDB, lo ratificaron 195 países y la Unión Europea, sin embargo, no posee la firma ni del Vaticano ni la de Estados Unidos. La COP de la CDB junta cada dos años a los países firmantes con el fin de revisar y ver medidas políticas que beneficien los intereses del medio ambiente.

En tanto, respecto a la importancia de la protección de la naturaleza, la secretaria ejecutiva de la CDB, Elizabeth Maruma Mrema, señaló en una entrevista con AFP que “la biodiversidad decae a un ritmo sin precedentes en la historia de la humanidad con un millón de especies animales y vegetales en riesgo de extinción”. En la misma línea, Maruma apunta a que las causas del colapso de la biodiversidad se debe a la presencia humana: sobreexplotación de especies, cambio climático, cambios en el uso de la tierra, especies exóticas invasivas y contaminación. “Nosotros, seres humanos, somos un problema para la biodiversidad”, concluye.

Por otra parte, la secretaria ejecutiva de CDB declaró que una zoonosis (enfermedad que transmite un animal al humano) como el Covid-19 fue “un brutal aviso de que nuestra relación con la naturaleza tiene que cambiar drásticamente, sino llegarán otras pandemias”.

La importancia de la COP 15

En 2010, Aichi, Japón, los Estados se plantearon cumplir 20 objetivos de cara al 2020 para salvar la biodiversidad y reducir las consecuencias de la presión humana. En la actualidad, de estos puntos ninguno se ha cumplido al 100%. Esto se traduce a que la degradación de los ecosistemas y el medio ambiente sigue amenazando las condiciones de vida del ser humano. Las negociaciones que se están realizando debiesen invertir esta tendencia y facilitar el hecho de construir un marco que de aquí al 2050 (con objetivos a vencer en 2030), y así vivir en armonía con la naturaleza

Sobre el tema, Elizabeth Maruma apunta a que el papel del país con más humanos en el planeta en la actualidad tiene que ver con su rol de facilitador en las negociaciones. “Uno de los principales resultados (de la COP en octubre) es que China asume un liderazgo mundial”.

Desde el país asiático, Li Shuo, representante de Greenpeace, asegura que Pekín tiene por “misión llevar la protección de la biodiversidad al mismo nivel que la del clima, una tarea que hasta ahora no estaba al alcance de su mano”.

¿Pero de qué servirá esta COP? El texto que se va a discutir incluye 21 acciones desde la actualidad al 2030: la conservación eficaz de 30% de las tierras emergidas y de las zonas marítimas; la reducción al menos de la mitad de los nutrientes (abonos) liberados en el medioambiente y de dos tercios de pesticidas, como mínimo; y para la eliminación de todos los desechos plásticos. A su vez, se busca reducir la subvenciones nocivas al medio ambiente en a lo menos 500 mil millones de dólares anualmente De cara a cumplir las metas adoptadas, los expertos afirman que se debe poner en marcha mecanismos de seguimiento y financiación para así evitar que las promesas se queden solo en papel mojado.

 Finalmente, los nexos entre la COP 15 y la COP 26, surgen a raíz de las voces que se han multiplicado exigiendo un acercamiento entre estas dos convenciones que organiza la ONU, como lo son la del clima y biodiversidad. Al respecto, Elizabeth Maruma asegura que “son dos crisis mezcladas que tienen que arreglarse juntas”. En este sentido, expertos señalan que la presencia de ecosistemas sanos, como los océanos y bosques, son mejores espacios para almacenar el carbono. A su vez, el hecho de limitar el calentamiento global permite la disminución del riesgo de desaparición de diversidad especies de seres vivos.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí