Barrio Flotante de Valdivia será abastecido en un 100% con energía solar

0
2137

Una inversión cercana a los $ 1.000 millones se requirieron para implementar el llamado Barrio Flotante, que ayer se instaló en la costanera de Valdivia. La estructura, que abrirá a público el lunes, cuenta con un restaurant para 70 personas, un local de venta de souvenirs, una terraza y un muelle para las embarcaciones menores.

El gerente de operaciones de Transporte Fluvial Sustentable (TFS) y encargado del Barrio Flotante, Mauricio Hodges, explica que “la idea es posicionarnos con nuestras embarcaciones, los Taxis Fluviales, realizando tours de 50 minutos, más un tour que desarrolla la cervecería Kunstmann. Contamos con tres botes solares que parten cada media hora y tienen un precio de $ 3.000”.

Hodges señala que “contamos con un permiso provisorio por un año, mientras se tramita la concesión definitiva”.

Sus impulsores apuestan a que la estructura, instalada en el río Calle Calle -al costado del submarino O’Brien, hoy convertido en un museo- se convierta en un nuevo punto de atracción turística.

Construcción sustentable

El creador del Barrio Flotante y dueño de los Astilleros Alwooplast, Alex Wooper, señala que el proyecto ha sido un desafío urbanístico que pretende devolver la identidad fluvial a la ciudad, mediante la construcción sustentable y respetuosa con el medioambiente.

El Barrio Flotante funciona en un 100 % con energía solar. Según Hodges, “tiene 32 paneles solares en el techo, que en un día soleado generan 50 KW, de los cuales consumimos 20 KW. El resto es entregado al sistema eléctrico de la ciudad”.

Los servicios higiénicos cuentan con sistemas de tratamiento de aguas residuales y la calefacción se logra mediante bombas geotérmicas que extraen calor del río. El diseño permite purificar hasta siete m3 de aguas residuales negras, tratadas por un reactor biológico.

Al ser un proyecto sustentable, se abastece desde el río y cuenta con una planta desalinizadora y esterilizadora que satisface sus requerimientos de consumo.

 

Fuente: La Tercera