Quitridiomicosis: La devastadora pandemia de los anfibios que amenaza a la ranita de Darwin

Investigación revela información clave para comprender la respuesta de esta especie frente a la más dañina enfermedad infecciosa registrada en animales vertebrados.

0
724
ONG Ranita de Darwin

Entender los procesos que forman a los anfibios luego de una infección es uno de los principales objetivos de una investigación realizada por científicos de diferentes instituciones, cuyo foco fue la ranita de Darwin, especie carismática e ícono de Chile, la cual lamentablemente está en peligro de extinción. Este estudio fue publicado en la prestigiosa revista internacional Journal of Animal Ecology, recientemente, mostrando la respuesta de esta especie frente a la quitridiomicosis, la cual es una enfermedad infecciosa devastadora producida por un hongo microscópico que daña a los anfibios, entre ellos a los sapos, salamandras y ranas.

Al respecto, el Dr. Andrés Valenzuela, investigador de la Facultad de Ciencias Forestales y Recursos Naturales de la Universidad Austral de Chile y director de la ONG Ranita de Darwin, señala que “a nivel mundial se cree que esta enfermedad ha estado implicada en la declinación poblacional de al menos 500 especies de anfibios, incluyendo la presunta extinción de otras 90 especies de este grupo de vertebrados”.

La cepa o variante de este hongo se originó en el este de Asia, en el siglo XX, y desde esa fecha se ha esparcido por todo el mundo, incluyendo Chile. Respecto a sus efectos en los anfibios, el investigador detalló que les produce un engrosamiento en su piel, lo que da por resultado un desbalance interno de los electrolitos (como el potasio y el sodio), causando así, finalmente, la muerte por un paro cardíaco.

“Estudios recientes demuestran que la ranita de Darwin es altamente susceptible a esta enfermedad, los individuos infectados tienen una probabilidad de morir cercana al 100%”, señaló el autor principal de este estudio, el doctor Valenzuela. La ranita endémica del bosque templado austral nativo de Argentina y Chile es conocida a nivel mundial por su estrategia reproductiva, al respecto el investigador de la UACh, enfatiza que “el macho de la especie cuida a los renacuajos dentro de su saco vocal, la misma estructura que les ayuda durante el canto, y luego de aproximadamente dos meses libera pequeñas ranitas al suelo del bosque. La pérdida y degradación del bosque nativo sumado a la quitridiomicosis amenazan a esta especie, la cual se encuentra en Peligro de extinción”.

Sobrevivencia de la ranita a la infección

Conclusiones particulares ha arrojado investigación, entre ellas, que no todas las poblaciones de ranita de Darwin responden a la quitridiomicosis de la misma forma. “Interesantemente, en la población que tiene la mayor presencia o prevalencia de este hongo, los machos crían un mayor número de renacuajos y con una mayor frecuencia que los machos de las otras poblaciones estudiadas. Esta característica permitió que esta población no disminuyera en tamaño durante el periodo de estudio a pesar de la alta mortalidad producto de la quitridiomicosis”, afirmó el Dr. Valenzuela.

Fueron siete años los que estuvieron siguiendo a cuatro poblaciones de ranitas de Darwin ubicadas en el Monumento Natural Contulmo, en la Cordillera de Nahuelbuta, Reserva Biológica Huilo Huilo en Neltume, Parque Tantauco en el sur de Chiloé, y en la Reserva Elemental Melimoyu en la costa de Aysén, un grupo de conservacionistas e investigadores nacionales e internacionales. Esta investigación incluyó observaciones de más de mil ranitas de Darwin y más de 3 mil exámenes de PCR para poder detectar el hongo que causa la quitridiomicosis. Los análisis del test PCR fueron analizados en el laboratorio de Salud de Ecosistemas de la Universidad Andrés Bello.

En esta línea, Claudio Azat, director del laboratorio y co-autor del estudio, enfatizó que “hemos logrado instalar un laboratorio de referencia en Latinoamérica para la detección de este y otros patógenos que afectan a la fauna silvestre de nuestro país. Para esto ocupamos tecnologías de última generación, muy similares a las que se ocupan por ejemplo para la detección de casos positivos de coronavirus en humanos”.

No obstante, lamentablemente no todas las poblaciones de ranita de Darwin tuvieron la misma suerte. En la Reserva Biológica Huilo Huilo, se registraron casos positivos al hongo, pero en estos los machos no presentan un mayor esfuerzo reproductivo, con lo cual, la población ha disminuido en tamaño a lo largo del estudio.

En ese sentido, Verónica Toledo, directora de conservación de la Fundación Huilo Huilo y co-autora del estudio, mostró preocupación por dicha situación. “Lamentablemente estas son malas noticias para las ranitas de Darwin en la Reserva, que se suman a las predicciones de los efectos negativos que también tendrá el cambio climático sobre esta especie en la zona. Sin embargo, esta nueva información científica nos ayuda a tomar las decisiones correctas basadas en evidencia que permitan proteger a las ranitas de Darwin dentro de nuestra Reserva”.

Un ejemplo de lo anterior es la colaboración entre la ONG Ranita de Darwin, Fundación Huilo Huilo, Universidad Austral de Chile, Universidad Andrés Bello, Sociedad Zoológica de Londres, entre otras organizaciones, las cuales han estado desarrollando acciones para erradicar el hongo de la quitridiomicosis de algunas de estas poblaciones silvestres de ranita de Darwin ubicadas en la Reserva.

Cabe destacar que el estudio entrega información muy importante para comprender el impacto de esta y otras enfermedades infecciosas, en la fauna silvestre a nivel internacional. “Hasta ahora se sabía que algunas especies de anfibios susceptibles a la quitridiomicosis podían presentar respuestas compensatorias para combatir esta enfermedad, pero esta es la primera vez que se comprueba que el aumento en el esfuerzo reproductivo es uno de los mecanismos involucrados en estas respuestas, y que esto puede permitir a las poblaciones silvestres persistir a pesar de la presencia de la enfermedad”, detalló Andrés Valenzuela. Para el investigador, esto reafirma las predicciones teóricas abriendo nuevas vías para entender mejor, y, a futuro, poder controlar el impacto negativo de estas enfermedades infecciosas emergentes sobre la fauna silvestre.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí