Cinco consorcios ofrecen propuestas para construir planta desaladora en la Región de Atacama

La planta se ubicará en la comuna de Caldera.

0
261

Cinco ofertas recibió la estatal Econssa para la construcción de la planta desaladora en la comuna de Caldera, que busca solucionar el déficit que presenta el abastecimiento de agua potable en la Región de Atacama. En la primera de tres fases esta iniciativa representará una inversión de US$ 100 millones.

De los nueve consorcios precalificados para participar en este proceso, finalmente presentaron propuestas Acciona Agua – Acciona Construcción Chile, Aqualia – Besalco – FCC Construcción, INIMA – CVV Copiapó, Técnicas Reunidas – Initec y Sadyt – Sacyr – Valoriza Agua.

“Hemos destacado la relevancia y urgencia de este proyecto desde que iniciamos el proceso de licitación. No solo se trata de la mayor inversión que se realizará en la Región de Atacama en el corto y mediano plazo, con todos los beneficios que esto implica para el dinamismo de la economía local; sino más importante aún es que estamos frente a una iniciativa que va a garantizar el suministro de agua potable en una zona que ya no cuenta con acuíferos naturales para el autoabastecimiento de este recurso”, dijo el gerente general de Econssa, Patricio Herrera.

El ejecutivo precisó que el plazo de ejecución de la planta será de 27 meses, lo que implica que debiera estar operando, a más tardar, a principios de 2020.

La sanitaria estatal asumió la titularidad de esta obra para evitar el alza de tarifas que habría implicado que este proyecto lo asumiera Aguas Chañar, la empresa que presta el servicio sanitario en la región, en virtud de un contrato con Econssa. Lo anterior, porque la regulación establece que este tipo de inversiones debe ser reconocido en la tarifa y, dado la magnitud de este proyecto, habría implicado un reajuste importante a la población.

Las bases de licitación establecen que el constructor de la planta debe operarla durante dos años, a fin de transparentar la responsabilidad total sobre la obra.

El proyecto

La planta, que utilizará la tecnología de osmosis inversa, estará ubicada en el sector de Punta Zorro, en la comuna de Caldera, punto desde donde el agua tratada será impulsada hacia la propia Caldera, así como a Chañaral, Copiapó y Tierra Amarilla, que actualmente son alimentadas por el acuífero del río Copiapó, que presenta una importante reducción.

En la primera fase de la instalación la capacidad de tratamiento será de 450 litros por segundo, llegado a 900 litros por segundo en la segunda, teniendo como plena capacidad los 1.200 litros por segundo.
La primera etapa será financiada por el Estado, que ya comprometió los recursos por la vía de una capitalización de Econssa por parte de Corfo.

Comentarios