Gerente de Cibel: “un proyecto que considera el impacto acústico desde su génesis, ahorra dinero a la empresa y cuida la salud de la comunidad”

0
1307

Según las últimas encuestas realizadas por el Ministerio del Medio Ambiente, el ruido aparece entre los tres problemas ambientales que más afectan a los chilenos (antecedido por la contaminación atmosférica y la basura). Conscientes de esta progresiva molestia, en 2008, Ronnie Bassili y Javier Briones, dos ingenieros en sonido, decidieron fundar Cibel, empresa que presta servicios en el campo del estudio, prevención y control de ruido.

“Desde que comenzamos nuestro trabajo en Cibel, nos hemos dado cuenta de que el ruido ha dejado de ser un contaminante subestimado para la comunidad, que cada día exige más confort en el ambiente en el que reside, y para las autoridades, que han  avanzado en la actualización de normativas por contaminación acústica, como el D.S. N° 38/11 del Ministerio del Medio Ambiente o el D.S. N° 594/00 del Ministerio de Salud. En ese escenario, creemos que es el momento propicio para educar a la gente y, a los empresarios, en cuanto a los perjuicios que conlleva la exposición constante al ruido”, indicó Ronnie Bassili, gerente comercial de Cibel.

Esta mayor preocupación por el ruido, según el ingeniero, va en directo beneficio de la salud de la comunidad y del bolsillo de las empresas. “El desarrollo que provoca el establecimiento de un centro comercial o una industria, no pueden resultar ofensivos para la comunidad vecina. Ante ello, el impacto acústico, así como cualquier otro contaminante, debe ser abordado desde la génesis del proyecto. De esa forma, la empresa a cargo ahorra dinero, ya que las soluciones parche suelen ser más costosas, y, también, reclamos o denuncias de la población, que tal como lo hemos visto en Chile, son capaces de derribar una iniciativa, por más grande que esta sea”,

eol cibelCon clientes ligados a la producción, el retail, la construcción y a actividades de esparcimiento, desde Cibel cuentan que en los últimos años también han trabajado activamente con consultoras ambientales en el desarrollo de importantes proyectos de energía eólica, entre ellos los parques Negrete-Cuel (Los Ángeles) y Sarco-Wayra (Freirina), además de otros monitoreos para la construcción de la Línea 3 del Metro de Santiago y la construcción del Túnel Kennedy y modificación de la Rotonda Perez Zujovic.

“Desarrollamos estudios de línea de base de ruido y modelos de propagación sonora de situaciones reales y simuladas para la evaluación de impacto acústico en proyectos sometidos al SEIA (Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental). Estos servicios se realizan en plataformas virtuales, tales como Soundplan, Insul, Minerva y Zorba, y con instrumental de certificación internacional y de acuerdo a las metodologías descritas en los decretos vigentes en Chile”, detalla Bassili.

Proyecto destacado

En los ocho años de operación de Cibel, Ronnie Bassili cuenta que uno de los proyectos que mayor desafío de ingeniería les trajo fue el aislamiento acústico de un edificio técnico de la Clínica Universidad de Los Andes, a fines de 2014.

“La clínica necesitaba dar rápida solución a un problema de ruido generado por su equipamiento industrial, específicamente desde sus salas de chillers y de las torres de enfriamiento, ya que los vecinos de Avenida La Plaza, comuna de Las Condes, habían manifestado, en numerosas oportunidades, su descontento. El problema radicaba en que el área de ingeniería de la clínica tenía un proyecto diametralmente distinto al que nosotros pretendíamos ejecutar. Por suerte, y luego de varias reuniones, confiaron en nuestra experiencia para implementar lo que proponíamos”.

De esa forma, Bassilli cuenta que “se planteó antes que todo, hacer las mediciones de ruido para tener certeza del nivel de ruido a mitigar. Después del análisis y estudio, se propuso el levantamiento de una barrera acústica, constituida por paneles acústicos de lana de roca, puesta sobre una firme estructura metálica, esta solución fue previamente validada por software de modelación acústica y un estudio de cálculo estructural sin dejar nada al azar. Una vez terminados los trabajos, se midió la emisión de ruido del sector tratado, se comparó con la muestra inicial y el nivel de ruido bajó en forma considerable, cumpliendo la normativa vigente”.

Revisa el paso a paso de este proceso:

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí