Conaf: Cisnes disminuyeron en un 74% en Río Cruces desde desastre de 2004

0
1072

 

Eran casi 5.091 los cisnes de cuello negro que se podían ver, en promedio, en el Santuario de la naturaleza Río Cruces (Región de Los Ríos) en 2004, año en que organizaciones ciudadanas denunciaron la muerte y migración de estas aves. Al año siguiente, sólo habían 553 ejemplares. Debido a lo anterior, el Juzgado Civil de Valdivia condenó a la planta Celulosa Arauco y Constitución, el 27 de julio pasado, por daño ambiental generado por las descargas en el humedal.

 

Según los censos de la Corporación Nacional Forestal (Conaf) -que administra el santuario- la población de esas aves ha mostrado una disminución progresiva. Entre 2004 y 2012, la cantidad de estos animales ha bajado un 74%.

 

La Conaf monitorea mensualmente las poblaciones desde 1999. Según las mediciones, el promedio mensual de estas aves en 2004 llegaba a 5.091. Ese año, la organización Acción por los Cisnes ya había denunciado que el humedal era afectado. Al año siguiente, la cantidad de ejemplares llegó a 553 y tuvo un repunte el 2012, donde se registraron 1.327 cisnes de cuello negro. Los censos también revelan que bajó la población de la tagua -otra ave nativa-. Hace nueve años, había unos 10 mil individuos, mientras que hoy tiene menos de 5.000.

 

Población

 

El secretario regional ministerial de Medio Ambiente de la Región de Los Ríos, Daniel del Campo, explicó que “antes del evento 2004, en el santuario había ocho mil cisnes de cuello negro. Luego de lo ocurrido, la población baja, lo que implica un cambio rotundo y genera que la ciudadanía se levante”. De hecho, el reporte de Conaf de abril de 2004 establece que se contabilizaron 7.997 cisnes de cuello negro. En cambio, en junio de este año, la cifra llega a 1.442 ejemplares.

 

El seremi señaló que la cantidad actual de cisnes en el santuario “está en una situación bastante regular”.

 

Agregó que una de las medidas que se ha tomado en el ministerio “ha sido priorizar la norma secundaria de calidad ambiental de las cuencas de los ríos Cruces, Valdivia y Calle Calle para este segundo semestre”. Esta norma establece parámetros de la calidad de las aguas. “La idea es proteger la rica biodiversidad que tiene el santuario”, dijo.

 

Daniel Boroschek, médico veterinario y representante de la organización Acción por los Cisnes de Valdivia, aseguró que “después de lo ocurrido se produjo un cambio drástico. Antes era realmente un santuario”. Agregó que en los últimos dos años se ha visto “una leve mejoría en cisnes. Ahora buscaron nuevos sitios para comer en la costa”. Consultada respecto a la cambios en la presencia de cisnes en el santuario, la empresa Arauco declinó referirse al tema.

 

Fuente: La Tercera

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Ingrese su nombre aquí