El océano Austral no está tan “desconectado” como se pensaba

La nueva investigación, dada a conocer en la revista Frontiers in Ecology and Evolution, destaca la importancia a nivel mundial de los ecosistemas australes marinos.

0
684
Créditos: IDEAL

Una parte de la comunidad científica tiene la creencia de que la Corriente Circumpolar Antártica (CCA) ha actuado como barrera biológica, impidiendo así, el cruce de especies desde el hemisferio sur hacia el continente blanco, elementos que hacían pensar que los procesos ecológicos del océano Austral estaban aislados del resto del sistema global.

Pero, hace aproximadamente tres años, un equipo de expertos de diversas partes del mundo comenzó a reunir evidencias científicas que contradicen esta versión. La investigación, publicada en la revista Frontiers in Ecology and Evolution, destaca la importancia a nivel mundial de los ecosistemas y la biogeoquímica del océano Austral. Según el estudio, los procesos que ocurren en la atmósfera antártica y la criósfera influyen de manera directa en los sistemas oceánicos globales y atmosféricos.

Al respecto, el Dr. Juan Höfer, oceanógrafo del Centro de Investigación Dinámica de Ecosistemas Marinos de Altas Latitudes (IDEAL) de la Universidad de Chile y académico de la Pontificie Universidad Católica de Valparaíso, señala que “la razón que dio inicio a este trabajo radica en que nos dimos cuenta de que aún existe la concepción de que los ecosistemas australes no están conectados con el resto del planeta. Por ejemplo, algunas investigaciones globales relacionadas con la biodiversidad de los ecosistemas directamente no consideran el océano Austral”.

Para realizar el estudio, los científicos evaluaron el grado que existía de conectividad ecológica en diferentes niveles tróficos, vinculando así, los distintos ecosistemas del océano Austral con el resto de los océanos existentes. A su vez, tuvieron en consideración las conexiones del sistema humano, incluyendo el papel de este ecosistema en específico en cuanto a su apoyo a la sociedad, la economía y la cultura de muchas naciones.

En tanto, los investigadores calcularon el número de aves y cetáceos que anualmente migran al continente blanco (18 y 8,05 millones de toneladas al año respectivamente). En paralelo, 55.489 turistas visitan durante una temporada la Antártica. Estos viajes humanos, tanto dentro como fuera de la región, incluyen embarcaciones pesqueras, científicas y turísticas en todos los sectores del océano. Debido a la amplia conectividad, los cambios a futuro en los ecosistemas del océano Austral tendrán consecuencias en todo el sistema de la Tierral, según estas investigaciones, afectando así, los servicios de los ecosistemas y teniendo impactos socioeconómicos en todo el planeta.

“El conocimiento de los ecosistemas del océano Austral y su conectividad global es fundamental para interpretar el cambio climático actual, proyectar sus impactos a futuro e identificar estrategias integradas para conservar y gestionar tanto esta área como el planeta en general”, concluye finalmente el Dr. Höfer.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí