Captación de agua lluvia en escuela de Licantén beneficiará a 100 alumnos y profesores

Esta innovación ganadora del Softys Water Challenge capta agua lluvia a través de un sistema que se instala en los techos, con lo cual es posible brindar una fuente alternativa de agua potable en forma eficiente y sostenible.

0
588
Escuela Los Copihues Licantén

La sequía es una realidad que hoy afecta a gran parte del país. Según datos de Fundación Amulén, la mitad de la población rural en Chile no cuenta con abastecimiento formal de agua potable. Licantén, comuna costera de la provincia de Curicó en la Región del Maule, es una de las localidades afectadas, con el 51% de las viviendas rurales abastecidas de manera informal.

Gracias al Fondo Innova Agua, iniciativa de Fundación Amulén desarrollada con el apoyo de Coca-Cola Chile y Cervecería AB InBev, 100 alumnos y profesores de la Escuela Los Copihues del sector Los Junquillos tendrán acceso a agua potable.

Para el profesor Jorge Muñoz, director de la escuela, “por largas décadas, nuestro establecimiento gozó de fuentes naturales de agua que abastecían las necesidades cotidianas y nos permitían cosechar la tierra como eje de actividades y talleres complementarios al quehacer educativo. Con el pasar del tiempo, las distintas intervenciones a nuestro ecosistema han provocado la degradación de nuestros suelos, la disminución de las fuentes hídricas, la destrucción de nuestra flora y fauna nativa y la desertificación de nuestra tierra. La instalación de este captador de agua lluvia es sin duda una herramienta que mejora de manera directa la calidad de vida nuestra comunidad educativa”.

“Hemos instalado más de 20 mil sistemas de recuperación de aguas de lluvia en todo México, como solución de abastecimiento hídrico para sectores vulnerables. Ahora llegamos a Chile para montar la misma solución tecnológica en dos localidades afectadas por la sequía de la Región del Maule. Con agua segura y limpia, a las familias de Linda Vista y Los Junquillos les cambiará la vida”, menciona Nabani Vera, director de comunicaciones de Isla Urbana.

Este fondo concursable se creó con el objetivo de reducir las brechas de acceso al agua en las zonas rurales más afectadas por la sequía en nuestro país, y en su primera etapa ya ha ejecutado un proyecto en Colina, hoy Licantén y próximamente Empedrado y La Ligua.

“Estamos muy entusiasmados con la implementación de soluciones innovadoras que permiten abordar el problema de acceso a agua en forma sostenible, permanente y eficaz. El Fondo Innova Agua es una tremenda oportunidad para muchas comunidades que llevan años esperando una solución. Hoy nos llena de alegría poder asegurar acceso a agua en la Escuela Los Copihues, gracias a la innovación ganadora del Softys Water Challenge, y con esto cumplir su sueño de tener acceso a agua segura”, dice Antonia Rivera, directora de Proyectos de Fundación Amulén.

El encargado de brindar la solución es el equipo mexicano llamado Isla Urbana, cuyo propósito es impulsar el desarrollo sustentable, diseñando e instalando sistemas de captación de agua lluvia en los techos de casas y escuelas, brindando una fuente alternativa de agua potable en comunidades vulnerables en forma eficiente y sostenible. Esta innovación le permitirá a la Escuela Los Copihues captar, almacenar y tratar hasta 72 mil litros de agua al año.

El programa “Escuela de Lluvia” se basa en un método de trabajo participativo que permite a los miembros de las comunidades escolares diagnosticar los retos de sustentabilidad a los que se enfrentan y diseñar e implementar sus propias soluciones. De esta manera, se reconoce a las escuelas como espacios estratégicos para la promoción del conocimiento, la acción participativa y el liderazgo para la adopción de sistemas y prácticas que promuevan la sustentabilidad del planeta. Muy pronto veremos en Licantén a un grupo de niños y niñas conformando a los Guardianes del Agua de la Escuela Los Copihues.

Beneficios de la tecnología de captación de Isla Urbana:

  • El agua de lluvia tiene una alta calidad físico-química y en contexto rural requiere poco tratamiento, con lo cual se puede utilizar para todas las necesidades del hogar, incluso el consumo.
  • La operación es sencilla, al igual que el mantenimiento, y requiere bajo o nulo consumo de energía.
  • Para la implementación del sistema se puede incorporar mano de obra y materiales locales.
  • En comunidades dispersas, es una solución eficiente, sustentable y representa una posibilidad de autonomía hídrica para las familias.
  • La captación de agua lluvia es una fuente de agua gratuita que permite entre 6 y 12 meses de abastecimiento continuo, dependiendo del nivel de precipitación de cada lugar.

“Como Coca-Cola estamos muy orgullosos de ser parte del fondo Innova Agua. En 2015, cinco años antes de lo previsto, cumplimos a nivel global con el objetivo de reponer el 100% del agua que utilizamos en nuestros procesos productivos, pero quisimos dar un paso más y trabajar con Fundación Amulén en mejorar el acceso al agua de miles de personas. La concreción del proyecto Escuela de Lluvia es un gran paso y nos demuestra que la innovación y el trabajo colaborativo son la mejor opción para avanzar en este tema”, menciona Paola Calorio, directora de Asuntos Públicos, Comunicaciones y Sustentabilidad de Coca-Cola Chile, Bolivia y Paraguay.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí