Buscarán descontaminar suelos de Puchuncaví mediante planta nativa

El proyecto piloto UPLA tiene como fin remediar la contaminación frente al conflicto medioambiental de Quintero-Puchuncaví.

0
415

Con el fin de mejorar la situación medioambiental de la provincia de Puchuncaví, la decana de la Facultado de Ingeniería de la Universidad de Playa Ancha (UPLA), Verónica Meza Ramírez, planteó la importancia de la planta llamada sarcocornia neii -la que es nativa del sector- como un plan de biorremediación para la zona.

El proyecto con el nombre de “Evaluación de estrés oxidativo y performance fotosintética de sarcocornia neii en las regiones de Coquimbo y Valparaíso”, tiene como estudio central la planta que se presenta en dos humedales de la región: El Yali y Los Maitenes.

“El objetivo es estudiar el modo de acción de la planta ante la concentración elevada de metales pesados en el suelo, que solo lo tienen Puchuncaví, según nuestras mediciones, Puchuncaví tiene niveles altos de metales pesados, El Yali no tiene, entonces lo que nosotros queremos ver es cómo funciona la planta con alta cantidad de metales en suelo y por eso es que lo contrastamos con un sitio prístino como el humedal El Yali y también podríamos contrastarlo con otro humedal que está en Los Vilos”, explicó Verónica Meza.

De esta manera, se espera conocer en terreno cómo se comportan las plantas que han estado muchos ciclos expuestas a suelos con contaminantes o a zonas sin contaminantes. “Queremos ver la eficiencia fotosintética en estos tres lados, cómo actúa la planta cuando se enfrenta a altas concentraciones de metales. El título tiene que ver con el estrés oxidativo y eso significa que tendríamos que evaluar algunas enzimas dentro de las paredes celulares o dentro de la planta, para saber que tan eficiente es ante una gran cantidad de metales pesados”, detalló la ingeniera.

Los suelos de Puchuncaví tienen alta presencia de metales pesados como cobre, arsénico, cadmio y plomo. Sin embargo, desde la investigación señalaron que considerarán sólo el cobre, ya que desde el 2014 hasta ahora se encuentra en concentraciones muy altas con respecto a normativas internacionales. Es el caso también de zonas mineras como Antofagasta, Copiapó, Valparaíso y O’ Higgins.