Consejos para ahorrar combustible en viajes de verano

0
9

 

La conducción eficiente es el tipo de conducción que obtiene mayor rendimiento de combustible durante el viaje, utilizando técnicas para que el vehículo no trabaje de más, ahorre, esté más seguro y se reduzca el estrés.

En ese contexto, el seremi de energía, Pablo Díaz, entregó una serie de consejos para optimizar el consumo de combustible y aplicar técnica de eficiencia energética, que permitan a la comunidad hacer un buen uso de la energía y así, también, ahorrar recursos durante estas vacaciones.

“La Eficiencia Energética (EE) en el transporte, es el conjunto de acciones que permiten optimizar la relación entre la cantidad de combustible utilizado y la cantidad de kilómetros recorridos. En el caso de la Conducción Eficiente, el modo en que manejas tu vehículo, permite que obtengas un mejor rendimiento y que prolongues su vida útil. Esto se puede lograr a través de las buenas prácticas de conducción que te entrega que entrega el ministerio de Energía y la Agencia Chilena de Eficiencia Energética (AChEE)”, explicó Díaz.

El seremi agregó que “el funcionamiento del vehículo requiere de varios elementos clave que participan directamente en el movimiento de este. Los más importantes son el conductor, el motor, sistema de transmisión y las ruedas”

“El Conductor representa un factor clave respecto al funcionamiento del vehículo. Este puede no solo influir en la duración de las piezas, sino también en el consumo de combustible de cada viaje. Las diferencias en rendimiento observadas entre un conductor eficiente y uno agresivo pueden llegar a ser de un 15%”, concluyó la autoridad.

¿Cómo conduzco eficientemente?

El seremi sostuvo que existen diferentes consejos que van a depender del tipo de vehículo que se utilice. Por ejemplo,  para vehículos particulares, de carga, y de transporte de pasajeros.

Vehículos particulares

  • Utilice el aire acondicionado de forma racional: una temperatura de 24°C es suficiente para generar un ambiente agradable y además no gastar combustible de manera innecesaria.
  • Conduzca en el rango económico de RPM: pasando las marchas en las revoluciones adecuadas. Con gasolina, el rango económico está entre 1.500 y 2.000 RPM y con diesel, entre 1.000 y 1.500. Sobre estas revoluciones es tiempo de pasar a la marcha siguiente.
  • Si no va a usar su portaequipaje, ¡guárdelo!: sólo use las cajas portaequipajes cuando efectivamente la esté ocupando. Éstas incrementan el consumo de combustible entre un 2% y un 35%.
  • Prefiera frenar ayudándose con la caja de cambios: evite el uso del pedal de freno hasta que esté por detenerse, o sea, realmente necesario. Prefiera el frenado con la caja sin acelerar.

Vehículos de carga

  • Buen mantenimiento del vehículo: ¡Siga el programa provisto por el fabricante! Un vehículo en buenas condiciones consume menos combustible.
  • Evita aceleraciones a fondo y frenar bruscamente: no conduzca agresivamente, evite aceleraciones y frenadas bruscas, no ganará mucho tiempo, pero sí incrementará el consumo de combustible de tu vehículo, ¡saque el pie del acelerador!
  • Revise la alineación del vehículo: si las ruedas están desalineadas, se produce un desgaste mayor de los neumáticos y aumenta el consumo de combustible.
  • Enganche tu vehículo siempre que puedas: en las bajadas es recomendable “enganchar” el vehículo en una marcha apropiada. Así se incrementa la capacidad de frenado y se corta la inyección de combustible, lo que traduce en un mayor rendimiento.
  • Suba las ventanas cuando viaje en carretera: sobre 60 km/hr aproximadamente, es mejor cerrar las ventanas para que no se produzca el efecto “paracaídas” al ingresar aire en la cabina.

Vehículos de pasajeros

  • Revise la presión de los neumáticos regularmente: nuestra recomendación es que se haga cada 2 semanas o antes de un viaje largo.
  • Verifique niveles y filtros del vehículo: de esta manera se mantiene el motor en condiciones óptimas y no se gasta combustible innecesariamente.
  • Antención con los vehículos que preceden: así podrá anticiparse a los cambios en el tránsito y dejar de acelerar prontamente si es conveniente.
  • Una distancia apropiada: que no se vea obligado a frenar y acelerar a cada rato, lo que aumentaría el gasto de combustible.
  • ¡Sólo gire la llave!: no pise el acelerador del auto al encender el motor. Esto solo desajusta la electrónica del vehículo o incrementa el consumo de combustible.

Fuente: Ministerio de Energía.