Contaminación ambiental aumenta la cantidad de muertes por enfermedades respiratorias y cardiovasculares

Según un estudio realizado en alianza entre China e Inglaterra, llevado a cabo en 652 ciudades, incluidas cuatro de Chile.

0
617

El jueves pasado ocurrió el tercer episodio de preemergencia ambiental por la mala calidad del aire en Santiago y sus efectos repercuten directamente en la salud de quienes habitan bajo estas condiciones. Según cifras de la OMS, obtenidas en 2018, la contaminación ambiental afecta mortalmente a 7 millones de personas en el mundo, de modo intra y extra domiciliario. Y hay más cifras que avalan los efectos de esta problemática. “Un estudio realizado en alianza entre Inglaterra y China, que incluyó muestras de 652 ciudades, entre ellas cuatro de Chile, encontró que un aumento sostenido de dos días, de 10 microgramos por metro cúbico en el promedio móvil de la concentración de Material Particulado 10 (MP10), se asoció con aumentos diarios del 0.44% en la mortalidad total, 0,36% en la mortalidad cardiovascular y 0.47% en la mortalidad respiratoria en la población investigada”, detalla la doctora Carolina Herrera, especialista en salud broncopulmonar.

Sobre las principales causas de muerte por contaminación ambiental, afirma la doctora, están las enfermedades respiratorias y cardiovasculares. Respecto de estas últimas, agrega, “modelos de riesgo ajustados para individuos, hogares y factores geográficos, sugieren que aumentos de 10 microgramos por metro cúbico de Material Particulado 2.5 (MP 2.5) se asocian con un mayor riesgo de padecer condiciones de salud que afecten al corazón y los vasos sanguíneos, accidentes cerebrovasculares y mortalidad por enfermedad cardiovascular”, afirma.

Este exceso de riesgo, añade la doctora Herrera, es relevante en Chile dada la alta proporción de población expuesta a la contaminación del aire. “Concentraciones elevadas de MP 2.5 se asocian a largo plazo con mayor riesgo de enfermedad cardiovascular en adultos de 35 a 70 años. La contaminación por MP10 y MP 2.5 determina un aumento en la frecuencia de infecciones virales infantiles, tales como influenza, virus respiratorio sincicial y resfríos en general; y en los escolares incrementa la tasa de hospitalización por influenza. Estudios, además, han descrito disminución de la función pulmonar, tanto en volumen como en flujos pulmonares, en niños expuestos a la mala calidad del aire”, afirma. La mayor sensibilización a aeroalergenos también son elementos de contaminación ambiental y se estima que, globalmente, el 13% de los nuevos asmáticos puede ser atribuido a la exposición por dióxido de nitrógeno y sus derivados, “cifra que en Chile alcanzaría casi al 30% de los casos, en base a antecedentes de monitoreo de la calidad del aire en la ciudad de Santiago”, dice la especialista.

Desde Greenpeace, Silvana Espinosa, vocera de la organización, añade que las condiciones geográficas de la capital, de valle angosto y rodeado por un cordón montañoso, propician que en la zona urbana se acumule la contaminación atmosférica, caracterizada por altos niveles de MP 10 y 2.5, considerados los más peligrosos para la salud, que derivan en los episodios de alerta, preemergencia y emergencia ambiental que estamos viviendo estos días. “La temporada de otoño invierno acarrea problemas de ventilación que se presentan por la inversión térmica: a menor temperatura, las masas de aire se enfrían y sobre todo, se comprimen en los valles. Esto dificulta su recambio y propicia la concentración de material particulado en las partes bajas de la ciudad”, explica.

 “La primera vez que Santiago fue declarada como zona saturada por MP fue en 1996, por lo que esta problemática nos acompaña desde hace 27 años y las principales fuentes de esta contaminación vienen de la quema de leña y del sector de transporte, además del aporte que realizan las industrias que operan en la zona urbana y colindante”, agrega la representante de la organización ambientalista. Por eso, dice, es importante tomar medidas como “priorizar el transporte público por sobre el uso del vehículo particular y que no se sigan aprobando proyectos mineros cerca de la ciudad, como pasó con Los Bronces Integrado en la comuna de Lo Barnechea”. En este video puedes encontrar más información sobre este proyecto y su impacto en el aire: “Por Aquí NO Los Bronces Integrado: Capítulo Aire”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí